Sa­la Ge­sell

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - An­to­nio Piña Pre­si­den­te Au­dien­cia

Ver a un ni­ño re­la­tar en un jui­cio una agre­sión se­xual, se­pa­ra­do por una mí­ni­ma mam­pa­ra de su agre­sor, es ob­ser­var la mi­ra­da del mie­do, del pu­dor, el do­lor que vie­ne a los ojos y no se pue­de con­tro­lar. Es­te es el im­pac­to que pro­du­ce en un ob­ser­va­dor anó­ni­mo, co­mo es el juez, quien po­co po­día ha­cer pa­ra evi­tar­lo. Una his­to­ria que no se le de­ja ol­vi­dar al me­nor, quien se en­fren­ta a la du­re­za de un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial des­de la so­le­dad de una si­lla co­lo­ca­da fren­te al Tri­bu­nal. Las pre­gun­tas que le tras­la­dan las par­tes, des­car­na­das y cru­das, in­ci­den aún más en la he­ri­da, pues no tra­tan de mi­ti­gar el do­lor sino de bus­car la con­tra­dic­ción en el re­la­to que pri­ve de ve­ra­ci­dad a su ver­sión. El me­nor es víc­ti­ma ca­da vez que tie­ne que con­tar su his­to­ria, cuan­do la re­pi­te en su ho­gar, pos­te­rior­men­te a la po­li­cía, a los mé­di­cos fo­ren­ses, al juez ins­truc­tor, y una vez más, des­pués de ha­ber trans­cu­rri­do un par de años, la vuel­ve a re­pe­tir en el ac­to de jui­cio. El Es­ta­tu­to de Víc­ti­ma que en­tró en vi­gor el año 2015 pre­vé, por pri­me­ra vez, un marco de pro­tec­ción a la víc­ti­ma, co­men­zan­do con los me­no­res y per­so­nas des­va­li­das. Per­mi­te evi­tar esa reite­ra­ción de de­cla­ra­cio­nes, al pre­cons­ti­tuir la prue­ba. Bas­ta una úni­ca de­cla­ra­ción rea­li­za­da con con­tra­dic­ción, de­bi­da­men­te gra­ba­da y do­cu­men­ta­da, pa­ra evi­tar ese cal­va­rio ju­di­cial de múl­ti­ples com­pa­re­cen­cias. La Sa­la Ge­sell, que re­cien­te­men­te ha en­tra­do en fun­cio­na­mien­to en los Juz­ga­dos de Ou­ren­se, cu­yas fotos acom­pa­ñan a es­tas no­tas, pre­sen­ta un es­pa­cio có­mo­do, pró­xi­mo al me­nor, pa­ra que es­te pue­de ser pre­gun­ta­do por pro­fe­sio­na­les ade­cua­dos (psi­có­lo­gos y asis­ten­tes so­cia­les per­te­ne­cien­tes al Imel­ga), sin la pre­sen­cia fí­si­ca del juez, fiscal y par­tes, quie­nes ob­ser­va­ran por vi­deo­con­fe­ren­cia las res­pues­tas del me­nor y po­drán for­mu­lar­le nue­vas pre­gun­tas a tra­vés de es­tos pro­fe­sio­na­les. Con ello se pre­ten­de que la prue­ba rea­li­za­da ten­ga to­das las ga­ran­tías de va­li­dez en su ob­ten­ción, y al mis­mo tiem­po, dis­mi­nuir en el me­nor el im­pac­to que su­po­ne acu­dir a la vía ju­di­cial. Ple­ni­tud en el ejer­ci­cio del de­re­cho de de­fen­sa, pe­ro tam­bién, ade­cua­da pro­tec­ción de la víc­ti­ma, quien no tie­ne que ser más víc­ti­ma por el me­ro he­cho de ejer­ci­tar su de­re­cho de de­nun­cia. Un pe­que­ño pa­so que ha­ce de la jus­ti­cia pe­nal un ins­tru­men­to des­ti­na­do a cas­ti­gar de­li­tos, pe­ro tam­bién a pro­te­ger y cui­dar a quie­nes los su­fren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.