Co­rea del Nor­te re­cru­de­ce sus ame­na­zas tras las san­cio­nes

Pe­kín se com­pro­me­te a apli­car la pre­sión eco­nó­mi­ca al 100 %

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - SA­RA R. ES­TE­LLA

A la es­pe­ra de sa­ber si las du­ras san­cio­nes apro­ba­das por la ONU a Co­rea del Nor­te fre­na­rán su am­bi­ción nu­clear, lo que ya se sa­be es que no han ser­vi­do pa­ra re­ba­jar el tono de sus desafíos. Vein­ti­cua­tro ho­ras des­pués de ame­na­zar con su­mer­gir a EE.UU. en «un mar de fue­go» afir­mó que no va a re­nun­ciar a su ar­se­nal nu­clear y que las re­pre­sa­lias con­tra Was­hing­ton se­rán «mil ve­ces» más du­ras en res­pues­ta a las es­tric­tas me­di­das de pre­sión apro­ba­das por una­ni­mi­dad por el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad.

El men­sa­je desafian­te lo hi­zo pú­bli­co pri­me­ro la agen­cia ofi­cial de no­ti­cias nor­co­rea­na KCNA, que ca­li­fi­có las san­cio­nes de «vio­la­ción vio­len­ta» de su so­be­ra­nía. Ho­ras des­pués era el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res nor­co­reano, Ri Yong-Ho re­pe­tía es­te mis­mo men­sa­je en Ma­ni­la, en el fo­ro de se­gu­ri­dad re­gio­nal de la Aso­cia­ción de Na­cio­nes del Su­des­te Asiá­ti­co (ASEAN) al que tam­bién han acu­di­do Chi­na, Co­rea del Sur y Es­ta­dos Uni­dos en­tre otros. La ten­sión en torno a Co­rea del Nor­te ha si­do el te­ma prin­ci­pal de es­ta cum­bre cu­yo úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do re­pro­bó a Piong­yang por su pro­gra­ma nu­clear y ba­lís­ti­co.

Ais­la­mien­to eco­nó­mi­co

La con­tun­den­te re­so­lu­ción de la ONU es la res­pues­ta a las dos úl­ti­mas prue­bas de mi­si­les en las que el ré­gi­men de Kim Jong-un lo­gró pro­bar dos pro­yec­ti­les in­ter­con­ti­nen­ta­les ca­paz de al­can­zar te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se. La re­so­lu­ción apro­ba­da el sá­ba­do ve­ta la ex­por­ta­cio­nes nor­co­rea­nas de car­bón, hie­rro, plo­mo y ma­ris­cos, en­tre otras me­di­das, pa­ra re­du­cir en unos mil mi­llo­nes de dó­la­res los in­gre­sos del país.

El cum­pli­mien­to de es­tas nue­vas me­di­das de pre­sión de­pen­de­rá de la dis­po­si­ción de Pe­kín, el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de Piong­yang que sin em­bar­go ha apo­ya­do es­ta nue­va pe­na­li­za­ción. «Chi­na apli­ca­rá se­gu­ro la nue­va re­so­lu­ción al 100 % y de for­ma es­tric­ta», de­cla­ró ayer el ti­tu­lar de Ex­te­rio­res chino, Wang Yi, en una com­pa­re­cen­cia an­te la pren­sa al mar­gen de la cum­bre de Ma­ni­la.

En los úl­ti­mos años la po­si­ción de Chi­na ha des­per­ta­do du­das de si real­men­te apli­ca­ba las san­cio­nes que ha­bía apro­ba­do. De mo­men­to, la reac­ción de Pe­kín, des­tino del 90 % de las ex­por­ta­cio­nes nor­co­rea­nas, ha si­do más con­tun­den­te que en oca­sio­nes an­te­rio­res. Una op­ción pro­ba­ble es que ce­se las ex­por­ta­cio­nes de los pro­duc­tos ve­ta­dos por las Na­cio­nes Uni­das y com­pen­se esa pér­di­da con la im­por­ta­ción de otros pro­duc­tos no ve­ta­dos. Eso ex­pli­ca, por ejem­plo, que en el pri­mer se­mes­tre del 2017 el co­mer­cio en­tre am­bos paí­ses au­men­ta­ra un 10 % a pe­sar de que las ex­por­ta­cio­nes de car­bón se hun­die­ron un 75 %. El cor­to pe­río­do de lu­na de miel de Em­ma­nuel Ma­cron en el Elí­seo ha lle­ga­do un abrup­to fin. A la im­po­pu­la­ri­dad de los re­cor­tes se le su­ma un nue­vo fren­te de ba­ta­lla: la crea­ción del es­ta­tus de pri­me­ra da­ma pa­ra su es­po­sa, Bri­git­te Ma­cron. Su in­fluen­cia en el pre­si­den­te no es un se­cre­to. Nun­ca an­tes la pa­re­ja de un can­di­da­to es­tu­vo tan pre­sen­te en una cam­pa­ña elec­to­ral. La ex­pro­fe­so­ra de 64 años asis­tió a sus más im­por­tan­tes mí­ti­nes y des­pla­za­mien­tos no so­lo como acom­pa­ñan­te, sino como la per­so­na en­car­ga­da de re­leer los dis­cur­sos del fu­tu­ro pre­si­den­te y prac­ti­car con él su lec­tu­ra. «Hay al­go en la fun­ción pre­si­den­cial que in­vo­lu­cra a la pa­re­ja; yo lo acep­to y lo veo así» con­fe­só el cen­tris­ta tres días an­tes de ser ele­gi­do.

No obs­tan­te, mu­chos fran­ce­ses no com­par­ten la vi­sión de Ma­cron. Una pe­ti­ción en In­ter­net en con­tra de su pro­me­sa elec­to­ral ya ama­sa 210.000 fir­mas, de­fen­dien­do la in­com­pa­ti­bi­li­dad del pues­to con las me­di­das an­ti­ne­po­tis­mo que quie­re ins­tau­rar con su ley de mo­ra­li­za­ción de la vi­da pú­bli­ca, es­pe­cial­men­te des­pués del ca­so Fi­llon. «No hay nin­gu­na razón por la que la es­po­sa del je­fe de Es­ta­do pue­da ob­te­ner un pre­su­pues­to de fon­dos pú­bli­cos. Bri­git­te Ma­cron dis­po­ne ac­tual­men­te de un equi­po de dos o tres co­la­bo­ra­do­res, así como de dos se­cre­ta­rios y dos agen­tes de se­gu­ri­dad, por lo que es su­fi­cien­te» lee la pe­ti­ción, im­pul­sa­da por Thierry Paul Va­let­te, ar­tis­ta y fun­da­dor del mo­vi­mien­to Igual­dad Na­cio­nal.

El con­cep­to es­ta­dou­ni­den­se de pri­me­ra da­ma es di­fí­cil de im­por­tar en Fran­cia, un país en el que la fron­te­ra en­tre la vi­da pri­va­da y la vi­da pú­bli­ca no so­lo es mar­ca­da sino que, ade­más, es­tá mal vis­to fran­quear­la.

Bri­git­te Ma­cron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.