200 días pri­va­do de li­ber­tad en el mó­du­lo de res­pe­to, y con un com­por­ta­mien­to «mo­dé­li­co y co­la­bo­ra­ti­vo»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Economía - LÓ­PEZ PENIDE

Fue el pa­sa­do 16 de enero cuan­do Ju­lio Fer­nán­dez Ga­yo­so in­gre­só en la pri­sión pon­te­ve­dre­sa de A La­ma pa­ra em­pe­zar a cum­plir una con­de­na de dos años de pri­sión. En es­tos exac­ta­men­te 200 días pri­va­do de li­ber­tad, el ex­pre­si­den­te de No­va­cai­xa­ga­li­cia ha mos­tra­do siem­pre un com­por­ta­mien­to «mo­dé­li­co y co­la­bo­ra­ti­vo», se­gún ex­pli­can dis­tin­tas fuen­tes pe­ni­ten­cia­rias. Des­ta­can que, al igual Jo­sé Luis Pe­go y Ós­car Ro­drí­guez Es­tra­da (am­bos, aún en pri­sión por el mis­mo ca­so), «se acli­ma­ta­ron prác­ti­ca­men­te des­de el pri­mer día al ré­gi­men del pe­nal». Los tres fue­ron re­clui­dos en uno de los mó­du­los de res­pe­to o de con­vi­ven­cia con los que cuen­ta la pri­sión, con­cre­ta­men­te el nú­me­ro nue­ve. Es­te ti­po de mó­du­los ba­san su fi­lo­so­fía en la im­pli­ca­ción del in­terno en la lim­pie­za y ges­tión del mis­mo, por lo que nor­mal­men­te los que in­gre­san ahí son re­clu­sos con con­de­nas vin­cu­la­das a de­li­tos no vio­len­tos o des­vin­cu­la­dos del trá­fi­co de dro­gas. En es­tas de­pen­den­cias, es­tá ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do cual­quier ac­to vio­len­to, in­clui­dos los ver­ba­les, pe­ro tam­bién la po­se­sión y con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes. De igual mo­do, no se per­mi­te arro­jar co­li­llas al sue­lo, pe­ro tam­po­co pa­pe­les o ba­su­ra. Cual­quier re­clu­so pue­de ser ex­pul­sa­do a un mó­du­lo nor­mal si, por ejem­plo, po­ne los pies en la pa­red o rea­li­za cual­quier ac­ti­vi­dad que cau­se des­per­fec­tos en las pro­pias ins­ta­la­cio­nes.

La ru­ti­na es una de ca­rac­te­rís­ti­cas de la vi­da pe­ni­ten­cia­ria y Fer­nán­dez Ga­yo­so se adap­tó con re­la­ti­va fa­ci­li­dad. To­dos los días, sin ex­cep­ción, a las ocho de la ma­ña­na se rea­li­za­ba el re­cuen­to y, ac­to se­gui­do, dis­po­nían de unos trein­ta mi­nu­tos pa­ra asear­se en el ba­ño de la cel­da que ha com­par­ti­do, al pa­re­cer, con Ro­drí­guez Es­tra­da, y acu­dir a desa­yu­nar. Ha­bi­tual­men­te, bue­na par­te de la ma­ña­na la de­di­ca­ban a de­jar en or­den y lim­piar su ha­bi­tácu­lo, así co­mo las zo­nas co­mu­nes. Es al­go obli­ga­to­rio. Tras la co­mi­da dis­po­nen de unas ho­ras pa­ra des­can­sar, ver la te­le o rea­li­zar las ta­reas que se le pu­die­ran ha­ber en­co­men­da­do, an­tes de ce­nar y re­ti­rar­se a sus cel­das.

A pe­sar de no te­ner ac­ce­so a In­ter­net, Ga­yo­so ha es­ta­do per­ma­nen­te­men­te en­te­ra­do de las no­ti­cias so­bre su si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.