«Con Ma­ri­ló ha­bía más po­lí­ti­ca»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición -

A Sil­via Ja­to (Lu­go, 1971) so­lo le fal­ta en su cu­rrícu­lo te­le­vi­si­vo pre­sen­tar un in­for­ma­ti­vo. Des­pués de más de 25 años de­lan­te de los fo­cos, ha con­du­ci­do es­pa­cios de en­tre­te­ni­mien­to, con­cur­sos y has­ta ga­las en Telecinco, Cua­tro, An­te­na 3 o TVG. Aho­ra re­gre­sa pa­ra ha­cer­se car­go de La Ma­ña­na de TVE en sus­ti­tu­ción de Ma­ría Ca­sa­do. El pa­sa­do ve­rano ya lo ha­bía he­cho con Ma­ri­ló Mon­te­ro.

—¿Es fá­cil su­bir­se en mar­cha a es­te tren?

—Es muy com­pli­ca­do, tie­nes mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y creo que es de las co­sas más di­fí­ci­les pa­ra un pre­sen­ta­dor. Son tre­nes que ya lle­van su rit­mo, que tie­nen su ma­ne­ra de tra­ba­jo y lle­gar en po­co tiem­po y ha­cer­lo de una ma­ne­ra di­fe­ren­te no es sen­ci­llo. Hay que adap­tar­se y de­fen­der­lo a ca­pa y es­pa­da. Pe­ro en es­te ca­so es­toy con­ten­ta, sé có­mo tra­ba­ja es­te equi­po por­que ya lo co­no­cía.

—El pri­mer día ya se en­fren­tó a va­rios ca­sos di­fí­ci­les, co­mo el de Jua­na Ri­vas.

—Pe­ro na­da su­pera a lo del año pa­sa­do, fue tre­men­do. Es­tá­ba­mos en­tre el «no Go­bierno» o «sí Go­bierno», la des­apa­ri­ción de Dia­na Quer, las Olim­pia­das, el te­rre­mo­to de Ita­lia, el aten­ta­do yiha­dis­ta de Ni­za. Siem­pre he te­ni­do un pun­ti­to de in­cons­cien­cia y creo que es lo que me ayu­da a se­guir.

—¿La di­rec­ción le ha de­ja­do ha­cer cam­bios?

—Es­tás ha­cien­do una sus­ti­tu­ción y es com­pli­ca­do, no eres tam­po­co un ser in­vi­si­ble, pe­ro es di­fí­cil. En ve­rano unos van y otros en­tran y el pro­gra­ma no se va a adap­tar a ti.

—En el 2016 to­mó el tes­ti­go de Ma­ri­ló Mon­te­ro y aho­ra el de Ma­ría Ca­sa­do. ¿Son es­ti­los dis­tin­tos?

—Con Ma­ri­ló se to­ca­ban otros te­mas en la me­sa de ac­tua­li­dad, más po­lí­ti­ca, y aho­ra esos te­mas se to­can más en Los Desa­yu­nos. Tam­bién hay más co­ra­zón en es­ta nue­va eta­pa. Hay di­fe­ren­cias, por su­pues­to.

—¿Le cues­ta ser im­par­cial a la ho­ra de dar una in­for­ma­ción?

—Es­toy in­ten­tan­do man­te­ner­me en la im­par­cia­li­dad por­que es mi co­me­ti­do, pe­ro no es fá­cil ca­llar­te tus opiniones, so­bre to­do en un ca­so co­mo el de Jua­na Ri­vas. Lo que no da lu­gar a du­das es que hay que de­fen­der a las mu­je­res que su­fren el mal­tra­to y es­tar a fa­vor del bie­nes­tar de los ni­ños. Pe­ro tam­po­co te pue­des me­ter en esos pro­ce­sos, por­que no sa­bes, no eres quién pa­ra ello. En ese sen­ti­do hay que apo­yar­se en los ter­tu­lia­nos de la me­sa, un pre­sen­ta­dor se de­be li­mi­tar a con­du­cir.

—Lle­va más de dos dé­ca­das en la te­le. So­lo le fal­ta pre­sen­tar un in­for­ma­ti­vo.

— (Ri­sas) Eso lo di­je una vez de bro­ma, pe­ro es cier­to que es lo úni­co que me que­da por ha­cer en te­le­vi­sión. Me en­can­ta­ría, te lo di­go de ver­dad, pe­ro cla­ro, esa de­ci­sión no es­tá a mi al­can­ce. El reality nor­te­ame­ri­cano The Ba­che­lo­ret­te, que emi­te la ca­de­na ABC, fi­na­li­za hoy con un pro­gra­ma gra­ba­do en par­te en el ho­tel Fin­ca Los Aran­di­nos, de En­tre­na (La Rio­ja), ubi­ca­do en un es­pec­ta­cu­lar pai­sa­je de vi­ñe­dos.

Se­gún han de­ta­lla­do los res­pon­sa­bles del ho­tel, se tra­ta de un pro­gra­ma de ci­tas, en el que una chi­ca, Ra­chel Lind­say, de­be ele­gir a su pa­re­ja, des­pués de to­da una tem­po­ra­da en la que ha des­car­ta­do a di­fe­ren­tes pre­ten­dien­tes.

Así, el úl­ti­mo pro­gra­ma in­clu­ye una ci­ta con los fi­na­lis­tas en el ho­tel rio­jano. Se­gún las au­dien­cias acu­mu­la­das, se es­pe­ra que hoy vean el ca­pí­tu­lo al­re­de­dor de on­ce mi­llo­nes de per­so­nas.

En el pro­gra­ma co­la­bo­ra el Con­se­jo Re­gu­la­dor de la De­no­mi­na­ción de Ori­gen Ca­li­fi­ca­da (DOCa) Rio­ja con el ob­je­to de con­so­li­dar la mar­ca en el mer­ca­do ame­ri­cano.

TVE

Ja­to ase­gu­ra que en oca­sio­nes le cues­ta ca­llar sus opiniones.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.