Uni­gé­ni­to im­pe­rá­tor

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Dos re­cien­tes no­ti­cias nos re­cuer­dan ha­cia dón­de va­mos. El an­ciano ha­lla­do mo­mi­fi­ca­do en Cam­bre te­nía un hi­jo que ni se en­te­ró de su muer­te. Ex­tra­ño en la era del om­ni­pre­sen­te te­lé­fono. Ca­si a la par, un ex­tra­or­di­na­rio ma­gis­tra­do, con un no me­nos ex­tra­or­di­na­rio sen­ti­do co­mún, nos na­rra en una inusual sen­ten­cia có­mo un crío de 11 años pue­de te­ner un mó­vil que cues­ta más que el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal y que de­nun­cia a su ma­dre por dar­le un so­pa­po co­rrec­tor de su so­ber­bia hol­ga­za­ne­ría. En am­bos ca­sos, los pro­ge­ni­to­res fue­ron o son apa­ren­te­men­te gen­te sin pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Co­mo con­tras­te, en abril pa­sa­do un ma­ri­ne­ro de Com­ba­rro de 56 años mo­ría aho­ga­do y de­ja­ba cin­co hi­jos, uno de los cua­les nau­fra­gó con él, asis­tien­do im­po­ten­te a la muer­te del pa­dre, con el te­rri­ble pe­sar de no po­der sal­var­lo. Ade­más de pa­dre de cin­co hi­jos ya era abue­lo, y al pa­re­cer se des­ve­la­ba en es­pe­cial por una de sus nie­tas, in­gre­sa­da en un hos­pi­tal a cau­sa de una gra­ve do­len­cia.

Gos­ta Es­ping-An­der­sen es un so­ció­lo­go da­nés, al que des­cu­brí es­tu­dian­do cien­cias po­lí­ti­cas. De eso ha pa­sa­do mu­cho tiem­po, pe­ro en los úl­ti­mos años me han lla­ma­do la aten­ción las ver­da­des del bar­que­ro que de­ja caer so­bre el ne­gro pa­no­ra­ma so­cial y de­mo­grá­fi­co es­pa­ñol, que ha ana­li­za­do des­de su ata­la­ya de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra. Tal vez por ser da­nés pue­da ver fe­nó­me­nos es­pa­ño­les que los es­pa­ño­les no quie­ren ver, y me­nos, con­tar­los. En­tre ellos, la im­pre­sio­nan­te as­cen­sión de los uni­gé­ni­tos en la ra­quí­ti­ca fe­cun­di­dad es­pa­ño­la. En Es­pa­ña hay mu­chas más pa­re­jas con un úni­co hi­jo que en el res­to de Eu­ro­pa. Son 3 de ca­da 10, se­gún él, y cre­cien­do. Si ade­más ana­li­zá­se­mos los in­gre­sos de sus pro­ge­ni­to­res nos lle­va­ría­mos una pro­fun­da sor­pre­sa y, de pa­so, des­trui­ría­mos al­gún mi­to.

Pe­ro aquí no se tra­ta de de­mos­trar que la uni­ge­ni­tu­ra es­té más re­la­cio­na­da con la ma­yor ren­ta de los pro­ge­ni­to­res que con la me­nor ren­ta. Pa­ra eso bas­ta­ría con bu­cear en los da­tos de la Te­so­re­ría de la Se­gu­ri­dad So­cial y de las mu­tuas de fun­cio­na­rios. Se tra­ta de pre­gun­tar­nos qué se­rá de la so­li­da­ri­dad en una so­cie­dad do­mi­na­da por su­ce­si­vas cohor­tes de uni­gé­ni­tos, más ca­pi­ta­li­za­dos que aque­llos que tie­nen her­ma­nos. El Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino lo hi­zo y lo que en­con­tró no fue de su agra­do, por lo que ha abo­li­do la po­lí­ti­ca del hi­jo úni­co. El fu­tu­ro es una in­cóg­ni­ta, y hay ma­las per­so­nas has­ta en el seno de las fa­mi­lias nu­me­ro­sas. Pe­ro una co­sa es cier­ta: con la ex­ten­sión de la uni­ge­ni­tu­ra, la fra­ter­ni­dad, que es el es­ta­dio su­pe­rior de la so­li­da­ri­dad, se re­sen­ti­rá se­ve­ra­men­te. Los uni­gé­ni­tos ig­no­ran la fra­ter­ni­dad en su es­ta­do ori­gi­na­rio y lo que es­ta com­por­ta. No es cul­pa su­ya, des­de lue­go. Aho­ra bien, si crea­mos y cria­mos em­pe­ra­do­res do­més­ti­cos, aten­gá­mo­nos a cier­tas con­se­cuen­cias, en es­pe­cial en cuan­to al sen­ti­do de las obli­ga­cio­nes ha­cia los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.