CD Ou­ren­se, mi­la­gro im­po­si­ble

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - Isaac Pedrouzo

Me con­si­de­ro in­con­di­cio­nal aman­te de las fron­te­ras ur­ba­nís­ti­cas de mi ciu­dad. Mi fa­vo­ri­ta siem­pre ha si­do el es­ta­dio de O Cou­to. Ho­gar del CD Ou­ren­se. Mo­des­to y pe­león club atra­pa­do en un eterno «aho­ra te quie­ro, aho­ra te odio» con su afi­ción. Pul­so im­pres­cin­di­ble en to­da re­la­ción de dos. Yo me ca­li­fi­co co­mo ese ti­po de per­so­nas que se suben al ca­rro de los lo­gros aje­nos. En el año 94, con el equi­po en se­gun­da di­vi­sión, de­ci­dí ir por pri­me­ra vez al cam­po. Du­ran­te el ca­len­ta­mien­to pre­vio, una se­ño­ra de la edad de mi abue­la co­rría la ban­da arri­ba y aba­jo al com­pás del juez de lí­nea jus­to an­tes del par­ti­do. Le gri­ta­ba ca­si sin sen­ti­do co­mo ha­ce­mos to­dos cuan­do nos ga­na la ex­ci­ta­ción o la pa­sión. «Ya nos vas a jo­der. Qué ma­lo eres», y otras de­cla­ra­cio­nes poé­ti­cas sin que el ár­bi­tro to­da­vía inau­gu­ra­se con el pi­ti­do ini­cial. Yo la bau­ti­cé co­mo la se­ño­ra Ju­lia. Nun­ca pre­gun­té su nom­bre real. Mien­tras en la gra­da el li­cor ca­fé y la cer­ve­za iban to­man­do el man­do po­co a po­co, se pre­sen­ta­ba en el cam­po el nue­vo fla­man­te equi­po, don­de el ma­rro­quí Ab­de­llah —que ju­ra­ba mar­car más fal­tas que pe­nal­ties— y Egua­voen —in­ter­na­cio­nal ni­ge­riano— ejer­cían de es­tre­llas me­diá­ti­cas. Aquel año el equi­po aca­bó des­cen­dien­do de ca­te­go­ría en­tre aplau­sos, brin­dis y al­gún sil­bi­do tí­mi­do. Vol­ví a apro­ve­char­me del as­cen­so en el 97. El es­ce­na­rio era pa­re­ci­do: el li­cor, la se­ño­ra Ju­lia y unos cuan­tos fi­cha­jes que, en­tre cán­ti­cos de ri­ma fá­cil, en­cen­dían un po­qui­to la luz. Pa­re­cía utó­pi­co to­car la gloria con dos de­dos, pe­ro ca­si la ro­za­bas con so­lo uno. Pa­sa­das las jor­na­das, y sin ha­ber­lo pla­nea­do de an­te­mano, me con­ver­tí en un hoo­li­gang de ma­nual que de­ja lo ra­cio­nal es­pe­ran­do en el asien­to de atrás del co­che apar­ca­do en el pár­king im­pro­vi­sa­do de la en­tra­da. Pár­king ges­tio­na­do por el go­rri­lla de turno. En el des­can­so del en­cuen­tro subí al bar en bus­ca de un bo­ca­di­llo —el úl­ti­mo que les que­da­ba­pa­ra me­ren­dar (cos­tum­bre de ma­dre que uno no de­be per­der)— y una cer­ve­za. Con el se­gun­do tiem­po ya en jue­go, un pe­nal­ti en nues­tra con­tra sus­ci­tó una ira que ni yo mis­mo era ca­paz de re­co­no­cer, y en un arre­ba­to de neu­ró­ti­co des­equi­li­bra­do que no tie­ne na­da más al­re­de­dor, le lan­cé con to­das las fuer­zas que pu­de re­unir mi bo­ca­di­llo de cho­ri­zo al li­nier. To­das mis fuer­zas no fue­ron su­fi­cien­tes y la me­rien­da se que­dó a me­dio ca­mino hu­mi­lla­da y so­la en el cés­ped. Per­dí to­da con­cen­tra­ción en el jue­go y gas­té los si­guien­tes 40 mi­nu­tos en mi­rar el bo­ca­di­llo, mal­di­cien­do mi ner­vio psi­có­ti­co, cal­man­do el cru­jir del es­tó­ma­go a ba­se de cer­ve­zas que dur­mie­ron mis sen­ti­dos has­ta el pun­to de ya ni es­cu­char un so­lo rui­do al­re­de­dor. Ni si­quie­ra a Mor­nar, del que me hi­ce ami­go com­par­tien­do vi­da noc­tur­na. Mu­cho tiem­po des­pués el CD Ou­ren­se des­apa­re­ció. Me en­te­ré por la pren­sa —yo no vol­ví des­de mi in­ten­to de agre­sión— de que sus so­cios fun­da­ron la UD Ou­ren­se. Tam­bién lo sé por­que, a ve­ces, des­de le­jos, to­da­vía se pue­de es­cu­char a la se­ño­ra Ju­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.