«Ká­ra­te Kid» re­gre­sa co­mo se­rie trein­ta años des­pués

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición -

El clá­si­co del ci­ne de ar­tes mar­cia­les Ká­ra­te Kid ten­drá una se­cue­la en for­ma­to de se­rie que lle­va­rá por tí­tu­lo Co­bra Kai y que se emi­ti­rá en el ser­vi­cio de sus­crip­ción You­Tu­be Red. La se­rie, de diez epi­so­dios de trein­ta mi­nu­tos de du­ra­ción, ten­drá de nue­vo co­mo pro­ta­go­nis­tas a Ralph Mac­chio, co­mo Da­niel La Rus­so, y Wi­lliam Zab­ka, co­mo Johnny Law­ren­ce. La his­to­ria se tras­la­da­rá trein­ta años des­pués del tor­neo de 1984. Johnny re­abri­rá su es­cue­la de ká­ra­te y es­to reavi­va­rá su ri­va­li­dad con Da­niel. Sa­rahah, una nue­va apli­ca­ción de men­sa­je­ría anó­ni­ma, se ha con­ver­ti­do en so­lo unos me­ses y sin ape­nas re­cur­sos en una de las más des­car­ga­das del mun­do, pe­ro se ha des­via­do de su ob­je­ti­vo ini­cial y aho­ra es usa­da pa­ra el aco­so en­tre ado­les­cen­tes.

Co­mo ya ocu­rrió con Yik Yak, Sa­rahah —que en ára­be sig­ni­fi­ca ho­nes­ti­dad y fran­que­za— ha to­ma­do im­pul­so gra­cias a la no­ve­dad de la ano­ni­mi­dad en­tre los más jó­ve­nes, pe­ro al igual que su pre­de­ce­so­ra es­tá co­men­zan­do a ser cri­ti­ca­da por trans­for­mar­se en un ins­tru­men­to pa­ra el hos­ti­ga­mien­to on-li­ne.

Sa­rahah, desa­rro­lla­da en Ara­bia Sau­dí por el pro­gra­ma­dor Zain Alab­din Taw­fiq y lan­za­da en fe­bre­ro pa­sa­do, se ha con­ver­ti­do en una de las apli­ca­cio­nes más po­pu­la­res pa­ra te­lé­fono Android y iPho­ne del mo­men­to, pe­se a no con­tar con mi­llo­na­rios fon­dos o una tec­no­lo­gía ex­tre­ma­da­men­te com­ple­ja.

Con 3,88 mi­llo­nes de des­car­gas en ju­lio en Es­ta­dos Uni­dos, la apli­ca­ción ha su­pe­ra­do al Mes­sen­ger de Fa­ce­book, Net­flix o What­sapp. Sa­rahah per­mi­te crear una di­rec­ción web per­so­na­li­za­da en la que cual­quier per­so­na pue­de de­jar un men­sa­je anó­ni­mo sin que se pue­da con­tes­tar al co­men­ta­rio o con­ti­nuar una con­ver­sa­ción.

La sim­ple ló­gi­ca de­trás de la apli­ca­ción es­ta­ba idea­da pa­ra una pre­mi­sa prác­ti­ca y útil: «Ayu­dar­te a des­cu­brir tus for­ta­le­zas en áreas de me­jo­ra me­dian­te la re­cep­ción de im­pre­sio­nes de em­plea­dos y ami­gos de una ma­ne­ra pri­va­da». Cien­tí­fi­cos del gru­po de in­ves­ti­ga­ción Sis­te­mas Elec­tró­ni­cos y Me­ca­tró­ni­ca de la Uni­ver­si­dad de Huel­va han di­se­ña­do un sen­sor que aler­ta de las ame­na­zas de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca en el fun­cio­na­mien­to del hard­wa­re de las pla­ta­for­mas ro­bó­ti­cas, es de­cir, de ata­ques que afec­tan a las par­tes fí­si­cas o ma­te­ria­les del sis­te­ma. A di­fe­ren­cia de un ata­que al soft­wa­re de un sis­te­ma in­for­má­ti­co, en el que un vi­rus es el res­pon­sa­ble del da­ño oca­sio­na­do en el dis­co du­ro y pro­vo­ca la pér­di­da de to­da la in­for­ma­ción que con­tie­ne, en un ata­que al hard­wa­re el ob­je­ti­vo es al­te­rar la ope­ra­ti­vi­dad del pro­ce­sa­dor o de cual­quier ele­men­to que afec­te al fun­cio­na­mien­to del equi­po.

El nue­vo sis­te­ma in­te­li­gen­te po­si­bi­li­ta, ade­más, que la má­qui­na re­cu­pe­re su fun­ción ori­gi­nal tras de­tec­tar el ata­que, lo­ca­li­zar­lo y anu­lar­lo. Pa­ra ello, han desa­rro­lla­do un sen­sor do­ta­do de un me­ca­nis­mo que per­mi­te res­ta­ble­cer su ac­ti­vi­dad ha­bi­tual. Tal y co­mo ex­pli­can en un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Sen­sors, los in­ves­ti­ga­do­res es­tu­dia­ron el efec­to de es­te ti­po de ata­ques en la se­ñal del re­loj de los ro­bots mó­vi­les. Es de­cir, en la par­te en­car­ga­da de sin­cro­ni­zar to­do el sis­te­ma pa­ra que ac­túe co­rrec­ta­men­te.

«En un sis­te­ma in­for­má­ti­co ba­sa­do en la compu­tación, es co­mo el me­tró­no­mo que mar­ca el tem­po pa­ra los mú­si­cos. Es­ta­ble­ce las ru­ti­nas del dis­po­si­ti­vo y mar­ca el tra­ba­jo que ca­da par­te de­be rea­li­zar», di­ce Fer­nan­do Gó­mez, au­tor del tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.