La gue­rra per­di­da de los ta­xis­tas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ca­da vez que lo veo me hier­ve la san­gre. Es un ví­deo de po­co me­nos de un mi­nu­to gra­ba­do en Bar­ce­lo­na, en una de las úl­ti­mas mo­vi­li­za­cio­nes del gre­mio de ta­xis­tas. En me­dio del ha­bi­tual cor­te de trá­fi­co que or­ga­ni­zan es­tos ca­da vez que sa­cu­den el ár­bol de las pro­tes­tas hay un vehícu­lo de Ca­bify, uno de los ob­je­tos de su ira. El co­che de ma­rras es­tá pa­ra­do en el atas­co con su chó­fer a lo su­yo, se­gu­ra­men­te aguan­tan­do con pa­cien­cia, co­mo el res­to de los con­duc­to­res re­te­ni­dos, el se­cues­tro vir­tual al que es­tá so­me­ti­do.

De re­pen­te, en­tre los pi­tos y bo­ci­na­zos de la pro­tes­ta, se ve có­mo un ta­xis­ta se acer­ca al vehícu­lo y sin me­diar pa­la­bra des­car­ga un gol­pe se­co y cer­te­ro con­tra la ven­ta­ni­lla tra­se­ra. El cris­tal es­ta­lla en mil pe­da­zos, ba­ñan­do en pe­que­ños tro­zos de vi­drio a sus ate­rra­dos pa­sa­je­ros, una mu­jer y un ni­ño de muy cor­ta edad, sen­ta­do en una si­lli­ta de be­bé. El ta­xis­ta se ale­ja, ufano y con una mi­ra­da de su­fi­cien­cia, con­ten­to de ha­ber gol­pea­do al enemi­go. Así apren­de­rán, pa­re­ce pen­sar. Ni que de­cir tie­ne que ni el con­duc­tor ni los pa­sa­je­ros del Ca­bify se ba­jan del co­che, sa­bien­do sin du­da que la jau­ría que los ro­dea, es­po­lea­da por el mo­men­to, les po­dría brin­dar un tra­to aún peor.

Mu­chos di­rán que es un he­cho ais­la­do, que una go­lon­dri­na no ha­ce ve­rano y que un des­ce­re­bra­do no re­pre­sen­ta a to­do un co­lec­ti­vo. Pe­ro el que les es­cri­be, que tie­ne me­mo­ria, re­cuer­da los nue­ve co­ches de Ca­bify in­cen­dia­dos por ta­xis­tas en Se­vi­lla a prin­ci­pios de año. Y las imá­ge­nes de hue­va­zos y ba­ños de áci­do a los co­ches de otras em­pre­sas por par­te de ta­xis­tas en su pri­me­ra gran huel­ga del año. Y, sin em­bar­go, no es ca­paz de re­cor­dar, por mu­cho que lo in­ten­te, una con­de­na cla­ra por par­te del co­lec­ti­vo a to­dos es­tos he­chos, más allá de al­gu­nas vo­ces sen­sa­tas (pe­ro mi­no­ri­ta­rias). Y la co­sa tie­ne pin­ta de em­peo­rar, con por­ta­vo­ces co­mo Nacho Cas­ti­llo, alias Pe­se­to Lo­co, que afir­ma lin­de­zas co­mo que los ta­xis­tas «mo­ri­rán ma­tan­do».

Lo cier­to es que pin­tan mal las co­sas pa­ra el mun­do del ta­xi. La lle­ga­da inevi­ta­ble de nue­vos mo­de­los de ne­go­cio, co­mo Uber o Ca­bify, ha­ce tem­blar un sis­te­ma que pu­do te­ner su sen­ti­do ha­ce dé­ca­das, cuan­do com­prar un vehícu­lo era una in­ver­sión de tal ca­li­bre que te­nía que ser pro­te­gi­da por el Es­ta­do de al­gu­na ma­ne­ra —las li­cen­cias—, pe­ro que hoy ya no tie­ne ra­zón de ser, más allá de pro­te­ger a los pro­pios ta­xis­tas que han acep­ta­do pa­gar una bu­rra­da pa­ra com­prar una li­cen­cia va­rios mi­les de ve­ces por en­ci­ma de su va­lor real.

El asun­to re­quie­re una so­lu­ción que sa­tis­fa­ga a to­das las par­tes: ta­xis­tas, nue­vas em­pre­sas y, so­bre to­do, a no­so­tros, los clien­tes. Por mi tra­ba­jo ten­go que to­mar cien­tos de ta­xis al año y pue­do de­cir que he vis­to de to­do. Des­de in­ma­cu­la­dos y ex­ce­len­tes pro­fe­sio­na­les (al­gu­nos in­clu­so ya son ami­gos) a ta­xis que pa­re­cen sa­ca­dos de una es­ce­na de Mad Max con con­duc­to­res mal­edu­ca­dos y soe­ces. El mun­do del ta­xi tie­ne que evo­lu­cio­nar pa­ra me­jor si no quie­re mo­rir a ma­nos de sus nue­vos com­pe­ti­do­res. Es así de bru­tal y así de sen­ci­llo. Dar­wi­nis­mo pu­ro.

Pe­ro mien­tras la so­lu­ción lle­ga, ca­da com­pe­ti­dor de­be to­mar la me­jor po­si­ción po­si­ble en el ta­ble­ro y en ese sen­ti­do el mun­do del ta­xi lo es­tá ha­cien­do re­ma­ta­da­men­te mal. Es­tán per­dien­do la ba­ta­lla más im­por­tan­te, la de la opi­nión pú­bli­ca, que, con he­chos co­mo los que les con­ta­ba, ve ca­da vez más a los ta­xis­tas co­mo ti­pos en­ra­bie­ta­dos, vio­len­tos y hos­ti­les. Y esa opi­nión pú­bli­ca son sus clien­tes. Mi­ra, los mis­mos que se es­tán pa­san­do en ma­sa a Uber y Ca­bify. Da que pen­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.