Un ata­que de pio­jos de mar cau­sa una gra­ve he­mo­rra­gia a un jo­ven aus­tra­liano

La es­pe­cie es abun­dan­te en las pla­yas ga­lle­gas, pe­ro aquí es «to­tal­men­te inofen­si­va»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - R. ROMAR

Sam Ka­ni­zay sa­lió del mar cu­bier­to de san­gre. Fluía in­ce­san­te­men­te por sus dos pier­nas, aun­que cuan­do es­ta­ba en el agua no ha­bía ad­ver­ti­do na­da ra­ro. Co­rrió a ca­sa, don­de su pa­dre lo aten­dió en un pri­mer mo­men­to sin que pu­die­se cor­tar la he­mo­rra­gia. San­gra­ba po­co a po­co, pe­ro sin pa­rar, por lo que los mé­di­cos que lo in­ter­vi­nie­ron pos­te­rior­men­te tar­da­ron va­rias ho­ras en con­tro­lar la si­tua­ción. Te­nía mi­les de pe­que­ños mor­dis­cos del ta­ma­ño del pin­cha­zo de un al­fi­ler. Lo que le ocu­rrió al jo­ven aus­tra­liano de 16 años en la pla­ya Vic­to­ria, en Mel­bour­ne, aún si­gue sien­do un mis­te­rio, pe­ro to­do apun­ta a que su­frió el ata­que de mi­núscu­los crus­tá­ceos isó­po­dos co­no­ci­dos como pio­jos de mar. No es la pri­me­ra vez que se do­cu­men­ta un su­ce­so de es­te ti­po en aguas tro­pi­ca­les, pe­ro nun­ca has­ta aho­ra ha­bía al­can­za­do una mag­ni­tud se­me­jan­te. «Pa­re­cían cien­tos de agu­je­ros de al­fi­ler o pi­ca­du­ras dis­tri­bui­das por mis to­bi­llos y mis pies», ex­pli­có Sam a una ra­dio lo­cal. «Era como una he­ri­da de gue­rra, como un ata­que de gra­na­das. Fue real­men­te san­grien­to», aña­dió su pa­dre, Ja­rrod Ka­ni­zay, a la BBC.

Cuan­do los mé­di­cos lo aten­die­ron no su­pie­ron ex­pli­car lo que ha­bía pa­sa­do. Fue en­ton­ces cuan­do su pa­dre de­ci­dió re­gre­sar a la pla­ya pa­ra es­cla­re­cer lo su­ce­di­do. Ti­ró al mar un tro­zo de car­ne en­vuel­to en una red y al po­co ra­to los pio­jos se lan­za­ron a de­vo­rar­la. Juan Ju­noy, zoó­lo­go ma­rino de la Uni­ver­si­dad de Alcalá y uno de los ma­yo­res des­cu­bri­do­res de gu­sa­nos en aguas de Ga­li­cia, tam­bién cree, al igual que va­rios ex­per­tos aus­tra­lia­nos, y des­pués de ob­ser­var las imá­ge­nes, que el jo­ven pu­do ha­ber si­do ob­je­to de un ata­que de lo que en Ga­li­cia se co­no­cen como ca­rra­chos. «No mi­den más de uno, dos o tres cen­tí­me­tros, pe­ro ata­can como pi­ra­ñas. No lo ha­ce uno so­lo, sino en for­ma de en­jam­bre», ex­pli­ca. Ad­vier­te, sin em­bar­go, que el he­cho de que muer­dan a hu­ma­nos es al­go to­tal­men­te ex­cep­cio­nal. «El cha­val —di­ce— de­bía te­ner al­gu­na he­ri­da, por­que so­lo co­men pe­ces o ani­ma­les muer­tos en des­com­po­si­ción».

Es lo que los pio­jos ma­ri­nos sue­len ha­cer en las pla­yas de Ga­li­cia, don­de su pre­sen­cia es ha­bi­tual sin que ha­yan cau­sa­do nin­gún pro­ble­ma. Son, de he­cho, una es­pe­cie ca­rro­ñe­ra que tie­ne, en cier­to mo­do, una la­bor im­por­tan­te en la lim­pie­za de los or­ga­nis­mos en des­com­po­si­ción que se en­cuen­tran en los are­na­les.

«Es inofen­si­va en Ga­li­cia»

«Es una es­pe­cie muy abun­dan­te en las pla­yas de Ga­li­cia, pe­ro to­tal­men­te inofen­si­va pa­ra no­so­tros. No tie­nen nin­gún pe­li­gro», ad­vier­te Ju­noy. Es­te ti­po de mi­núscu­los crus­tá­ceos de las fa­mi­lias Cy­mot­hoi­dae o Cy­ro­la­mi­dae, pa­ra­si­ta­rios de pe­ces y cu­ya pre­sen­cia tam­bién es muy co­mún en las cos­tas eu­ro­peas, mi­den ape­nas unos mi­lí­me­tros, por lo que no su­po­nen nin­gún ries­go. En Aus­tra­lia, en cam­bio, son de ma­yor ta­ma­ño, por lo que sí pue­den te­ner la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar pe­que­ñas mor­di­das a los ba­ñis­tas, aun­que de for­ma muy ex­cep­cio­nal.

Jeff Weir, bió­lo­go del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Del­fi­nes en Has­tings, tam­bién es lo que cree que el su­ce­so ocu­rri­do en Aus­tra­lia se de­bió a los pio­jos de mar, aun­que pre­ci­sa que has­ta aho­ra nun­ca ha­bían pro­vo­ca­do he­mo­rra­gias de es­te ti­po. Alis­tair Poo­re, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Nue­va Ga­les, del Sur, tam­bién ex­pli­có al dia­rio The Guar­dian que lo ocu­rri­do fue un ata­que ma­si­vo de crus­tá­ceos isó­po­dos.

Pe­ro no to­dos los ex­per­tos es­tán de acuer­do. Hay quien cree que el ata­que pu­do pro­ce­der de lar­vas de me­du­sa o de pul­gas de mar. Se­ría, tam­bién, al­go ab­so­lu­ta­men­te ex­cep­cio­nal. To­dos, en cam­bio, coin­ci­den en un pun­to: no hay razón pa­ra la alar­ma.

JA­RROD KA­NI­ZAY

Mor­de­du­ras como la pi­ca­du­ra de un

al­fi­ler. El jo­ven —foto su­pe­rior— tu­vo que ser aten­di­do en el hos­pi­tal pa­ra po­der de­te­ner la he­mo­rra­gia pro­vo­ca­da por las pe­que­ñas mor­de­du­ras de los crus­tá­ceos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.