Los juz­ga­dos de Ou­ren­se dis­po­nen de un es­pa­cio pa­ra la tes­ti­fi­ca­ción de me­no­res Se evi­ta así que víc­ti­ma y agre­sor se en­fren­ten vi­sual o fí­si­ca­men­te a la ho­ra de pres­tar de­cla­ra­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - EDITH FILGUEIRA

Con el ob­je­ti­vo de mi­ni­mi­zar la an­gus­tia y el im­pac­to que su­po­ne pa­ra los me­no­res de edad de­cla­rar an­te un juez o un Tri­bu­nal, la Xun­ta de Ga­li­cia ha acon­di­cio­na­do una sa­la Ge­sell en el edi­fi­cio de los Xul­ga­dos de Ou­ren­se. Se si­guen así las re­co­men­da­cio­nes de la Di­rec­ti­va Eu­ro­pea so­bre víc­ti­mas que obli­ga a brin­dar a los su­je­tos pa­si­vos es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles —co­mo en el ca­so de de­li­tos por agre- sión se­xual— un tra­to es­pe­cí­fi­co que les per­mi­ta tes­ti­fi­car ba­jo unas con­di­cio­nes de pro­tec­ción fren­te a las con­se­cuen­cias que pue­de ge­ne­rar pres­tar de­cla­ra­ción en au­dien­cia pú­bli­ca.

Me­dian­te la par­ti­ción en dos zo­nas di­fe­ren­tes, la víc­ti­ma es­ta­rá en una sa­la acom­pa­ña­da de un psi­có­lo­go y el juez, el fiscal, los abo­ga­dos y el agre­sor es­ta­rán en otra pa­ra evi­tar la con­fron­ta­ción fí­si­ca y vi­sual. De es­te mo­do, de­nun­cian­te y de­nun­cia­do no ten­drán que coin­ci­dir a la ho­ra de tes­ti­fi­car y res­pon­der a las pre­gun­tas de los le­tra­dos.

Los tes­ti­gos, que se ven obli­ga­dos a de­cla­rar su­ce­si­va­men­te an­te la po­li­cía, el juez de ins­truc­ción, el mé­di­co fo­ren­se, los psi­có­lo­gos y en la se­sión del jui­cio oral, no ten­drán la sen­sa­ción de es­tar tes­ti­fi­can­do. La sa­la dis­po­ne de un equi­po de gra­ba­ción que se po­drá em­plear en cual­quier ofi­ci­na de los ór­ga­nos ju­di­cia­les me­dian­te una co­ne­xión en red. Es­tá pre­vis­to que tam­bién se pue­da uti­li­zar es­te es­pa­cio por los juz­ga­dos de Fa­mi­lia, In­ca­pa­ci­da­des o por el Imel­ga.

Es­ta se­ma­na el vi­ce­pre­si­den­te de la Xun­ta, en una vi­si­ta a las re­for­mas lle­va­das a ca­bo en la Au­dien­cia Pro­vin­cial, hi­zo es­pe­cial hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de es­ta no­ve­dad. «É esen­cial que te­ñan un es­pa­zo adap­ta­do se­guin­do, ade­mais, as dis­po­si­cións nor­ma­ti­vas que así o esi­xen, nun­ha sa­la que real­men­te non pa­re­ce un­ha sa­la dun xul­ga­do se­nón al­go mol­dea­do ao am­bien­te dun me­nor de ida­de», ex­pli­ca­ba y aña­día que la Sa­la Ge­sell se lle­vó a ca­bo con un pre­su­pues­to de más de 50.000 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.