La po­li­cía de­tec­ta un au­men­to de de­lin­cuen­tes que se in­te­gran en los cla­nes de la dro­ga

La en­tra­da de la co­caí­na se man­tie­ne por los mis­mos lu­ga­res que en los años 80

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - LÓ­PEZ PENIDE

Es co­mo una hidra a la que cor­tan una ca­be­za y sa­len otras dos. Es­ta es la ima­gen grá­fi­ca que un agen­te de la Po­li­cía Na­cio­nal uti­li­za pa­ra di­bu­jar có­mo ope­ran los cla­nes de la dro­ga en las Rías Bai­xas. El ejem­plo más re­cien­te es el de la in­cau­ta­ción, ha­ce so­lo cua­tro días, de más de 800 ki­los de co­caí­na y la de­ten­ción de una de­ce­na de nar­cos.

Los cla­nes de la dro­ga man­tie­nen los vie­jos mé­to­dos a la ho­ra de in­tro­du­cir los ali­jos —«la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra se re­ve­la­ría co­mo una de las vías de en­tra­da de co­caí­na en nues­tro país», re­fie­re la úl­ti­ma me­mo­ria anual de la Fis­ca­lía An­ti­dro­ga ha­cién­do­se eco de la en­tre­vis­ta que el fis­cal Luis Uriar­te con­ce­dió a La Voz—, aun­que no du­dan en ex­plo­rar nue­vas ru­tas ma­rí­ti­mas o ex­plo­tar los pun­tos dé­bi­les de la vi­gi­lan­cia po­li­cial.

En es­te es­ce­na­rio, lo más no­ve­do­so pue­de en­con­trar­se en los mo­vi­mien­tos que pa­re­ce que han co­men­za­do a ha­cer las ma­fias co­lom­bia­nas pa­ra te­ner un ma­yor pro­ta­go­nis­mo en el trans­por­te de las par­ti­das de dro­ga. Las se­ña­les de aler­ta se ac­ti­va­ron me­ses atrás cuan­do los agen­tes del Gre­co Ga­li­cia de la Po­li­cía Na­cio­nal ac­tua­ron con­tra Los Bo­ya­cos. Unas dos de­ce­nas de per­so­nas fue­ron arres­ta­das y se in­ter­vi­nie­ron 2.500 ki­los de co­caí­na. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo, sin em­bar­go, no son es­tas ci­fras, sino el he­cho de que, en me­dios po­li­cia­les, se tie­ne el con­ven­ci­mien­to de que los co­lom­bia­nos que­rían ha­cer­se con el es­pa­cio que tra­di­cio­nal­men­te han ve­ni­do ocu­pan­do los cla­nes ga­lle­gos, sin que, por el mo­men­to, lo ha­yan lo­gra­do.

De es­te mo­do, pa­sa­rían a te­ner un con­trol ab­so­lu­to de to­do el pro­ce­so, des­de que la dro­ga sa­le de un la­bo­ra­to­rio clan­des­tino en mi­tad de la sel­va co­lom­bia­na has­ta que ter­mi­na en las ma­nos de un ca­me­llo en una ca­lle de cual­quier ciu­dad eu­ro­pea.

No es lo úni­co que ha lla­ma­do la aten­ción de los in­ves­ti­ga­do­res. En ám­bi­tos de la Co­mi­sa­ría y de la Guar­dia Ci­vil de Pon­te­ve­dra se tie­ne la im­pre­sión de que las re­des de nar­cos po­drían ha­ber des­cen­di­do en nú­me­ro, mien­tras que las que se­gui­rían ope­ran­do en la ac­tua­li­dad en el li­to­ral de las Rías Bai­xas ha­brían in­cre­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te el nú­me­ro de sus efec­ti­vos. «Me­nos cla­nes, pe­ro con mu­chos más miem­bros», apun­ta un agen­te del ins­ti­tu­to ar­ma­do, al tiem­po que se­ña­la que es- to les per­mi­ti­ría abar­car otros ám­bi­tos, no ne­ce­sa­ria­men­te ile­ga­les o frau­du­len­tos, don­de lle­var a ca­bo sus ne­go­cios.

En cuan­to al trans­por­te, y aun­que en el pa­sa­do se lle­ga­ron a plan­tear nar­co­sub­ma­ri­nos pa­ra es­qui­var la pre­sión po­li­cial, lo cier­to es que po­co han va­ria­do los mé­to­dos em­plea­dos por los nar­cos des­de los años ochen­ta. De es­te mo­do, los ali­jos par­ten de los puer­tos de Co­lom­bia, Ecua­dor o, in­clu­so, Ve­ne­zue­la con des­tino a Es­pa­ña, al otro la­do del Atlán­ti­co, por vía ma­rí­ti­ma.

En el su­pues­to de que la dro­ga es­tu­vie­se ocul­ta en un con­te­ne­dor, ya sea ca­mu­fla­da en­tre mer­can­cía le­gal y con el des­co­no­ci­mien­to del ar­ma­dor o con la com­pli­ci­dad de es­te o de otros miem­bros de la tri­pu­la­ción, se in­ten­ta que lle­gue di­rec­ta­men­te a un puer­to. Vi­go y Ma­rín son nom­bres que sue­len sur­gir en es­tos ca­sos, si bien el in­cre­men­to de la vi­gi­lan­cia en am­bas dár­se­nas es­tá pro­vo­can­do que los nar­cos ga­lle­gos mi­ren ha­cia Por­tu­gal u otros pun­tos de la geo­gra­fía es­pa­ño­la, ca­so de Al­ge­ci­ras.

Una va­rian­te de es­te sis­te­ma que, si bien no ha ca­la­do en Ga­li­cia, pe­ro sí se ha ob­ser­va­do con cier­ta fre­cuen­cia en el Me­di­te­rrá- neo y en las Ca­na­rias, es la uti­li­za­ción de ve­le­ros y em­bar­ca­cio­nes de re­creo que arri­ben a puer­tos de­por­ti­vos, don­de la vi­gi­lan­cia po­li­cial sue­le ser más la­xa.

Las gran­des par­ti­das de co­ca, los far­dos se trans­por­tan la ma­yor par­te del via­je en pes­que­ros pa­ra rea­li­zar, pos­te­rior­men­te, un tras­va­se a pla­nea­do­ras que cu­bran la úl­ti­ma par­te del re­co­rri­do. En ca­so de ver­se aco­sa­dos por la po­li­cía, no du­da­rán en arro­jar los far­dos al mar, si bien ca­da vez es más co­mún que les aco­plen un dis­po­si­ti­vo de geo­lo­ca­li­za­ción que les per­mi­ta re­cu­pe­rar­los si tie­nen la opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.