«El con­cep­to de des­pa­cho tra­di­cio­nal es­tá mu­dan­do a otro más tec­no­ló­gi­co»

La le­tra­da da­rá con­ti­nui­dad a la for­ma­ción en su se­gun­da eta­pa al fren­te de la or­ga­ni­za­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

Bea­triz Rey Pe­rei­ra ha si­do ele­gi­da, por se­gun­da vez, pre­si­den­ta de la Agru­pa­ción de Abo­ga­dos y Abo­ga­das Jó­ve­nes de Ou­ren­se (AJA). Sin em­bar­go, es­te se­rá su úl­ti­mo man­da­to al fren­te pues­to que no se pue­de op­tar al car­go más de dos ve­ces. Con­tes­ta siem­pre en plu­ral —en­glo­ban­do a to­da la jun­ta di­rec­ti­va, de­jan­do cons­tan­cia de que son un equi­po— y se mues­tra cons­cien­te de la im­por­tan­cia de las pa­la­bras, la ora­to­ria y las nue­vas tec­no­lo­gías.

—¿Có­mo le ex­pli­ca­ría a al­guien que no co­no­ce la aso­cia­ción en qué con­sis­te y cuá­les son sus fun­cio­nes?

—Lo que ha­ce­mos es apo­yar a los abo­ga­dos que es­tán em­pe­zan­do en los pri­me­ros pa­sos del ejer­ci­cio de su pro­fe­sión. Les ofre­ce­mos un co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra que nos tras­la­den to­das las du­das que les pue­dan sur­gir. Tra­ba­ja­mos mu­cho a tra­vés de la pá­gi­na web y el co­rreo. Tam­bién ha­ce­mos ac­ti­vi­da­des de ocio o lú­di­cas por­que es una pro­fe­sión en la que pa­sas mu­chas ho­ras en­ce­rra­do en el des­pa­cho. Así los com­pa­ñe­ros pue­den co­no­cer­se y po­ner­se ca­ra.

—¿Has­ta cuán­do se pue­de con­si­de­rar a un abo­ga­do co­mo jo­ven?

—Has­ta los cua­ren­ta años, pe­ro nos es­ta­mos plan­tean­do una mo­di­fi­ca­ción es­ta­tu­ta­ria por­que hay per­so­nas que es­tán em­pe­zan­do, que se aca­ban de co­le­giar, y que tie­nen cua­ren­ta años y des­de mi pun­to de vis­ta to­das las per­so­nas que es­tán em­pe­zan­do tie­nen las mis­mas ne­ce­si­da­des, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad. To­da­vía lo es­ta­mos ba­ra­jan­do, pe­ro la idea se­ría que pu­die­ran for­mar par­te de la aso­cia­ción los me­no­res de 45 años o aque­llos que acu­mu­len cin­co o diez años de co­le­gia­ción co­mo má­xi­mo.

—¿En dos años se pue­de lle­var a ca­bo to­do lo plan­tea­do al ini­ciar el man­da­to?

—Dos años es po­co tiem­po. De he­cho no­so­tros te­nía­mos un mon­tón de pro­yec­tos que que­da­ron en el ai­re. Es­ta­ban or­ga­ni­za­dos pe­ro no se ha­bían pues­to en prác­ti­ca. Fue uno de los mo­ti­vos por los que de­ci­di­mos vol­ver a pre­sen­tar­nos. Ade­más es cuan­do ya em­pie­zas a co­ger el rit­mo de có­mo fun­cio­na to­do, el Co­le­gio de Abo­ga­dos, la Con­fe­de­ra­ción de Abo­ga­dos Jó­ve­nes en la que es­tán to­das las agru­pa­cio­nes de Es­pa­ña...

—Us­ted se ha­bía in­cli­na­do por apos­tar por la for­ma­ción du­ran­te los dos pri­me­ros años en el car­go.

—Yo creo que las es­pe­cia­li­za­cio­nes son muy im­por­tan­tes por­que siem­pre re­dun­da en la ca­li­dad del ser­vi­cio. Aun­que es cier­to que en ciu­da­des pe­que­ñas es más com­pli­ca­do es­pe­cia­li­zar­se so­lo en un área. Qui­zá es más sen­ci­llo de­di­car­se a una so­la ra­ma en ciu­da­des gran­des con más de­man­da. En­ton­ces lo que in­ten­ta­mos es fo­men­tar los te­mas que es­tán de ac­tua­li­dad, co­mo pue­den ser re­for­mas le­gis­la­ti­vas o la mo­di­fi­ca­ción del ba­ró­me­tro de ac­ci­den­tes de trá­fi­co. Tam­bién in­ten­ta­mos dar res­pues­tas a las pre­gun­tas que sur­gen cuan­do se es­tá em­pe­zan­do y una de las más co­mu­nes es có­mo ha­cer la de­cla­ra­ción tri­mes­tral del IVA y del IRPF si eres au­tó­no­mo. Y com­ple­men­ta­mos con otros cur­sos que sir­van pa­ra el día a día de un le­tra­do, co­mo es el ca­so de la ora­to­ria que se em­plea en los jui­cios.

—¿Y en es­ta se­gun­da eta­pa en que va a cen­trar más su es­fuer­zo?

—Te­ne­mos pen­sa­do en­fo­car­nos en la for­ma­ción en nue­vas tec­no­lo­gías. Abor­dar el te­ma de la abo­ga­cía 2.0 y el már­ke­ting di­gi­tal por­que el con­cep­to de des­pa­cho tra­di­cio­nal que ha­bía an­tes es­tá mu­dan­do ha­cia un des­pa­cho más tec­no­ló­gi­co. Mu­chos de los abo­ga­dos de hoy en día tie­nen su cuen­ta de Twit­ter y es una ma­ne­ra di­fe­ren­te de tra­ba­jar. Pe­ro no que­re­mos de­jar de la­do ma­te­rias pen­dien­tes e im­pres­cin­di­bles co­mo la con­ci­lia­ción la­bo­ral de los que se de­di­can a la abo­ga­cía, la deon­to­lo­gía y la ne­ce­si­dad de do­tar a la jus­ti­cia gra­tui­ta con más y me­jo­res me­dios ma­te­ria­les.

—¿Cuán­tos abo­ga­dos hay ins­cri­tos? ¿Ha cre­ci­do o ha dis­mi­nui­do el nú­me­ro en es­tos dos años?

—Es­ta­mos ron­dan­do los cien. Pe­ro hu­bo una dis­mi­nu­ción im­por­tan­te cuan­do lle­ga­mos al car­go por­que la an­te­rior jun­ta ha­bía mo­di­fi­ca­do el es­ta­tu­to y el lí­mi­te pa­ra for­mar par­te de la agru­pa­ción ba­jó de los 45 años a los 40, con lo cual su­fri­mos un des­cen­so muy gran­de.

ÁL­VA­RO VA­QUE­RO

La abogada con­si­de­ra que la jus­ti­cia gra­tui­ta ne­ce­si­ta más y me­jo­res me­dios ma­te­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.