«La li­te­ra­tu­ra es­tá hoy arrin­co­na­da»

El au­tor to­ma los per­so­na­jes de «Los cin­co» de Enid Bly­ton pa­ra ha­blar de la vi­da adul­ta y de su ge­ne­ra­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

An­to­nio Orejudo (Ma­drid, 1963) lle­ga a la fe­ria del li­bro de A Co­ru­ña (día 10, 20.00 ho­ras) con su obra Los cin­co y yo (Tus­quets), en la que es­co­ge a los pro­ta­go­nis­tas de aque­llas po­pu­la­res no­ve­li­tas —de la es­cri­to­ra in­gle­sa Enid Bly­ton— co­mo sím­bo­lo de su ge­ne­ra­ción, un mo­de­lo de mar­ca­do ca­riz li­be­ral que in­clu­so pue­de re­sul­tar an­ti­pá­ti­co. «No es una elec­ción mía, es la fuer­za de los he­chos —ad­vier­te—. Me gus­te o no, Los cin­co fue mi pri­me­ra lec­tu­ra del ini­cio de la ado­les­cen­cia». In­de­pen­dien­te­men­te de la sim­pa­tía que hoy des­pier­te Bly­ton, in­sis­te, lo cier­to es que en­ton­ces ha­bía muy po­ca ofer­ta de li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil». —La idea ini­cial del li­bro fue ima­gi­nar qué ha­bría si­do de es­tos cha­va­les que en­ton­ces te­nían mi edad. Pe­ro esa idea no tie­ne mu­cho ren­di­mien­to li­te­ra­rio, no de­ja de ser una bro­ma, sal­vo que se ha­ga una pro­lon­ga­ción. Es lo que tra­té, to­mé co­mo ex­cu­sa la vi­da adul­ta de Los cin­co pa­ra ha­blar de mi vi­da adul­ta y del pa­pel de mi ge­ne­ra­ción.

—¿No sien­te que ha si­do muy du­ro con su ge­ne­ra­ción?

—En mi afán por no caer en la nos­tal­gia y la com­pla­cen­cia, de­fec­tos que echan a per­der la li­te­ra­tu­ra, po­dría ha­ber­me pa­sa­do de fre­na­da… Pe­ro no, el pa­pel his­tó­ri­co de mi ge­ne­ra­ción es in­sig­ni­fi­can­te. Se si­túa en­tre dos ge­ne­ra­cio­nes que vi­vie­ron esa co­rrien­te de en­tu­sias­mo co­lec­ti­vo de la que no­so­tros ca­re­ce­mos. Por un la­do fue la de Fe­li­pe Gon­zá­lez, que con 40 años subió al po­der. Y, por otro, el 15-M. En­tre am­bas ge­ne­ra­cio­nes es­ta­mos no­so­tros, que da la im­pre­sión de que si no hu­bié­ra­mos exis­ti­do tam­po­co hu­bie­ra pa­sa­do na­da.

—Una ge­ne­ra­ción que cre­ció un po­co aco­qui­na­da por el fi­nal de Fran­co, la tran­si­ción, ETA...

—Sí, me da la im­pre­sión de que re­nun­cia­mos a lo que es la obli­ga­ción de to­da ge­ne­ra­ción: en­fren­tar­se a sus ma­yo­res y dispu­tar­les el po­der. He­mos asu­mi­do sus jui­cios, pre­jui­cios, va­lo­res y he­mos es­pe­ra­do man­sos a que co­rrie­ra el es­ca­la­fón.

—Tam­bién ha­bla de la lle­ga­da a los 50, pe­ro ese de­sen­ga­ño es al­go na­tu­ral.

—En nues­tro ca­so, ese de­sen­ga­ño es­tá acen­tua­do por el mo­men­to his­tó­ri­co que vi­vi­mos en que de­ja­mos atrás el mun­do analó­gi­co en que nos cria­mos.

