Ga­li­cia se que­da sin la Agen­cia del Me­di­ca­men­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - DI­REC­CIÓN. Av. da Pren­sa, 84 y 85. Sa­bón, 15143 Ar­tei­xo

La Voz de Ga­li­cia nos man­tie­ne in­for­ma­dos de los gran­des in­ves­ti­ga­do­res, en to­dos los cam­pos, con que cuen­ta nues­tra co­mu­ni­dad. Con es­te po­ten­cial hu­mano de pri­mer or­den se hi­zo la so­li­ci­tud pa­ra que la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to vi­nie­ra a Ga­li­cia. Pe­ro el pa­sa­do día 1 lee­mos que Es­pa­ña for­ma­li­zó la can­di­da­tu­ra de Barcelona pa­ra ser la nue­va se­de de la agen­cia.

No sal­go de mi asom­bro al pen­sar que ha­yan nom­bra­do a Barcelona como can­di­da­ta, pues, o los Go­bier­nos tie­nen un as en la man­ga, y ya sa­ben có­mo fi­na­li­za­rá el con­flic­to ca­ta­lán, co­sa que los ciu­da­da­nos ig­no­ra­mos, o bien es una in­con­gruen­cia nom­brar como can­di­da­ta una se­de que pue­de, den­tro de unos me­ses, no per­te­ne­cer a la UE.

Un nue­vo de­sen­can­to. Des­gra­cia­da­men­te, los ga­lle­gos es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Sin ir más le­jos, ahí es­tá el AVE que, en teo­ría, te­nía que fi­na­li­zar­se en el 2012, y se­gui­mos alar­gan­do pla­zos. Ha­ce unos años, po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes se mo­fa­ban de no­so­tros por pre­ten­der que lle­ga­ra el AVE a Ga­li­cia. Des­de ese día no vol­vió a en­trar un so­lo pro­duc­to ca­ta­lán en mi ca­sa.

¿Qué pue­do ha­cer como ciu­da­da­na? So­lo me que­da el re­cur­so del vo­to. A día de hoy no sé a quién vo­ta­ré en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Pe­ro sí ten­go cla­ro a quién no vo­ta­ré. MAR­GA­RI­TA MANEIRO.

Al Go­bierno de Ar­tur Mas no le hi­zo nin­gu­na gra­cia que se pu­sie­ran las ur­nas y el de­par­ta­men­to de In­te­rior en­vió a los Mos­sos d’Es­qua­dra pa­ra pa­ra­li­zar la vo­ta­ción. La po­li­cía au­to­nó­mi­ca ca­ta­la­na re­qui­só ur­nas, hu­bo 500 iden­ti­fi­ca­dos y diez per­so­nas fueron de­nun­cia­das por desobe­dien­cia.

Lo que ocu­rrió en­ton­ces es la de­mos­tra­ción pal­pa­ble del ci­nis­mo del in­ven­to del «de­re­cho a de­ci­dir», so­lo pa­ra lo que in­tere­sa a los di­ri­gen­tes ca­ta­la­nes. Tras sus gran­di­lo­cuen­tes fra­ses siem­pre re­ple­tas de la pa­la­bra de­mo­cra­cia, es­tá la ley del em­bu­do. Re­sul­ta que pa­ra que la gen­te ex­pre­se su opi­nión so­bre cues­tio­nes so­cia­les, no se pue­den po­ner ur­nas. Pe­ro pa­ra que la cla­se di­ri­gen­te ca­ta­la­na ten­ga un es­ta­di­to don­de lo con­tro­len to­do y el 3 % pue­da que­dar im­pu­ne, sí. ¿Y aún hay gen­te de iz­quier­das que les ha­ce el jue­go? AN­TO­NIO

NÚ­ÑEZ IGLE­SIAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.