De­te­ni­das cua­tro per­so­nas por mal­tra­tar y arrui­nar a un an­ciano en Vi­go

El pensionista era cas­ti­ga­do por su no­via sin co­mer va­rios días y so­lo re­ci­bía pan y agua

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - E. V. PI­TA

La Guar­dia Ci­vil de Tui ha de­te­ni­do a una di­vor­cia­da de 65 años que, su­pues­ta­men­te, se­du­jo a un ju­bi­la­do de 68 años y ve­cino de O Bai­xo Mi­ño, al que co­no­ció en el 2014 en una dis­co­te­ca, pa­ra sa­quear 160.000 eu­ros de sus cuen­tas ban­ca­rias. Du­ran­te los dos años de re­la­ción sen­ti­men­tal, la mu­jer y va­rios fa­mi­lia­res es­quil­ma­ron al pensionista, que pa­de­cía una de­men­cia se­nil agra­va­da. Su pa­re­ja de con­ve­nien­cia, al pa­re­cer, lo ve­ja­ba y mal­tra­ta­ba, lo cas­ti­ga­ba sin co­mer y re­ti­ra­ba di­ne­ro de sus cuen­tas, don­de le in­gre­sa­ban la pen­sión. Ella ma­ne­ja­ba las cuen­tas por­que él las pu­so a nom­bre de los dos, de for­ma que la co­ti­tu­lar po­día trans­fe­rir di­ne­ro a otras cuen­tas, con­tra­tar mi­cro­cré­di­tos con fi­nan­cie­ras y que­dar­se con in­dem­ni­za­cio­nes.

Al ca­bo de un tiem­po, el pensionista que­dó arrui­na­do y tu- vo que vi­vir ca­si en la in­di­gen­cia. Aca­bó in­gre­sa­do en un ge­riá­tri­co de Pon­te­ve­dra de­bi­do a su mal es­ta­do fí­si­co y psí­qui­co. Su hi­jo fue el que acu­dió al cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil a de­nun­ciar los abu­sos a los que ha­bía si­do so­me­ti­do su pa­dre.

Los agen­tes ave­ri­gua­ron que la mu­jer ac­tua­ba en com­pli­ci­dad con su ex­ma­ri­do, dos hi­jos y, se­gún se es­tá in­ves­ti­ga­dos, un nieto (que es­té en pri­sión por otro de­li­to) y la no­via de es­te. Los cua­tro pri­me­ros han si­do de­te­ni­dos co­mo su­pues­tos au­to­res de un de­li­to con­tra la in­te­gri­dad mo­ral y apro­pia­ción in­de­bi­da.

El clan de su pa­re­ja lo te­nía to­tal­men­te con­tro­la­do e in­clu­so apli­ca­ba la vio­len­cia fí­si­ca y psí­qui­ca con su mu­jer. Los agen­tes en­con­tra­ron tes­ti­mo­nios de que el hom­bre su­fría cas­ti­gos que le im­pe­dían co­mer du­ran­te va­rios días, en los que so­lo po­día in­ge­rir pan y agua. In­clu­so le lle­ga­ron a rom­per las ga­fas de lec­tu­ra pa­ra evitar que le­ye­se los do­cu­men­tos que te­nía que fir­mar.

La Guar­dia Ci­vil cree que el ju­bi­la­do ca­yó en las ga­rras de una mu­jer que lo te­nía to­tal­men­te anu­la­do y a su mer­ced. Ca­li­fi­can la re­la­ción de «trau­má­ti­ca» pa­ra el hom­bre por­que re­ci­bía ma­los tra­tos y ve­ja­cio­nes, tan­to de la de­te­ni­da co­mo de su en­torno más pró­xi­mo. La víc­ti­ma aguan­ta­ba por­que ella te­nía su­fi­cien­te po­der de se­duc­ción pa­ra apo­de­rar­se del pa­tri­mo­nio. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, usa­ba en­ga­ños y ar­ti­ma­ñas pa­ra que­dar­se in­clu­so con la in­dem­ni­za­ción de las pó­li­zas de se­gu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.