Fren­te al pre­ci­pi­cio

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - RU­BÉN SAN­TA­MAR­TA

La po­lí­ti­ca tie­ne, y es­tá bien que sea así, tiem­po pa­ra to­do. Pa­ra en­fan­gar­se en la de­ri­va in­de­pen­den­tis­ta sin aten­der a sus con­se­cuen­cias, pa­ra dar­le vuel­tas sin re­sol­ver el em­pe­ci­na­mien­to por exal­tar a un dic­ta­dor en Mei­rás, y has­ta pa­ra va­lo­rar si por un ti­po que da pa­ta­das a un ba­lón me­re­ce pa­gar lo mis­mo que tres hos­pi­ta­les co­mo el de Lu­go.

Pe­ro tam­bién de­be­ría re­ser­va un tiem­po pa­ra las co­sas, di­ga­mos, ac­ce­so­rias. Unos ejem­plos. Có­mo ha­ce­mos pa­ra re­pa­triar a los mi­les de jó­ve­nes ga­lle­gos (ojo, si es que quie­ren vol­ver, que esa es otra) que des­de que es­ta­lló la cri­sis hi­cie­ron las ma­le­tas pa­ra bus­car un tra­ba­jo y ya no re­gre­sa­ron. Có­mo evi­ta­mos que­dar­nos con me­nos de 8.000 gran­jas en Ga­li­cia, cuan­do eran 40.000 ha­ce ape­nas dos dé­ca­das. Có­mo ga­ran­ti­za­mos que se van a se­guir pa­gan­do las pen­sio­nes con las mi­se­ra­bles co­ti­za­cio­nes que re­ci­ben los nue­vos con­tra­ta­dos. O có­mo re­ver­ti­mos es­ta (pen)úl­ti­ma pa­vo­ro­sa reali­dad: en más de la mi­tad de los con­ce­llos vi­ven ya más pen­sio­nis­tas que tra­ba­ja­do­res. Es de­cir, hay más gen­te co­bran­do por lo que hi­zo en el pa­sa­do que pro­du­cien­do pa­ra ga­ran­ti­zar un fu­tu­ro.

O có­mo —por­que to­do lle­va a es­to úl­ti­mo— se evi­ta que un país se sal­ga del ca­mino que le con­du­ce al yer­mo po­bla­cio­nal, a sa­bien­das de que es­tá pa­san­do de­lan­te de no­so­tros. Eso sí, por fa­vor, si los que de­ci­den se van a me­ter en es­te asun­to, evi­ten ape­lar a los «pac­tos de Es­ta­do por la de­mo­gra­fía». Ya re­cor­da­mos unos cuan­tos. Y no con­si­guie­ron ni que va­ya­mos más len­tos ha­cia el pre­ci­pi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.