—Es fá­cil sen­tir­se des­ape­ga­do...

—Eso ex­pli­ca el mer­ca­do de la nos­tal­gia. Y que­ría huir de es­to co­mo de la pes­te. El re­torno a ese pa­sa­do inocen­te en el que to­dos éra­mos felices...

—Pa­ra eso es­tá el hu­mor...

—Siem­pre me ha ex­tra­ña­do que en una tra­di­ción li­te­ra­ria don­de los li­bros ca­nó­ni­cos son en ma­yor o me­nor me­di­da hu­mo­rís­ti­cos, la ri­sa en los úl­ti­mos tiem­pos ha­ya es­ta­do mal vis­ta, aso­cia­da a la in­sus­tan­cia­li­dad. Se di­ce: es­te es un li­bro de hu­mor, pe­ro de hu­mor in­te­li­gen­te. Co­mo si la na­tu­ra­le­za del hu­mor fue­ra la es­tu­pi­dez. El hu­mor es un ar­ma de pri­me­ra ca­te­go­ría pa­ra aca­bar con la pom­po­si­dad y el mie­do, las he­rra­mien­tas que el po­der usa pa­ra so­me­ter.

—A esa ge­ne­ra­ción an­te­rior de es­cri­to­res re­pre­sen­ta­da por Ma­rías o Mu­ñoz Mo­li­na, el hu­mor no les ha se­du­ci­do es­pe­cial­men­te.

—Qui­zá Ma­rías guar­da al­gu­na pá­gi­na con cier­ta iro­nía, pe­ro Mu­ñoz Mo­li­na ca­re­ce en sus li­bros de sen­ti­do del hu­mor. No sé si son 40 años de li­te­ra­tu­ra clan­des­ti­na en el fran­quis­mo lo que ha he­cho que el hu­mor sea si­nó­ni­mo de ba­na­li­dad o es­ca­pis­mo. Mihu­ra y Jar­diel Pon­ce­la, in­de­pen­dien­te­men­te de de­ta­lles de su bio­gra­fía, han si­do des­te­rra­dos. Bien, no eran re­pu­bli­ca­nos, pe­ro si hu­bie­ran si­do in­gle­ses ten­drían una es­ta­tua en la pla­za.

—Esa ge­ne­ra­ción se vio en la te­si­tu­ra de te­ner que cons­truir una li­te­ra­tu­ra im­por­tan­te...

—Sí, se de­bía a una cier­ta tras­cen­den­cia. El pro­ble­ma es­tá en la ba­se de ese ra­zo­na­mien­to. Me ten­go que re­mi­tir a nues­tra tra­di­ción: El la­za­ri­llo de Tor­mes, La Ce­les­ti­na,

un li­bro du­ro con una ri­sa muy sar­dó­ni­ca... Y, sin em­bar­go, se­gui­mos pen­san­do que la tras­cen­den­cia es­tá re­ñi­da con el hu­mor. Ches­ter­ton lo de­cía muy bien: lo con­tra­rio de di­ver­ti­do no es se­rio, sino abu­rri­do.

—¿Có­mo se ve co­mo es­cri­tor?

—Co­mo un es­la­bón más en la muy bien en­gra­sa­da ca­de­na del ocio y el en­tre­te­ni­mien­to. Soy pa­dre de dos ado­les­cen­tes y pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra. No di­go que nin­gún jo­ven lea, pe­ro la li­te­ra­tu­ra es­tá hoy de­fi­ni­ti­va­men­te arrin­co­na­da. No hay esa bús­que­da de tex­tos que yo vi­ví en mi ado­les­cen­cia. Aho­ra las pa­sio­nes se alien­tan o se apla­can de otra ma­ne­ra, no a tra­vés de la li­te­ra­tu­ra.

En su li­bro, Orejudo qui­so huir de lo que de­no­mi­na «el mer­ca­do de la nos­tal­gia».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.