Dic­ta­du­ra de ma­nual

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - DI­REC­CIÓN. Av. da Pren­sa, 84 y 85. Sa­bón, 15143 Ar­tei­xo

Hoy es Ve­ne­zue­la; ma­ña­na, cual­quier otra na­ción. La ne­fas­ta re­ce­ta re­sul­ta has­ta in­sul­tan­te. Pri­me­ro me al­zo con el po­der, ba­jo ne­po­tis­mo o mano ar­ma­da. Aplí­que­se in­me­dia­ta­men­te la po­lí­ti­ca del te­rror. Ce­rrar el país, cam­bian­do las re­glas del jue­go se­gún pro­pia con­ve­nien­cia. La ban­ca, co­mo pa­sa a ju­gar pa­ra uno mis­mo, siem­pre ga­na. Re­pre­sión, la ciu­da­da­nía pas­tan­do por el re­dil. Con­tro­lar los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ofre­cien­do en bu­cle su­pues­tos lo­gros co­mo glo­rio­so go­ber­nan­te y bue­nas an­dan­zas de la pa­tria. Tras eso, bu­ses, tre­nes y avio­nes, na­die se mue­ve sin per­mi­so. Ade­más, con­tro­la­ré lo que co­méis y si hay ali­men­to, bien, y si no, tam­bién, ya que yo los ten­go ase­gu­ra­dos en mi des­pen­sa re­ple­ta del pa­la­ce­te. Aña­dir ejér­ci­tos bien pa­ga­dos, pues si se al­zan en gol­pe de Es­ta­do, se me aca­ba re­pen­ti­na­men­te la fun­ción.

Ya te­ne­mos nues­tra ver­gon­zo­sa dic­ta­du­ra de ma­nual, co­mo fue­ron las de Chi­le, Ar­gen­ti­na, Co­rea del Nor­te o Es­pa­ña.

Una vez más, pa­ra son­ro­jo de la hu­ma­ni­dad, la his­to­ria, en pleno si­glo XXI, abo­ca­da a su fiel con­de­na de re­pe­ti­ción. ÓS­CAR CA­MI­ÑO en so­por­te di­gi­tal o de pa­pel ba­jo la fi­gu­ra de un te­beo, una re­vis­ta, un pe­rió­di­co, un li­bro de bol­si­llo o una en­ci­clo­pe­dia.

Me pa­re­ce es­té­ril po­le­mi­zar so­bre si es me­jor el li­bro clá­si­co o el elec­tró­ni­co, pues ca­da cual tie­ne sus ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes, que­dan­do a gus­to de las per­so­nas op­tar por el que con­si­de­re más pla­cen­te­ro o ade­cua­do en ca­da mo­men­to. Lo re­le­van­te es el con­te­ni­do, el nu­trien­te men­tal apor­ta­do por la lec­tu­ra. ALEJANDRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.