¿ Q

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

ué ha pa­sa­do pa­ra que de re­pen­te nos en­con­tre­mos ro­dea­dos de can­ta­ma­ña­nas que ni si­quie­ra sa­ben lo que ig­no­ran, pe­ro que ha­cen de­cla­ra­cio­nes sin pa­rar so­bre to­do lo ha­bi­do y por ha­ber? Al­gún día ha­brá que es­tu­diar a fon­do el fe­nó­meno, por­que es mu­cho más gra­ve de lo que pa­re­ce, pre­ci­sa­men­te por las con­se­cuen­cias que tie­ne en nues­tro en­torno. No ci­ta­ré por su nom­bre a nin­guno de ellos, por­que no ha­ce fal­ta, pe­ro sí di­ré que, inex­pli­ca­ble­men­te, tie­nen in­fluen­cia y que es­ta in­fluen­cia es no­ci­va, ne­fas­ta.

En ge­ne­ral, es­tos char­la­ta­nes in­su­fri­bles anidan en me­dios de co­mu­ni­ca­ción (so­bre to­do en las ma­las te­le­vi­sio­nes) e in­va­den nues­tros ho­ga­res con tal na­tu­ra­li­dad que pa­re­cie­sen ha­llar­se en al­gu­na ex­ten­sión de sus pro­pias ca­sas. Mu­chos in­te­lec­tua­les sim­ple­men­te los des­pre­cian y no ha­blan de ellos. Pe­ro es­te es un error cra­so. Los bue­nos in­te­lec­tua­les no de­bie­ran de rehuir nun­ca la crí­ti­ca que su pro­pia for­ma­ción les exi­ge.

Re­za un di­cho po­pu­lar que la in­cul­tu­ra es muy atre­vi­da, y es ver­dad (y ca­da vez más ver­dad, por cier­to), pe­ro el pro­ble­ma no es­tá ahí, sino en que esa ig­no­ran­cia su­pi­na en­cuen­tre las puer­tas abier­tas pa­ra aso­mar­se a los me­jo­res es­ce­na­rios y con­ta­giar su es­tu­pi­dez. Y qui­zá su osa­día po­dría es­tar en re­la­ción muy di­rec­ta con el aban­dono de la crí­ti­ca in­te­lec­tual, es de­cir, con el si­len­cio de los más cul­tos e ilus­tra­dos de la so­cie­dad. Lo cual cons­ti­tu­ye una ma­la no­ti­cia pa­ra la re­cu­pe­ra­ción so­cial y cul­tu­ral. Por­que sin una crí­ti­ca ilus­tra­da e ins­truc­ti­va, los más des­len­gua­dos y me­nos cul­ti­va­dos ten­drán la pa­la­bra y los es­ce­na­rios. Es de­cir, se­rán los amos del co­to­rreo en el dis­cur­so ge­ne­ral.

Por si fal­ta­ba al­go más, es­tos ma­les han au­men­ta­do y han lle­ga­do tam­bién a la po­lí­ti­ca (a la nues­tra, cla­ro). Y los efec­tos son de­mo­le­do­res. Por­que la ten­ta­ción del po­lí­ti­co in­cul­to es ali­men­tar nues­tra ig­no­ran­cia has­ta lo­grar po­ner­la al ser­vi­cio de sus más egoís­tas in­ten­cio­nes. Y es na­tu­ral que sea así, por­que el pro­ce­so de­mo­crá­ti­co nos in­clu­ye a to­dos, y ga­na, co­mo es sa­bi­do, el que ob­tie­ne más vo­tos. Pe­ro el re­sul­ta­do es per­ver­so. Por­que só­lo una so­cie­dad abier­ta, cul­ta, crí­ti­ca y exi­gen­te pue­de re­me­diar sus pro­pios ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.