Mar­ca pro­vin­cial de 17 años en 100 ma­ri­po­sa de Da­vid Gon­zá­lez

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense Deportes -

Los cin­co na­da­do­res del club Pa­be­llón Ou­ren­se que acu­die­ron al Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de ve­rano fi­na­li­za­ron su par­ti­ci­pa­ción ayer, con un ba­lan­ce po­si­ti­vo pa­ra ellos en el plano in­di­vi­dual, ya que igua­la­ron o me­jo­ra­ron mar­cas per­so­na­les. Da­vid Gon­zá­lez, que el vier­nes na­dó la fi­nal de 200 es­pal­da y fue oc­ta­vo, fue de­ci­mo­sex­to en­tre los com­pe­ti­do­res de 17 años en los cien ma­ri­po­sa, mar­can­do con 59,17 seg un nue­vo ré­cord pro­vin­cial de es­ta prue­ba en es­ta edad.

En 18 años, Antón Ro­drí­guez fue de­ci­mo­cuar­to y Noel Qui­ro­ga, tri­gé­si­mo en la cla­si­fi­ca­ción de 17 años. El equi­po de 4x100 es­ti­los igua­ló el tiem­po de ins­crip­ción y aca­bó en un­dé­ci­mo lu­gar. El en­tre­na­dor Daniel To­ro que­dó sa­tis­fe­cho de es­te cam­peo­na­to, que cie­rra la tem­po­ra­da. Des­pués de una tem­po­ra­da que ha ter­mi­na­do con una nue­va me­da­lla, de oro, con la se­lec­ción es­pa­ño­la sub 20 en el Eu­ro­peo de Ma­to­sin­hos, la ala-pí­vot ou­ren­sa­na Paula Gin­zo (19 años, 1,88 me­tros) dis­fru­ta de unas me­re­ci­das vacaciones jun­to a su fa­mi­lia. La pró­xi­ma tem­po­ra­da ju­ga­rá en la Li­ga Fe­me­ni­na 1 con Es­tu­dian­tes. In­te­li­gen­cia, ta­len­to y pa­sión por el bás­quet ca­rac­te­ri­zan a una jo­ven ju­ga­do­ra que se ini­ció en Car­me­li­tas. Des­pués de con­se­guir el oro con­ti­nen­tal con la se­lec­ción sub 20, aca­ba de par­ti­ci­par en el mun­dial sub 19. Ahí hu­bo me­nos suer­te y Es­pa­ña aca­bó oc­ta­va tras per­der con­tra Chi­na, en un par­ti­do en el que Gin­zo fue la es­pa­ño­la más des­ta­ca­da.

—¿Qué ba­lan­ce ha­ce del ve­rano con la se­lec­ción, tras esa nue­va me­da­lla?

—Cam­peo­nas de Eu­ro­pa con la se­lec­ción sub 20; el mun­dial no sa­lió tan bien, que­da­mos oc­ta­vas. La vi­ven­cia fue in­creí­ble. Con la sub 20, yo era la úni­ca ju­ga­do­ra de un año me­nos y sa­bía que mi rol era ayu­dar al equi­po, creo que apro­ve­ché los mi­nu­tos que tu­ve y el en­tre­na­dor es­ta­ba con­ten­to. En la sub 19, el rol era di­fe­ren­te, más im­por­tan­te, de más mi­nu­tos. Tu­ve al­gún pro­ble­ma con el en­tre­na­dor, pe­ro creo que el pa­pel lo hi­ce bien aun­que los con­trin­can­tes fue­ron muy du­ros.

—Lle­va des­de los do­ce años en con­vo­ca­to­rias con las se­lec­cio­nes es­pa­ño­las. ¿Có­mo em­pe­zó to­do?

—La pri­me­ra vez que me lla­ma­ron, me acuer­do per­fec­ta­men­te, ju­ga­ba en Ou­ren­se en Car­me­li­tas, sa­lía de un par­ti­do y mis pa­dres es­ta­ban ner­vio­sos y no en­ten­día por qué. «Te han con­vo­ca­do con la se­lec­ción es­pa­ño­la», di­je­ron. Em­pe­cé a sal­tar y a llo­rar co­mo una mag­da­le­na. Es­ta­ba sú­per con­ten­ta y mis pa­dres, muy or­gu­llo­sos. Son un apo­yo fun­da­men­tal.

