Un pon­te­ve­drés, al la­do de Ty­rion en el cuar­to ca­pí­tu­lo de «Jue­go de Tro­nos»

Ro­dó en Ex­tre­ma­du­ra ca­rac­te­ri­za­do como un «doth­ra­ki» y aho­ra apa­re­ció en pan­ta­lla

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - MA­RÍA HERMIDA

Ima­gí­nen­se el cua­dro. Me­dio mun­do pen­dien­te de que ayer, bien de ma­dru­ga­da por HBO bien por la no­che a tra­vés de dis­tin­tos ca­na­les, pu­die­se ver­se por fin el cuar­to ca­pí­tu­lo de Jue­go de Tro­nos pa­ra sa­ber qué ocu­rre con esa tra­ma de fan­ta­sía me­die­val y fa­ma pla­ne­ta­ria, y en Pon­te­ve­dra, fren­te el te­le­vi­sor en ple­na ma­dru­ga­da, una mu­jer lla­ma­da Mar­ga Pa­zos si­guien­do al de­ta­lle la emi­sión en ver­sión ori­gi­nal, sin per­der­se un so­lo se­gun­do, pe­ro sin im­por­tan­te lo más mí­ni­mo el ar­gu­men­to ni las ba­ta­llas épi­cas de los pro­ta­go­nis­tas. ¿Qué ha­cía ella, pe­ga­da a la pe­que­ña pan­ta­lla a las cua­tro de la ma­dru­ga­da, si no sa­be na­da de Jon Nie­ve y Dae­nerys Tar­gar­yen? A ella úni­ca­men­te le im­por­ta­ba que an­te sus ojos apa­re­cie­se To­más To­rres, que es su hi­jo y que ha­ce unos me­ses ro­dó va­rios ca­pí­tu­los de Jue­go de tro­nos en Ex­tre­ma­du­ra, ca­rac­te­ri­za­do como un doth­ra­ki. Pa­sa­ban los mi­nu­tos y Mar­ga, a la que un spoi­ler le ha­bía so­pla­do que el cuar­to era el ca­pí­tu­lo en el que se ve­ría a To­más, no to­pa­ba a su hi­jo en­tre tan­to per­so­na­je. Pe­ro, al fin, sa­lió. La emo­ción que sin­tió Mar­ga fue tal que ayer ape­nas po­día re­su­mir­lo: «No llo­ré, pe­ro me emo­cio­né mu­cho, so­bre to­do pen­san­do en lo que su­pu­so pa­ra él una opor­tu­ni­dad así. Y eso que él lo to­ma con mu­cha tran­qui­li­dad».

Efec­ti­va­men­te, tal y como con­ta­ba su ma­dre, To­más se to­ma- ba ayer las co­sas con tran­qui­li­dad ab­so­lu­ta. En reali­dad, no es que es­tu­vie­se ayer tran­qui­lo. Es que él es tran­qui­lo y se­reno. Por eso se lo to­mó con cal­ma cuan­do, ha­ce me­ses, mien­tras dis­fru­ta­ba en un fes­ti­val con su no­via, un res­pon­sa­ble de la se­rie Jue­go de tro­nos se le acer­có y, sin ha­cer­le prue­bas ni na­da que se le pa­rez­ca, le di­jo que se su­ma­se al ro­da­je, que su bar­ba y su me­le­na bien lo con­ver­tían en un doth­ra­ki —a él no lle­ga­ron a po­ner­le pos­ti­zos, sa­le con su pro­pio pe­lo—. Tam­po­co se pu­so ner­vio­so en ple­na gra­ba­ción, cuan­do su­dó la ca­mi­se­ta por los mon­tes ex­tre­me­ños. Eso sí, días des­pués se mos­tra­ba encantado y sor­pren­di­do con to­do lo que mue­ve la se­rie y con la pi­ña que ha­bía he­cho con los otros fi­gu­ran­tes.

To­da­vía no se ha­bía vis­to

Ayer, en su gran día, él no hi­zo lo mis­mo que su ma­dre. Sa­bía que a las cua­tro de la ma­dru­ga­da po­dría ver­se ya por HBO, pe­ro de­ci­dió que el des­can­so era lo pri­me­ro: «Yo me le­van­to a las seis de la ma­ña­na pa­ra tra­ba­jar, así que no lo vi to­da­vía», se­ña­la­ba ayer por la tar­de des­de el ne­go­cio que com­par­te con su pro­ge­ni­to­ra, una ase­so­ría gas­tro­nó­mi­ca. «La ver­dad es que no es­ta­ba ner­vio­so ni na­da, pe­ro aho­ra como me lle­van to­do el día lle­gan­do men­sa­jes y pan­ta­lla­zos de ami­gos que me vie­ron pues sí que ten­go ga­nas ya de sen­tar­me fren­te a la tele. De es­ta no­che [en alu­sión a ayer a la no­che] no pa­sa, cla­ro que me ha­ce ilu­sión ver­me».

A To­más le pi­die­ron con­fi­den­cia­li­dad so­bre la se­rie. Y si­gue sien­do una tum­ba. Su ma­dre so­pla­ba ayer que va a apa­re­cer en más ca­pí­tu­los, en la gran gue­rra de la se­rie de fa­ma mun­dial.

El pon­te­ve­drés To­más To­rres, se­gun­do por la de­re­cha, no pre­ci­só ca­rac­te­ri­za­ción y lu­ce su pro­pio pe­lo y bar­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.