La ce­le­bra­ción de Por­to do Son al­can­za la edad adul­ta de la mano de Mas­siel, la ye­yé

La Voz de Galicia (Ourense) - - Al Sol - P. CALVEIRO

Pe­lu­cas de co­lo­res. Pan­ta­lo­nes de cam­pa­na. Len­te­jue­las y mi­ni­fal­das de es­tam­pa­dos flo­rea­dos re­co­rrie­ron ayer las ca­lles de Por­to do Son. La vi­lla ma­ri­ne­ra sa­có los dis­fra­ces del baúl de los re­cuer­dos, aun­que el ho­me­na­je no iba di­ri­gi­do a Ka­ri­na, sino a otra can­tan­te que hi­zo his­to­ria en su pa­so por Eu­ro­vi­sión. La ce­le­bra­ción, que cum­plió ayer su de­ci­moc­ta­va edi­ción, pa­só a la edad adul­ta de la mano de Mas­siel, a la que se de­di­ca­ba tan in­sig­ne cum­plea­ños.

Mu­chos lle­ga­ron a la zo­na por­tua­ria, el pun­to de par­ti­da de la pa­rran­da hor­te­ra, sin sa­ber si se en­con­tra­ría con la ver­da­de­ra Mas­siel de cuer­po pre­sen­te. Ro­dea­da de lo más ex­tra­va­gan­te del ar­ma­rio, es­ta­ba su do­ble más ye­yé, pe­que­ña de es­ta­tu­ra, con su me­le­na ne­gra aza­ba­che, un ves­ti­do blan­co emu­lan­do el que lle­va­ba cuan­do se dio a co­no­cer en el fes­ti­val de la can­ción eu­ro­pea y una den­ta­du­ra pos­ti­za que a du­ras pe­nas le per­mi­tía vo­ca­li­zar, pe­ro sí mos­trar una am­plia son­ri­sa a las cá­ma­ras, por­que na­die que­ría ir­se sin una fo­to con la rei­na de la fies­ta, que lle­gó pun­tual a la ci­ta y po­só pa­ra to­dos jun­to a un Seat 1.500 blan­co con una re­lu­cien­te ta­pi­ce­ría de cue­ro.

En­tre­ga­dos a la cau­sa

Y can­tó, co­mo ha­cen los gran­des ar­tis­tas, el es­tri­bi­llo de su ar­chi­fa­mo­so La, la, la a to­dos los fans que se acer­ca­ban a ella y se lo pe­dían, an­tes de abrir el gran con­cier­to de play­backs con su te­ma in­sig­ne y lo me­jor de su re­per­to­rio. En­tre su pú­bli­co, es­ta­ban des­de los Vi­lla­ge Peo­ple has­ta el mis­mí­si­mo Rappel, con su tú­ni­ca más bri­llan­te y car­tas en mano. No fal­ta­ban tam­po­co los en­tre­ga­dos a la cau­sa, que fue­ron a ren­dir cul­to a la ho­me­na­jea­da con uno de sus dis­cos —de vi­ni­lo, co­mo no po­día ser de otra for­ma— en bus­ca de un au­tó­gra­fo de la di­va, que acom­pa­ña­da de la mú­si­ca de una cha­ran­ga, se con­vir­tió en la abe­ja rei­na, en­torno a la cual las obre­ras for­ma­ron el jol­go­rio en la ca­lle y den­tro de los ba­res, con­ver­ti­dos en ver­da­de­ras col­me­nas, pro­duc­to­ras de dul­ce di­ver­sión.

Otros, op­ta­ron por lle­var­se su pro­pio al­ta­voz, en­torno al cual des­gas­tar las sue­las de los za­pa­tos has­ta al­tas ho­ras. Ha­bía gru­pos per­fec­ta­men­te com­bi­na­dos, atuen­dos en los que se in­vir­tie­ron ho­ras de tra­ba­jo, pe­rros con el pe­lo tin­ta­do, ma­dres e hi­jas con­jun­ta­das co­mo si fue­ran ge­me­las, ni­ños con ma­yas de len­te­jue­las rojas ju­gan­do en el par­que so­bre sus pa­ti­ne­tes y gru­pos sa­lien­do del ba­zar chino pa­ra im­pro­vi­sar un dis­fraz de úl­ti­ma ho­ra. Al­guno, más osa­do, sa­lió de ca­sa sin pan­ta­lón, pe­ro con pe­lo sin­té­ti­co a rau­da­les bro­tan­do de lu­ga­res es­tra­té­gi­cos.

El tí­tu­lo de rey y rei­na hor­te­ra es­tu­vo dispu­tado en Por­to do Son, que por un día se con­vir­tió en la ca­pi­tal de lo kitsch. Aun­que la com­pe­ten­cia sa­lió a re­lu­cir, so­bre to­do, cuan­do lle­gó la ya tra­di­cio­nal ca­rre­ra de ta­co­nes, en la que ellas lle­van años de ven­ta­ja, a pe­sar de que los hom­bres le echa­ron osa­día y em­pe­ño a lo de an­dar so­bre las al­tu­ras. Fi­nal­men­te, no hu­bo que la­men­tar víc­ti­mas. Es más, al­guno sor­pren­dió al res­pe­ta­ble con una des­tre­za in­na­ta que bien que­rrían pa­ra sí mu­chas de las pre­sen­tes en una ce­le­bra­ción no ap­ta pa­ra ver­gon­zo­sos.

El buen hu­mor fue la no­ta pre­do­mi­nan­te de la jor­na­da

FOTOS MAR­COS CREO

Una mues­tra del co­lor que se vi­vió en Por­to do Son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.