La zo­na ter­mal tam­bién tie­ne una ca­ra me­nos ama­ble

Los usua­rios se que­jan de la fal­ta del ser­vi­cio de bar y re­abren el de­ba­te de co­brar por su uso

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - A. ÁL­VA­REZ, R. N. P. TEX­TO EVA SARMIENTO FOTOS OU­REN­SE / LA VOZ

Tras la idí­li­ca ima­gen que so­le­mos te­ner de las zo­nas ter­ma­les ou­ren­sa­nas, exis­te otra ca­ra de la mo­ne­da que so­lo los que vi­si­tan las pozas día tras día, sa­ben de pri­me­ra mano. Fal­ta de ci­vis­mo por par­te de los vi­si­tan­tes, per­so­nal des­bor­da­do de tra­ba­jo o el sim­ple he­cho de que no exis­ta un ser­vi­cio de ca­fe­te­ría, cen­tran las que­jas de los usua­rios de las ter­mas.

Son al­go más de las cua­tro de la tar­de y en ese mo­men­to no hay más de una de­ce­na de per­so­nas be­ne­fi­cián­do­se de las pro­pie­da­des de las aguas ca­lien­tes en las pozas de Ou­ta­riz. Allí se en­cuen­tran asi­duos de las ins­ta­la­cio­nes que co­men­tan que a par­tir de es­te mes has­ta fi­na­les de sep­tiem­bre, el vo­lu­men de vi­si­tan­tes au­men­ta sus­tan­cial­men­te, con lo que ello con­lle­va.

La fal­ta de edu­ca­ción por par­te de los vi­si­tan­tes es lo que más lla­ma la aten­ción: «Fai un mo­men­to aín­da se me­te­ron nas char­cas con chan­cle­tas dúas mo­zas». Pa­ra unos el pro­ble­ma es que las nor­mas no es­tán de­ma­sia­do a la vis­ta. Pa­ra otros, la res­pon­sa­bi­li­dad es de ca­da uno: «A al­gu­na gen­te le di­ces: oye lee las nor­mas y te con­tes­ta que no sa­be leer», de­cla­ra una usua­ria. Otra prác­ti­ca reite­ra­da, y que mo­les­ta a los ba­ñis­tas, es la de me­ter­se en las pozas sin pa­sar por una du­cha pre­via des­pués de dar­se la cre­ma so­lar: «Moi­tas ve­ces mé­ten- se coa cre­ma por­que non sa­ben que a au­ga ten pro­pie­da­des e que evi­ta as quei­ma­du­ras», apun­tan.

Un te­ma en el que exis­te cier­ta una­ni­mi­dad en cri­ti­car es que el bar si­tua­do en las ins­ta­la­cio­nes es­té ce­rra­do. La ex­plo­ta­ción del ser­vi­cio de ca­fe­te­ría se lle­vó a con­cur­so y que­dó de­sier­to por las exi­gen­cias que con­lle­va­ba. En In­ter­net, apa­re­ce que exis­te es­te ser­vi­cio por lo que los más dam­ni­fi­ca­dos por es­to son los tu­ris­tas: «To­da a xen­te que ven quei­xa­se da ca­fe­te­ría. Se ven un­ha ex­cur­sión con cin­cuen­ta per­soas so­fo­ca­das non te­ñen on­de be­ber ou co­mer al­go. Te­ñen que ir ata o bal­nea­rio pa­ra to­mar un re­fres­co», se que­ja un ter­ma­lis­ta.

De los ves­tua­rios tam­bién ha­blan los vi­si­tan­tes. La ho­ra de cie­rre —a las 20.00 ho­ras— de las ins­ta­la­cio­nes pa­ra cam­biar­se ge­ne­ra mo­men­tos de cier­ta ten­sión en­tre los vi­si­tan­tes y los en­car­ga­dos de vi­gi­lan­cia. Ade­más co­men­tan: «Rou­ban o que que­ren xa que non hai ma­nei­ra de po­ñer un ca­dea­do nos ves­tia­rios. Can­do ve­ñen tu­ris­tas fal­ta di­ñei­ro, car­tei­ras...».

La me­jo­ra­ble se­ña­li­za­ción tam­bién es un he­cho. Los in­di­ca­do­res de las zo­nas ter­ma­les es­ca­sean y los que hay se en­cuen­tran en ma­las con­di­cio­nes dan­do una ima­gen pé­si­ma pa­ra los vi­si­tan­tes, so­bre to­do pa­ra aque­llos que vie­nen de fue­ra.

En­tren los con­sul­ta­dos ven co­mo so­lu­ción que se em­pie­ce a co­brar por la uti­li­za­ción de las ter­mas: «Co­mo no se pa­ga ha­ce­mos lo que nos da la ga­na. Pe­ro si van al bal­nea­rio, pa­gan­do, se cum­plen to­das las nor­mas» apos­ti­lla un usua­rio. Pa­gar por be­ne­fi­ciar­se de las aguas ter­ma­les se­ría, pa­ra ellos, un mé­to­do de se­lec­ción: «Que nos co­bra­ran al­go sim­bó­li­co non se­ría al­go que nos im­por­ta­ra moi­to», pro­po­ne otra usua­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.