El has­tío del an­ti­fran­quis­mo im­pos­ta­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - XOSÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Cuan­do mu­rió Ca­lí­gu­la (41 d. C.), el Se­na­do ro­mano con­de­nó su me­mo­ria, y man­dó eli­mi­nar los do­cu­men­tos y es­ta­tuas que lo re­cor­da­ban. ¿El re­sul­ta­do? Que Ca­lí­gu­la es uno de los cé­sa­res más co­no­ci­dos, del que sa­be­mos, in­clu­so, el nom­bre de su ca­ba­llo In­ci­ta­to, y al que de­di­ca­ron mag­ní­fi­cos en­sa­yos mu­chos fi­ló­so­fos, dra­ma­tur­gos y di­rec­to­res de ci­ne porno de nues­tro si­glo.

Con Fran­co pa­sa­rá lo mis­mo, ya que na­da hay más in­so­por­ta­ble que unas éli­tes cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cas que ges­tio­nan au­to­ri­ta­ria­men­te la me­mo­ria co­lec­ti­va. Por­que, mien­tras la me­mo­ria po­pu­lar y la his­to­ria con­si­guen de­pu­rar to­das las na­rra­cio­nes y po­ner a ca­da uno en su si­tio, la dam­na­tio me­mo­riae, que aho­ra se de­no­mi­na «me­mo­ria his­tó­ri­ca», im­po­ne su ses­go es­pe­cí­fi­co, ba­na­li­za la bio­gra­fía per­so­nal de las ge­ne­ra­cio­nes que en­tre los se­sen­ta y los se­ten­ta pro­du­je­ron el ma­yor cam­bio so­cial y eco­nó­mi­co de Es­pa­ña, y pre­sen­ta la his­to­ria del si­glo XX co­mo una ri­dí­cu­la es­tu­pi­dez, en la que hay una gue­rra sin cau­sa, un éxi­to de­mo­crá­ti­co que se asien­ta so­bre el va­cío, y va­rias ge­ne­ra­cio­nes que se fían más de los cuen­tos que otros ha­cen que de la reali­dad que ellos vi­vie­ron.

Cual­quier es­pa­ñol sa­be de Hitler o de Mus­so­li­ni más que de su pro­pia pa­tria, por­que una po­ten­tí­si­ma y lu­cra­ti­va his­to­rio­gra­fía nos ha con­ven­ci­do de que el co­no­ci­mien­to de su to­ta­li­ta­ris­mo en­lo­que­ci­do, y de la for­ma en que ab­du­je­ron ha­cia el fas­cis­mo, el ge­no­ci­dio y la gue­rra a sus cul­tí­si­mos pue­blos, es esen­cial pa­ra en­ten­der, in­clu­so, la reali­dad es­pa­ño­la. Eu­ro­pa en­te­ra es­tá lle­na de mo­nu­men­tos bé­li­cos y de me­mo­ria­les fu­ne­ra­rios —con sus cru­ces, igle­sias y osa­rios—, de­di­ca­dos a mi­llo­nes de sol­da­dos y ci­vi­les que na­die sa­be có­mo mu­rie­ron ni dón­de es­tán en­te­rra­dos. Por­que esa ad­mi­ra­da Eu­ro­pa ma­sa­cró a más de cien­to vein­te mi­llo­nes de per­so­nas en lo que Lud­wig de­no­mi­nó «la gue­rra ci­vil 1914-1945», más re­cien­te que la nues­tra, de los que un 30 % (40 mi­llo­nes de ca­dá­ve­res), per­di­dos o vo­la­ti­li­za­dos pa­ra siem­pre, es­tán re­pre­sen­ta­dos por cru­ces cla­va­das so­bre mon­to­nes de hue­sos que po­cas ve­ces se co­rres­pon­den con el nom­bre del sol­da­do gra­ba­do en ellas.

La di­fe­ren­cia es que no­so­tros so­mos ma­so­quis­tas y Eu­ro­pa no. Y que, en vez de ha­ber ma­ce­ra­do el do­lor en su pro­pia sal­sa, lo he­mos con­ver­ti­do —ba­jo el dic­ta­do de una me­mo­ria ex­pro­pia­da y re­crea­da— en un an­ti­fran­quis­mo se­ro­dio, cu­ya úni­ca fun­ción con­sis­te en apor­tar mu­ni­ción al abu­rri­do y des­leal cho­que de blo­ques al que he­mos re­du­ci­do la po­lí­ti­ca. Por eso nos ame­na­zan dos pe­li­gros: un enor­me va­cío, que nos de­ja sin ex­pli­ca­ción ra­zo­na­ble de lo que so­mos; y un ses­go his­tó­ri­co an­ti­cien­tí­fi­co y sin sen­ti­do, que obli­ga a to­dos los ciu­da­da­nos de más de cin­cuen­ta años a atri­buir­se una his­to­ria que no re­cuer­dan, pa­ra po­der ol­vi­dar la que re­cuer­dan. Por­que no es bueno ga­nar gue­rras fue­ra de pla­zo, cuan­do el tiem­po ya re­don­deó to­das las mi­se­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.