Por ti ma­ta­ría

La Voz de Galicia (Ourense) - - Relatos De Verán -

Qui­zás esa no­che de San Juan cer­ca del mar fue pa­ra ellos la pri­me­ra vez que cru­za­ron sus mi­ra­das. Ya pa­sa­ran me­ses y por fin ella le dio la lla­ve que abría su co­ra­zón, la amis­tad da­ba pa­so al amor. Un día, pa­sean­do por un mon­te de San Pe­dro, ella le hi­zo una con­fe­sión: «So­lo quie­ro a mi la­do a al­guien que sea ca­paz de ma­tar por mí», an­tes de ter­mi­nar el pa­seo él le dio su pa­la­bra, «des­de hoy yo ma­ta­re por ti».

Pa­sa­ron los años y to­do iba co­mo la se­da, tan­to en lo pro­fe­sio­nal co­mo en lo per­so­nal, el amor y el de­seo eran co­mo aque­lla pri­me­ra no­che fren­te a un fue­go, y pa­ra ce­le­brar su dé­ci­mo San Juan, de­ci­die­ron ha­cer un via­je a una is­la. To­do fue per­fec­to: los pre­pa­ra­ti­vos, el via­je, el ate­rri­za­je a ori­llas del mar, el tras­la­do en un des­ca­po­ta­ble des­de el ae­ro­puer­to al ho­tel. Has­ta la lle­ga­da al ho­tel. Fue na­da más pi­sar el hall y ella se pu­so muy ner­vio­sa. Des­de ese mo­men­to a ca­da si­tio que iban la mi­ra­da de ella no de­ja­ba un rin­cón sin re­vi­sar. Lle­gó la ho­ra de la ce­na y ca­da se­gun­do que pa­sa­ba su ner­vio­sis­mo iba en au­men­to. Aun­que la ce­na fue es­pec­ta­cu­lar, a ella le su­po to­do igual, se sen­tía vi­gi­la­da, y sa­bía que den­tro de una ho­ra la os­cu­ri­dad se­ría su enemi­ga. Sa­bía que sin luz to­do es­ta­ba en su con­tra, so­lo al­guien con una de esas ga­fas de vi­sión noc­tur­na po­dría de­tec­tar lo que vio na­da más lle­gar al ho­tel. Se­rían cer­ca de las tres de la ma­dru­ga­da cuan­do a ella le sal­ta­ron to­das las alar­mas, un pe­que­ño rui­do cer­ca de la puer­ta fue el de­to­nan­te. Él dor­mía pro­fun­da­men­te cuan­do ella co­men­zó a gri­tar, se des­per­tó so­bre­sal­ta­do sin com­pren­der lo que ella le de­cía mien­tras lo za­ran­dea­ba aga­rrán­do­lo de su ca­mi­se­ta a la al­tu­ra del pe­cho, pe­ro al ra­to com­pren­dió su pe­ti­ción, una vez que ella de­jo de gri­tar sin con­trol. «¿Re­cuer­das la pro­me­sa que me hi­cis­te aquel día?», le pre­gun­ta­ba ella una y otra vez, «pues hoy quie­ro que ma­tes por mí», con­ti­nuó. «Pe­ro es una sim­ple cu­ca­ra­cha», re­pli­có él. «Da igual», gri­ta­ba ella, «má­ta­la por mí».

FRAN­CIS­CO IGLE­SIAS 51 años. A Co­ru­ña. Téc­ni­co co­mer­cial de ais­la­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.