«La gen­te no es cons­cien­te que el mal­tra­to ani­mal no so­lo es pe­gar»

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense - L. P.

La so­cie­dad tam­po­co es­tá con­cien­cia­da del pro­ble­ma al que las pro­tec­to­ras tam­bién se tie­nen que en­fren­tar: el mal­tra­to. El des­co­no­ci­mien­to so­bre es­te te­ma es tal que, aun­que exis­ta una nor­ma­ti­va que con­de­na es­tas ma­las con­duc­tas, son mu­chas las si­tua­cio­nes que que­dan im­pu­nes. —¿Cuá­les son los ca­sos que en­cuen­tran cuan­do un ve­cino aler­ta de la ma­la si­tua­ción de un ani­mal? —Nos sue­len avi­sar de ani­ma­les que es­tán en­ce­rra­dos en un bal­cón o ata­dos con una co­rrea. Pe­ro des­pués lle­gas al si­tio y te en­cuen­tras que ni ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te, ni la po­li­cía ni el Se­pro­na, co­no­cen las fal­tas y las san­cio­nes. No co­no­cen que hay un de­cre­to que di­ce que el ani­mal no pue­de es­tar ata­do 24 ho­ras o que la co­rrea tie­ne que te­ner una di­men­sión. —¿Cree que hay una fal­ta de co­no­ci­mien­to de aque­llo que se con­si­de­ra mal­tra­to? —Sí. Hay un va­cío en el que la gen­te no ve más allá, y pien­sa que el mal­tra­to es so­lo pe­gar al ani­mal, aun­que hay mu­chos gra­dos de mal­tra­to. Hay ca­sos en to­das par­tes y son los gran­des ol­vi­da­dos, por­que la gen­te que tie­ne que con­tro­lar es­ta si­tua­ción no lo ve, en­ton­ces es com­pli­ca­do que po­de­mos ac­tuar. So­lo que­re­mos ver que el mal­tra­to es pe­gar al ani­mal, pe­ro en reali­dad hay mu­chos más ti­pos de ma­los tra­tos.

Ma­ría del Cam­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.