Es­tos al­ber­gues son muy di­fe­ren­tes

¿Un pa­ra­da «chill-out» en el Ca­mino? ¿Y pa­ra ve­ge­ta­ria­nos? Es po­si­ble

La Voz de Galicia (Ourense) - - Al Sol - TANIA TA­BOA­DA

Cuan­do el Ca­mino de San­tia­go co­gió fuer­za, al­gu­nos no des­apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad. Con­si­de­ra­ron que dar co­bi­jo y ali­men­to a los ca­mi­nan­tes por un ba­jo pre­cio se­ría la apues­ta per­fec­ta. No se equi­vo­ca­ron. Los al­ber­gues pri­va­dos co­men­za­ron a triun­far y mu­chos se su­ma­ron a es­te ne­go­cio. Em­pe­zó en­ton­ces a dis­pa­rar­se el nú­me­ro de al­ber­gues pri­va­dos. En lo­ca­li­da­des don­de em­pe­za­ron sien­do tres, ac­tual­men­te su­pe­ran la vein­te­na. Da­do el in­cre­men­to de es­tas edi­fi­ca­cio­nes, a los nue­vos em­pren­de­do­res no les que­dó otra. To­có po­ner la men­te a fun­cio­nar e in­no­var. Des­cu­brie­ron que lo dis­tin­to es lo que atrae.

Co­mo lo de Maryjn Voogt y Jes­si­ca Mo­ro, un ho­lan­dés y una ita­lia­na. Am­bos ve­ge­ta­ria­nos, mon­ta­ron su ne­go­cio don­de se co­no­cie­ron. Apli­ca­ron su fi­lo­so­fía de vi­da a su pro­yec­to y cons­tru­ye­ron en A Bal­sa, Tria­cas­te­la (Lu­go). Se lla­ma El Be­so y es un al­ber­gue eco­ló­gi­co. «Nos co­no­ci­mos en el 2011, el úl­ti­mo día del Ca­mino. Ca­da uno re­gre­só a su país y, a los dos me­ses, de­ci­di­mos ver­nos y mon­tar nues­tro pro­yec­to. Bus­ca­mos du­ran­te me­ses y en el 2012 en­con­tra­mos aquí una ca­sa en rui­nas. Reuni­mos fon­dos pa­ra las obras y la abri­mos», ex­pli­ca Voogt.

«El es­pa­cio era per­fec­to e iba acor­de con nues­tra fi­lo­so­fía de vi­da y lo que que­ría­mos re­gen­tar», in­di­ca Jes­si­ca Mo­ro. Ex­pli­ca, ade­más, que el em­pleo de ma­te­rial re­ci­cla­do, dis­po­ner de una huer­ta y ser­vir al pe­re­grino so­la- men­te me­nú vegetariano es­tá en­tre su fi­lo­so­fía. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te al­ber­gue es que aco­ge a vo­lun­ta­rios. Eli­sa Pia­cen­ti­ni, una ita­lia­na de 24 años y es­tu­dian­te de Pe­da­go­gía, tra­ba­ja en el al­ber­gue a cam­bio de alo­ja­mien­to. «El año pa­sa­do hi­ce el ca­mino y me enamo­ré de es­ta vi­da. Re­ci­bo a los pe­re­gri­nos, ayu­do a pre­pa­rar la ce­na y co­la­bo­ro en los atra­ba­jos del al­ber­gue», cuen­ta Eli­sa. En sep­tiem­bre re­gre­sa­rá a su país de ori­gen.

«Chill Out» en Sa­rria

De una ca­sa de pie­dra de­te­rio­ra­da a un al­ber­gue chill out. Es el ca­so de Oa­sis, uno de los po­cos al­ber­gues ga­lle­gos que cuen­ta con te­rra­za con jar­dín pa­ra que el pe­re­grino des­can­se en una tum­bo­na y dis­fru­te de una ca­ña. Abrió sus puer­tas en ma­yo del 2013 y lo re­gen­ta Iván Eric. «Que el pe­re­grino se tum­be, des­can­se

y se re­la­je es el ob­je­ti­vo. Dis­po­ne­mos de du­cha ex­te­rior y de un gri­fo de cer­ve­za. Te­ne­mos una co­ci­na pa­ra que los ca­mi­nan­tes pre­pa­ren sus menús. Ellos traen los in­gre­dien­tes y no­so­tros po­ne­mos la co­ci­na», ex­pli­ca.

El al­ber­gue se en­cuen­tra en la en­tra­da del mu­ni­ci­pio de Sa­rria y tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 27 per­so­nas. «Nos ca­rac­te­ri­za­mos por un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do pa­ra los pe­re­gri­nos y un am­bien­te fa­mi­liar», con­clu­ye el ge­ren­te del al­ber­gue Oa­sis.

FOTOS: DANIEL POR­TE­LA

Un gru­po de pe­re­gri­nos dis­fru­ta de un me­nú con in­gre­dien­tes de la huer­ta en el al­ber­gue El Be­so, en Tria­cas­te­la.

Un gru­po de ca­mi­nan­tes ha­ce una pa­ra­da pa­ra re­la­jar­se en el Oa­sis, el al­ber­gue «chill out» de Sa­rria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.