Ga­li­cia co­men­za­rá a co­brar un ca­non a las em­pre­sas mi­ne­ras por su im­pac­to am­bien­tal

Desa­rro­lla, tras tres años, la or­den que per­mi­ti­rá in­gre­sar el tri­bu­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Economía - R. SAN­TA­MAR­TA

La Xun­ta po­drá em­pe­zar a co­brar a las em­pre­sas mi­ne­ras un ca­non por el im­pac­to am­bien­tal que ge­ne­ra su ac­ti­vi­dad. En el 2014, el Go­bierno au­tó­no­mo anun­ció, den­tro de una ley de me­di­das fis­ca­les, la crea­ción del lla­ma­do im­pos­to com­pen­sa­to­rio am­bien­tal mi­nei­ro, pe­ro no po­día in­gre­sar­lo al no con­tar con la or­den que re­gu­la­ba có­mo y en qué con­di­cio­nes se po­dría eje­cu­tar. Aho­ra, las con­se­lle­rías de Fa­cen­da y de In­dus­tria han com­ple­ta­do la re­gu­la­ción, que es­tá pen­dien­te de la pre­sen­ta­ción de ale­ga­cio­nes y que ya se ex­po­ne en el por­tal de trans­pa­ren­cia de la Xun­ta.

Ese tri­bu­to, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, no lo pa­ga­rán to­das las em­pre­sas mi­ne­ras en Ga­li­cia. So­lo aque­llas que, en fun­ción de una se­rie de pa­rá­me­tros —ge­ne­ra­ción de re­si­duos, afec­ta­ción de zo­nas ex­te­rio­res...—, ten­gan un im­pac­to en el te­rri­to­rio. Se­gún se lee en la pro­pues­ta de or­den, el ob­je­ti­vo es com­pen­sar «as ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas xe­ra­das po­las ac­ti­vi­da­des de ex­trac­ción, ex­plo­ta­ción e al­ma­ce­na­men­to de mi­ne­rais me­tá­li­cos in­dus­triais e me­tais pre­cio­sos». Gra­va­rá así la al­te­ra­ción de la su­per­fi­cie co­mo con­se­cuen­cia de la ex­trac­ción y el de­pó­si­to o al­ma­ce­na­mien­to en ver­te­de­ros de re­si­duos. Se­rá un im­pues­to fi­na­lis­ta «que pre­ten­de in­ter­na­li­zar o cus­to do uso que do am­bien­te fai a ac­ti­vi­da­de mi­nei­ra que se desen­vol­ve no te­rri­to­rio da co­mu­ni­da­de [...] in­cen­ti­var a apli­ca­ción das me­llo­res téc­ni­cas, fe­rra­men­tas e prác­ti­cas de xes­tión am­bien­tal po­lo sec­tor mi­nei­ro ga­le­go, pro­mo­ver a ace­le­ra­ción na res­tau­ra­ción das su­per­fi­cies e so­los afec­ta­dos e pro­mo­ver a in­ves­ti­ga­ción e desen­vol­ve­men­to de pro­ce­sos mi­nei­ros máis efi­cien­tes des­de o pun­to de vis­ta am­bien­tal». El Go­bierno ga­lle­go, en to­do ca­so, no tie­ne una es­ti­ma­ción de los in­gre­sos que le pue­den ge­ne­rar es­te ca­non, si­mi­lar al que en su día im­plan­tó pa­ra el sec­tor eó­li­co por el im­pac­to am­bien­tal, aun­que mu­cho más es­pe­cí­fi­co y li­mi­ta­do.

Co­bro una vez al año

El tri­bu­to se eje­cu­ta­rá al cie­rre de ca­da ejer­ci­cio, y pre­via­men­te ten­drá que con­tar con un in­ven­ta­rio de ins­ta­la­cio­nes de es­te ti­po a las que se les pue­da tra­mi­tar el nue­vo im­pues­to, se­gún se ex­pli­ca en la or­den. Por ca­da hec­tá­rea o frac­ción de su­per­fi­cie al­te­ra­da no res­tau­ra­da se es­ti­ma una cuo­ta de 12.500 eu­ros. En el al­ma­ce­na­mien­to de re­si­duos, ca­da to­ne­la­da o me­tro cú­bi­co ten­drá un cos­te de has­ta 0,125 eu­ros. El Go­bierno balear obli­ga­rá por ley a los gran­des pro­pie­ta­rios de vi­vien­das va­cías a ce­der­las al plan de al­qui­ler so­cial. Eso sí, la me­di­da es­tá pen­sa­da pa­ra las so­cie­da­des y em­pre­sas —no par­ti­cu­la­res— que ten­gan al me­nos diez pi­sos y cu­yos in­mue­bles lle­ven al me­nos dos años sin ser ocu­pa­dos. Esa es una de las ini­cia­ti­vas que con­tem­pla la nue­va Ley de la Vi­vien­da au­to­nó­mi­ca apro­ba­da ayer. En cual­quier ca­so, es­ta me­di­da so­lo se to­ma­rá cuan­do exis­ta una «ne­ce­si­dad ob­je­ti­va de di­fi­cul­tad» de ac­ce­so a la vi­vien­da, se­gún ex­pli­có el con­se­je­ro del Te­rri­to­rio, Marc Pons, quien in­sis­tió en que el ob­je­ti­vo de la nor­ma­ti­va es fa­ci­li­tar el ac­ce­so de los ciu­da­da­nos a una ca­sa.

La ley de­fi­ne co­mo «gran­des po­see­do­res» a las per­so­nas fí­si­cas y ju­rí­di­cas que, di­rec­ta­men­te o in­di­rec­ta­men­te (a tra­vés de so­cie­da­des), par­ti­ci­pan de ma­ne­ra ac­ti­va en el mer­ca­do y tie­nen diez vi­vien­das o más en pro­pie­dad, al­qui­ler o usu­fruc­to. Asi­mis­mo, de­ben desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca con las vi­vien­das. En prin­ci­pio, es­to evi­ta que la nor­ma afec­te a pro­pie­ta­rios que ten­gan esas vi­vien­das co­mo pa­tri­mo­nio.

La nue­va ley con­tem­pla que un cuer­po de ins­pec­ción se­rá el en­car­ga­do de de­tec­tar tan­to pi­sos va­cíos co­mo usos irre­gu­la­res de las vi­vien­das de pro­tec­ción ofi­cial. Por su par­te, las en­ti­da­des afec­ta­das de­be­rán ins­cri­bir las pro­pie­da­des va­cías en el Re­gis­tro de Vi­vien­das De­so­cu­pa­das. En ca­so de no ha­cer­lo se con­si­de­ra­rá una fal­ta gra­ve y se pon­drá im­po­ner una mul­ta de en­tre 3.000 y 30.000 eu­ros. En cual­quier ca­so, la ley ex­pli­ca que la ce­sión se­rá tem­po­ral y que los pro­pie­ta­rios afec­ta­dos re­ci­bi­rán una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca «ade­cua­da».

La nor­ma­ti­va tam­bién pre­ten­de po­ten­ciar el al­qui­ler so­cial. Pa­ra ello, re­co­ge un au­men­to del par­que de ges­tión pú­bli­ca de vi­vien­das. Ade­más, in­ten­si­fi­ca­rá el con­trol pa­ra evi­tar uso irre­gu­lar en es­te ti­po de in­mue­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.