La di­rec­ción de Po­de­mos acu­sa de men­ti­ro­so a Fa­chín, que ase­gu­ra que Igle­sias le pi­dió la di­mi­sión

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

Al­bino Dan­te Fa­chín, se­cre­ta­rio de Po­dem, es­tá en­fren­ta­do con Igle­sias pa­ra re­no­var, si así lo desea la mi­li­tan­cia, la eje­cu­ti­va ca­ta­la­na. Es­to es lo que se hi­zo en Mur­cia, don­de el an­te­rior se­cre­ta­rio ge­ne­ral re­afir­mó el car­go al ser el más vo­ta­do, des­ta­có Eche­ni­que.

Las re­la­cio­nes en­tre Igle­sias y Dan­te Fa­chín, pró­xi­mo a la co­rrien­te an­ti­ca­pi­ta­lis­ta, nun­ca han re­sul­ta­do sen­ci­llas y la po­si­ción del par­ti­do en torno a qué po­si­ción adop­tar con los co­mu­nes que li­de­ra la al­cal­de­sa de Barcelona Ada Co­lau y so­bre el re­fe­ren­do se­ce­sio­nis­ta han ter­mi­na­do por rom­per­las.

El di­ri­gen­te ca­ta­lán ha lle­va­do la con­tra­ria a Ma­drid al re­cha­zar in­te­grar­se en el par­ti­do de la al­cal­de­sa de Barcelona y apo­yar la par­ti­ci­pa­ción el 1 de oc­tu­bre. Aún así ce­dió y con­vo­có una con­sul­ta in­ter­na pa­ra que la mi­li­tan­cia de­ci­da so­bre es­tas cues­tio­nes. El re­sul­ta­do de esa vo­ta­ción, que se ce­le­bra­rá en sep­tiem­bre, de­can­ta­rá la ba­lan­za a uno u otro la­do. Sin pre­ce­den­tes. Ceu­ta, acos­tum­bra­da a las vio­la­cio­nes de su va­lla fron­te­ri­za en sal­tos ma­si­vos de cen­te­na­res de in­mi­gran­tes, des­per­tó ayer con­mo­cio­na­da. No por la en­ver­ga­du­ra del nue­vo asal­to pe­ri­me­tral —fueron 186 los sub­saha­ria­nos que en­tra­ron a la ciu­dad, una olea­da de ta­ma­ño me­dio com­pa­ra­da con otras an­te­rio­res— sino por la nue­va me­to­do­lo­gía. El gru­po de sub­saha­ria­nos di­rec­ta­men­te for­zó su en­tra­da por el pa­so fron­te­ri­zo de El Ta­ra­jal y pe­ne­tró a la ca­rre­ra en la ciu­dad au­tó­no­ma, des­bor­dan­do por com­ple­to al pe­que­ño con­tin­gen­te de Po­li­cía Na­cio­nal que es­ta­ba en el pa­so fron­te­ri­zo, ajeno a to­do, y que no tu­vo si­quie­ra tiem­po pa­ra ce­rrar la ver­ja que se­pa­ra Es­pa­ña y Ma­rrue­cos. La en­tra­da ma­si­va de ayer se de­be a un error de coor­di­na­ción en­tre las fuer­zas de se­gu­ri­dad ma­rro­quíes y los ser­vi­cios de la Guar­dia Ci­vil, a los que se avi­só erró­nea­men­te de que el con­tin­gen­te que fi­nal­men­te en­tró por El Ta­ra­jal es­ta­ba en otro lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.