La Jun­gla de Ca­lais re­vi­ve

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Nue­ve me­ses des­pués del des­man­te­la­mien­to de la Jun­gla de Ca­lais, el des­cam­pa­do a las afue­ras de la ciu­dad por­tua­ria vuel­ve a lle­nar­se po­co a po­co. Un go­teo cons­tan­te de mi­gran­tes que, tras ha­ber si­do re­co­lo­ca­dos en to­do el te­rri­to­rio fran­cés, regresan pa­ra tra­tar de cru­zar la fron­te­ra ha­cia el Reino Uni­do. Con su lle­ga­da, vuel­ven tam­bién las ten­sio­nes.

Pa­ra la al­cal­de­sa de Ca­lais, la de­re­chis­ta Na­ta­cha Bou­chard, la pre­sen­cia de los 450 mi­gran­tes (600, se­gún las aso­cia­cio­nes) «ame­na­za con crear una enési­ma jun­gla» a las puer­tas de la ciu­dad. En mar­zo tra­tó de prohi­bir que las aso­cia­cio­nes re­par­tie­sen co­mi­da en el cam­pa­men­to y la se­ma­na pa­sa­da desafió al Con­se­jo de Es­ta­do ga­lo ne­gán­do­se a ins­ta­lar fuen­tes, le­tri­nas y du­chas. La más al­ta ju­ris­dic­ción ga­la aca­bó ga­nan­do el pul­so, ale­gan­do que la au­sen­cia de ins­ta­la­cio­nes hi­gié­ni­cas ve­nía de una vo­lun­tad de «las au­to­ri­da­des pú­bli­cas» de ex­po­ner a los mi­gran­tes «a tra­ta­mien­tos in­hu­ma­nos y de­gra­dan­tes en una fal­ta gra­ve y evi­den­te a las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les».

El mi­nis­tro de In­te­rior, Gé­rard Co­llomb, anun­ció des­de Ca­lais la crea­ción de dos cen­tros en la re­gión pa­ra re­gis­trar y pro­ce­sar las de­man­das de asi­lo de los re­fu­gia­dos, am­bos le­jos del des­cam­pa­do que lle­gó a aco­ger a 7.000 per­so­nas el pa­sa­do oto­ño. Fa­bien Sudry, pre­fec­to del paso de Ca­lais, pre­ci­só que di­se­ña­rá con las aso­cia­cio­nes «un dis­po­si­ti­vo lo más adap­ta­do po­si­ble». «Con una con­si­de­ra­ción im­por­tan­te: evi­tar re­cons­truir cam­pa­men­tos» co­mo el de la Jun­gla.

De­nun­cias con­tra la po­li­cía

El mi­nis­tro so­cia­lis­ta tam­bién apro­ve­chó su des­pla­za­mien­to pa­ra abor­dar las acu­sa­cio­nes de vio­len­cia que pe­san so­bre la po­li­cía. Se­gún el Ob­ser­va­to­rio de los De­re­chos Hu­ma­nos, los agen­tes uti­li­zan con fre­cuen­cia es­pray de pi­mien­ta con­tra los mi­gran­tes de Ca­lais. El mi­nis­tro so­li­ci­tó un in­for­me com­ple­to a las ins­pec­cio­nes ge­ne­ra­les de la gen­dar­me­ría y de la po­li­cía y, aun­que agra­de­ció pú­bli­ca­men­te sus in­ter­ven­cio­nes, ad­mi­tió que pue­de ha­ber «de­rra­pes in­di­vi­dua­les».

Pe­se al des­man­te­la­mien­to y la re­par­ti­ción te­rri­to­rial de mi­gran­tes que or­ques­tó Fra­nçois Ho­llan­de, Em­ma­nuel Ma­cron he­re­da una si­tua­ción mi­gra­to­ria aún com­ple­ja. Al igual que en Ca­lais, los cam­pos de re­fu­gia­dos en el res­to de Francia es­tán re­sur­gien­do: al nor­te de París ya son al­re­de­dor de 550 mi­gran­tes y en Dun­ker­que, 350. Sin em­bar­go, el Go­bierno de Édouard Phi­lip­pe es­tá pa­ra­li­za­do. El plan mi­gra­to­rio anun­cia­do en ju­lio no con­tie­ne me­di­das pre­ci­sas pa­ra ges­tio­nar la apa­ri­ción de los cam­pa­men­tos in­for­ma­les co­mo el de Ca­lais. Ade­más, las aso­cia­cio­nes con­si­de­ran in­su­fi­cien­te la crea­ción de 7.000 pla­zas de aco­gi­da pa­ra los futuros de­man­dan­tes de asi­lo, ya que el 40 % de los ac­tua­les aún no duer­men ba­jo te­cho. No obs­tan­te, Ma­cron mar­ti­lleó de nue­vo su pro­me­sa elec­to­ral ha­ce tan so­lo una se­ma­na: «De aquí a fin de año no quie­ro ni hom­bres ni mu­je­res en las ca­lles, en los bos­ques; quie­ro alo­ja­mien­tos de ur­gen­cia en to­das par­tes».

PHI­LIP­PE HUGUEN AFP

La al­cal­de­sa de Ca­lais ad­vir­tió del ries­go que crea­ción de una enési­ma jun­gla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.