Mue­ller va a por el pre­si­den­te

Mi­guel-An­xo Mu­ra­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Es iró­ni­co que Do­nald Trump se hi­cie­se fa­mo­so, en­tre otras co­sas, a cau­sa de un pro­gra­ma de te­le-reali­dad que con­sis­tía en con­tra­tar per­so­nal (The Ap­pren­ti­ce) por­que, de to­dos los fra­ca­sos de sus me­ses en la Ca­sa Blan­ca, el de los re­cur­sos hu­ma­nos pa­re­ce el más cla­mo­ro­so. Y pue­de que tam­bién sea el que en­tra­ñe un ma­yor ries­go pa­ra su pre­si­den­cia. Las per­so­nas que han ele­gi­do él y sus co­la­bo­ra­do­res no so­lo es­tán re­sul­tan­do a me­nu­do in­com­pe­ten­tes, ade­más se han re­ve­la­do con fre­cuen­cia des­lea­les. El he­cho es que bue­na par­te de la in­for­ma­ción da­ñi­na pa­ra Trump que se ha he­cho pú­bli­ca pro­ce­de de fil­tra­cio­nes in­ter­nas. Aun­que el res­to, to­do hay que de­cir­lo, pro­ce­de del pro­pio Trump y su des­or­de­na­da pa­sión por Twit­ter.

Se en­tien­de, por tan­to, la gue­rra a las fil­tra­cio­nes que de­cla­ra­ba ayer el fiscal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, des­pués de que se re­ve­la­se el con­te­ni­do de con­ver­sa­cio­nes que Trump ha te­ni­do con otros lí­de­res mun­dia­les. Pe­ro la ra­zón de fon­do pa­ra es­te nue­vo in­ten­to de po­ner al­go de or­den en la Ca­sa Blan­ca es mu­cho más con­cre­ta. Se tra­ta de una me­di­da de­fen­si­va an­te la ame­na­za que su­po­ne a par­tir de aho­ra el gran ju­ra­do que ha reuni­do Ro­bert Mue­ller, el fiscal es­pe­cial en­car­ga­do de in­ves­ti­gar las re­la­cio­nes de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Trump con el Go­bierno ru­so.

A di­fe­ren­cia de los ju­ra­dos or­di­na­rios, un gran ju­ra­do tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­ci­bir do­cu­men­tos e in­te­rro­gar tes­ti­gos di­rec­ta­men­te. Es una ins­ti­tu­ción no exen­ta de po­lé­mi­ca: esos in­te­rro­ga­to­rios son se­cre­tos y tie­nen lu­gar sin la pre­sen­cia de abo­ga­dos. Pe­ro es el con­tex­to per­fec­to pa­ra las fil­tra­cio­nes, y po­si­ble­men­te esa es la idea que Mue­ller tie­ne en men­te. De nue­vo, el pre­ce­den­te re­le­van­te aquí no es Ni­xon, cu­ya com­pa­re­cen­cia an­te un gran ju­ra­do tu­vo lu­gar cuan­do ya no era pre­si­den­te, sino Bill Clin­ton. Fue su in­te­rro­ga­to­rio an­te un gran ju­ra­do que en reali­dad in­ves­ti­ga­ba otra co­sa —el ca­so de co­rrup­ción Whi­te­wa­ter— lo que con­du­jo a su impu­tación por el asun­to Le­winsky. Tam­bién en aque­lla oca­sión fue una em­plea­da de la Ca­sa Blan­ca la que fil­tró las prue­bas que lle­va­ron al pre­si­den­te an­te un pro­ce­so de des­ti­tu­ción.

Ese es el pe­li­gro de un gran ju­ra­do: pue­de dar lu­gar a acu­sa­cio­nes ines­pe­ra­das. Es fá­cil que al­guien co­mo Trump, con un ba­ga­je de in­tere­ses eco­nó­mi­cos y de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les se­gu­ra­men­te pro­ble­má­ti­cas, se aca­be vien­do en di­fi­cul­ta­des. Ade­más, los miem­bros del gran ju­ra­do, se­lec­cio­na­dos por sor­teo en­tre ciu­da­da­nos de Was­hing­ton D.C., don­de se vo­tó abru­ma­do­ra­men­te por Hi­llary Clin­ton, ten­de­rán a ser anti-Trump. No se pue­de pre­su­po­ner el re­sul­ta­do, cla­ro es­tá, y el pro­ce­so se­rá lar­go, por­que es­ta cla­se de in­ves­ti­ga­cio­nes sue­len ser­lo. Pe­ro una co­sa es­tá cla­ra: Mue­ller ha de­mos­tra­do que va a por Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.