Vi­vi­mos de lu­jo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El Par­la­men­to ca­ta­lán ha apro­ba­do una ley pa­ra gra­var los bie­nes de lu­jo, de re­pre­sen­ta­ción, que no sean im­pres­cin­di­bles pa­ra la ac­ti­vi­dad de las em­pre­sas (co­ches de­por­ti­vos, ya­tes, cua­dros, jo­yas y si­mi­la­res). Los par­ti­da­rios del re­fe­ren­do vo­ta­ron sí, los con­tra­rios al re­fe­ren­do vo­ta­ron no, los so­cia­lis­tas se abs­tu­vie­ron. El asun­to pa­re­ce te­ner un tras­fon­do más te­rri­to­rial que eco­nó­mi­co. Un im­pues­to so­bre los ac­ti­vos no pro­duc­ti­vos no es pro­pia­men­te un im­pues­to so­bre la ri­que­za, ni su­po­ne una re­dis­tri­bu­ción de la mis­ma. Tam­po­co es una me­di­da re­le­van­te con­tra el frau­de fiscal. Pe­ro, es­tán equi­vo­ca­dos los que pien­san que, por es­te gra­va­men, los em­pre­sa­rios van a de­jar de in­ver­tir en Ca­ta­lu­ña, van a tras­la­dar sus co­ches con más de 200 ca­ba­llos a Ga­li­cia y van a atra­car sus ya­tes en los puer­tos de­por­ti­vos de Baio­na o San­xen­xo.

Cier­to que los ga­lle­gos so­mos re­cep­ti­vos al lu­jo. Se­gún go­ber­nan­tes y vo­tan­tes, vi­vi­mos de lu­jo. Cu­bier­tas las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, la so­fis­ti­ca­ción es­tá in­cor­po­ra­da a nues­tros há­bi­tos de con­su­mo. Las mar­cas ya no tie­nen que in­di­car­nos en qué con­sis­te el lu­jo. Dis­fru­ta­mos no so­lo de la po­ten­cia y el so­ni­do del mo­tor de un co­che de­por­ti­vo, tam­bién de su aca­ba­do en ma­de­ra y cue­ro, in­clu­so de su olor. Pa­ra no­so­tros el lu­jo no es cues­tión de fri­vo­li­dad, sino de ex­clu­si­vi­dad, de sin­gu­la­ri­dad, de per­so­na­li­dad. Aso­cia­mos, co­ti­dia­na­men­te, el es­ta­tus al pro­duc­to y vi­ce­ver­sa. So­mos con­su­mi­do­res se­lec­ti­vos, no com­pul­si­vos. No con­su­mi­mos con os­ten­ta­ción. ¡Con­su­mi­mos co­mo ga­le­gos!

En Ca­ta­lu­ña, don­de hay cri­sis, con­su­men com­pul­si­va­men­te ar­tícu­los de lu­jo, pa­ra re­ani­mar­se, y sa­can hu­mo a las tar­je­tas de cré­di­to, pa­ra no cul­pa­bi­li­zar­se. En Ga­li­cia, don­de no hay cri­sis, apre­cia­mos el lu­jo, co­mo signo de dis­tin­ción, y exi­gi­mos ca­li­dad, a la ma­nu­fac­tu­ra ar­te­sa­na y al pro­duc­to in­dus­trial. En Ca­ta­lu­ña, los ven­de­do­res de las tien­das de ar­tícu­los de lu­jo, que son in­ten­cio­na­da­men­te bor­des, mar­can di­fe­ren­cias de idio­ma y tra­to, lo cual sa­tis­fa­ce a los com­pra­do­res más cla­sis­tas. En Ga­li­cia, los ven­de­do­res, que des­ta­can por el ca­rác­ter ama­ble, ren­ta­bi­li­zan su bi­lin­güis­mo afa­ble, in­he­ren­te a una eco­no­mía de­sen­fa­da­da, pro­pia de un ca­pi­ta­lis­mo cor­dial.

So­mos cons­cien­tes de que el lu­jo ya no es lo que era. Ve­mos que los seg­men­tos de co­ches de al­ta ga­ma y pro­duc­tos ca­ros de ali­men­ta­ción, be­bi­da o cos­mé­ti­ca con­ti­núan al al­za, mien­tras no se ven­den co­mo ha­ce unos años los ac­ce­so­rios per­so­na­les de lu­jo (jo­yas, re­lo­jes, za­pa­tos). Ve­mos que ya no hay co­rrup­ción, por lo que es­tos ob­je­tos pro­pios de pre­ben­das tie­nen me­nos sa­li­da. Ve­mos que la aper­tu­ra de mu­chas tien­das de lu­jo va dan­do pa­so a la se­lec­ción de ubi­ca­cio­nes pri­vi­le­gia­das y que la ven­ta di­rec­ta va dan­do pa­so a la ven­ta on­li­ne. Ve­mos que la pi­rá­mi­de de­mo­grá­fi­ca no es una pi­rá­mi­de, sino un trián­gu­lo in­ver­ti­do, por lo que el mer­ca­do del lu­jo no es­tá pa­ra millennials (jó­ve­nes que pi­den au­ten­ti­ci­dad, sos­te­ni­bi­li­dad y has­ta so­li­da­ri­dad en el con­su­mo). Sin em­bar­go, tam­bién ve­mos que nues­tros ma­ris­cos son ca­da vez más de­man­da­dos, que los cru­ce­ros vie­nen re­ple­tos y que los chi­nos es­tán ob­se­sio­na­dos con el con­su­mo de ar­tícu­los de lu­jo. Va­mos a reorien­tar la ofer­ta ha­cia ellos. No va­mos a es­pe­rar a los em­pre­sa­rios ca­ta­la­nes gra­va­dos. Mien­tras, las pues­tas de sol des­de el ban­co de Loi­ba, el ca­bo Vi­lán, la en­se­na­da de Car­no­ta o las dunas de Co­rru­be­do si­guen sien­do un lu­jo, un lu­jo sin im­pues­to, por el mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.