—¿En ese mo­men­to el baloncesto ya era al­go im­por­tan­te en su vi­da?

—Me cos­tó que lo fue­ra. Em­pe­cé a ju­gar con diez años y no que­ría, pe­ro los en­tre­na­do­res me chan­ta­jea­ron con que me iban a re­ga­lar al­go. Ti­ré la pri­me­ra vez a ca­nas­ta y, des­de en­ton­ces, se con­vir­tió en lo prin­ci­pal en mi vi­da.

—¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do co­mo ju­ga­do­ra, ha es­ta­do siem­pre en po­si­cio­nes in­te­rio­res por su fí­si­co?

—En Car­me­li­tas ju­ga­ba de to­do. Era una chi­ca muy al­ta, pe­ro muy ágil y del­ga­di­ta. Al ir al Si­glo XXI, con el gim­na­sio te vas po­nien­do más fuer­te y ahí me fui ha­cien­do más in­te­rior, aun­que po­día ju­gar de tres o de un ala pí­vot bas­tan­te ex­te­rior. Hoy jue­go de cua­tro, pe­ro si me de­fien­de una ju­ga­do­ra gran­de pue­do ju­gar de ex­te­rior. Me con­si­de­ro una pí­vot bas­tan­te ágil.

—¿Qué le pi­den sus en­tre­na­do­res?

—He te­ni­do siem­pre mu­cha suer­te y han con­fia­do mu­cho en mí a la ho­ra de ju­gar fue­ra o den­tro por­que sa­ben que ten­go esa ver­sa­ti­li­dad. Si me de­fen­día una ju­ga­do­ra más al­ta le ju­ga­ba de ca­ra, si me flo­ta­ba mu­cho, po­día ti­rar de cin­co me­tros.

—Aho­ra ha fi­cha­do por Es­tu­dian­tes en LF1. ¿Un pa­so im­por­tan­te?

—El año pa­sa­do ju­gué en LF2. Sa­lía del Si­glo, que es un cen­tro de al­to ren­di­mien­to, no un club nor­mal. Te­nía que sa­lir a la reali­dad, ir a la uni­ver­si­dad, co­ci­nar. No te­nía pri­sa. Es una pe­na que Ri­vas ha­ya des­apa­re­ci­do y que no ha­ya más ayu­da de em­pre­sas y pu­bli­ci­dad al baloncesto fe­me­nino por­que da bue­nos re­sul­ta­dos. Es­te año, Es­tu­dian­tes era el que me­jor en­ca­ja­ba en mis pla­nes pa­ra se­guir en Ma­drid en la uni­ver­si­dad. Era un buen con­tra­to en un club fa­mi­liar, con ju­ga­do­ras to­das na­cio­na­les.

—¿Se pue­de vi­vir del baloncesto fe­me­nino?

—Si eres bue­na ju­ga­do­ra de Li­ga 1, sí. Co­mo di­ce mi pa­dre, los es­tu­dios no son ne­go­cia­bles, ne­ce­si­tas al­go a qué aga­rrar­te. Es­tu­dio Cri­mi­no­lo­gía y es­pe­ro opo­si­tar a po­li­cía, que es al­go vo­ca­cio­nal. Por es­tos es­tu­dios tam­po­co qui­se ir el año pa­sa­do a la li­ga uni­ver­si­ta­ria de Es­ta­dos Uni­dos.

—¿Qué re­la­ción tie­ne con Ou­ren­se?

—Ven­go me­nos de lo que gus­ta­ría. To­da mi fa­mi­lia es­tá aquí y siem­pre ten­go ga­nas de vol­ver. Ten­go una fi­lia­ción con Ou­ren­se y con Ga­li­cia no se pue­de rom­per.

SAN­TI M. AMIL

Paula Gin­zo, en Ou­ren­se, ha con­se­gui­do me­dia do­ce­na de me­da­llas con las se­lec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.