¿Quién ma­tó al co­men­da­dor?

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - MA­RÍA XO­SÉ PORTEIRO

La ac­ti­tud de Juana Rivas, des­apa­re­ci­da de es­ce­na con sus dos hi­jos me­no­res pa­ra no te­ner que en­tre­gar­los a su pa­dre, Fran­ces­co Ar­cu­ri, ha en­con­tra­do la com­pren­sión y la com­pli­ci­dad de mu­chí­si­mas mu­je­res que he­mos de­ci­di­do col­gar en los mu­ros vir­tua­les de las re­des el anun­cio de que es­tá en nues­tras ca­sas, es de­cir, en nuestros co­ra­zo­nes. Tam­bién lo han he­cho mu­chos hom­bres, que ca­da vez más se su­man a la lu­cha con­tra las vio­len­cias ma­chis­tas. Pe­ro, to­do uni­do, si­gue sien­do in­su­fi­cien­te pa­ra re­mo­ver es­truc­tu­ras tan fir­mes y an­cla­das, au­tén­ti­cos ci­mien­tos de una so­cie­dad pa­triar­cal, dis­cri­mi­na­to­ria y vio­len­ta. To­da­vía los ba­ró­me­tros del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas si­túan por de­ba­jo del 2 % el in­di­ca­dor de preo­cu­pa­ción so­cial por las muer­tes de mu­je­res, que ca­da año van su­man­do más víc­ti­mas que el te­rro­ris­mo de cual­quier otro ape­lli­do más so­no­ro y ha­bi­tual que el ma­chis­ta. Tal vez el ca­so de Juana so­mos

to­das es­té mar­can­do un cambio de ten­den­cia. Y es ver­dad que en es­te ca­so no ha ha­bi­do muer­te, afor­tu­na­da­men­te, a sa­bien­das de que Juana Rivas bus­ca pre­ci­sa­men­te la pro­tec­ción fí­si­ca, psí­qui­ca y emo­cio­nal de ella y de sus hi­jos, pe­ro so­bran escenas que da­ñan la me­mo­ria, co­mo la bar­ba­rie del cri­men de Mo­ra­ña —pa­dre, hi­jas, sie­rra me­cá­ni­ca y ma­dre cas­ti­ga­da con una bru­ta­li­dad inima­gi­na­ble— y ca­si mil mu­je­res ase­si­na­das en una dé­ca­da.

Sin em­bar­go, tal vez esa ima­gen de una ma­dre que ale­ja a sus hi­jos de un pa­dre vio­len­to y aca­ba re­sul­tan­do per­se­gui­da por la pro­pia Jus­ti­cia an­te la que pi­dió am­pa­ro es­té re­sul­tan­do más di­fí­cil de di­ge­rir, por­que es el pro­pio sis­te­ma ju­di­cial el que, apa­ren­te­men­te, cas­ti­ga a la par­te más dé­bil, que se yer­gue co­mo sím­bo­lo de to­das las víc­ti­mas an­te­rio­res y fu­tu­ras. Es po­si­ble que es­te­mos asis­tien­do al ini­cio de un cambio de ac­ti­tud y pers­pec­ti­va so­cial, que bue­na fal­ta ha­ce.

Re­cien­te­men­te, en el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio del ase­si­na­to de Mi­guel Án­gel Blan­co, se re­cor­da­ba la sin­gu­la­ri­dad de su muer­te a ma­nos de ETA co­mo el pun­to de gi­ro dra­má­ti­co a par­tir del cual la mo­vi­li­za­ción so­cial res­pon­dió ma­si­va­men­te a la pro­vo­ca­ción te­rro­ris­ta. Hu­bo muer­tos an­tes y des­pués, pe­ro na­die du­da de que Blan­co mar­có un pun­to de in­fle­xión.

Juana Rivas —y su ac­ti­tud de re­bel­día— ha si­do com­pren­di­da y apo­ya­da des­de el con­ven­ci­mien­to de que cual­quie­ra ha­ría lo mis­mo en su lu­gar. Esta no­ve­dad en la reac­ción so­cial re­pre­sen­ta bien lo que Mar­ce­la La­gar­de ex­pli­ca­ba co­mo con­cep­to de so­ro­ri­dad: la her­man­dad en­tre se­me­jan­tes, en es­te ca­so mu­je­res, que su­fren por ser­lo.

La in­di­fe­ren­cia o la nor­ma­li­za­ción de la vio­len­cia ma­chis­ta pro­du­ce una muer­te so­cial que se to­le­ra por el me­ro he­cho de no com­ba­tir­la. Si no es­ta­mos del la­do de Juana, nos sen­ti­mos cóm­pli­ces con un sis­te­ma en el que so­mos vul­ne­ra­bles y es­ta­mos mal pro­te­gi­das. La res­pues­ta a la pre­gun­ta de dón­de es­tán Juana y sus hi­jos re­sue­na en nues­tra con­cien­cia, to­das a una, co­mo «¡en Fuen­teo­ve­ju­na, se­ñor!».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.