Así nos ven en los paí­ses es­can­di­na­vos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Aca­bo de re­gre­sar de un via­je por va­rios paí­ses es­can­di­na­vos, y en esos días he oí­do mu­chas opi­nio­nes so­bre nues­tro país, y tam­bién he vis­to mu­chas co­sas dig­nas de elo­gio. Lo pri­me­ro que llama a la aten­ción al lle­gar a las ciu­da­des es el ur­ba­nis­mo y el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co de los re­no­va­dos fren­tes por­tua­rios. Al­guno de ellos per­fec­ta­men­te apli­ca­ble a lo que po­dría ser el fu­tu­ro wa­ter­front co­ru­ñés, y en ge­ne­ral fór­mu­las de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble que, apli­ca­das en­tre no­so­tros, me­jo­ra­rían mu­cho la ca­li­dad de vi­da de nues­tras ciu­da­des. Unas ciu­da­des don­de los ni­ños lle­nan los es­pa­cios pú­bli­cos y don­de un ho­ra­rio la­bo­ral ra­cio­nal fa­ci­li­ta la vi­da fa­mi­liar. No fal­ta­ron si­tua­cio­nes de ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca, pe­ro en nin­gún ca­so se­me­jan­te a las que tam­bién no­so­tros em­pe­za­mos a pa­de­cer. Con ser mu­cho lo que a la vis­ta es­tá, lo más in­tere­san­te es lo que hay de­trás: la fi­lo­so­fía de vi­da sos­te­ni­ble, la edu­ca­ción más cen­tra­da en los va­lo­res que en las me­to­do­lo­gías, una éti­ca so­cial asu­mi­da por to­dos y una po­lí­ti­ca fis­cal jus­ta, don­de la ele­va­da car­ga apor­ta mu­chos be­ne­fi­cios a los ciu­da­da­nos. Es ló­gi­co, en un con­tex­to co­mo es­te, que les cues­te en­ten­der la co­rrup­ción po­lí­ti­ca y so­cial que pa­de­ce­mos en Es­pa­ña, por­que allí la men­ti­ra y el en­ga­ño es­tán so­cial­men­te pe­na­li­za­das des­de la mis­ma es­cue­la, y más aún des­de la fa­mi­lia.

Pe­ro, con to­do, so­mos un país muy bien vis­to, por­que so­mos ale­gres, te­ne­mos buen cli­ma, la gas­tro­no­mía es ex­ce­len­te y pa­re­ce­mos fe­li­ces. So­lo hay dos pe­gas: que nos ven co­mo una eco­no­mía de con­su­mo ba­sa­da en el turismo ma­si­vo, con to­das las se­cue­las que ello lle­va, y una so­cie­dad don­de la tram­pa es prác­ti­ca co­mún des­de an­ti­guo. En eso com­par­ten la idea que la pre­si­den­ta ale­ma­na ex­po­nía no ha­ce mu­cho: so­mos un país de fies­tas, el país del bo­te­llón. Por otro la­do, co­mo los ga­lle­gos, ellos tam­bién son la­bo­rio­sos, cor­dia­les, afec­tuo­sos, con no­ta­ble sen­ti­do del hu­mor, edu­ca­dos y muy res­pe­tuo­sos, pe­ro mien­tras no­so­tros es­ta­mos de­jan­do nuestros va­lo­res so­cia­les a cambio de un in­di­vi­dua­lis­mo, un he­do­nis­mo y un con­su­mis­mo exa­cer­ba­dos, ellos si­guen fir­mes en los su­yos. Y esa di­fe­ren­cia es im­por­tan­te cuan­do pen­sa­mos en cons­truir el fu­tu­ro. Al me­nos a mí me lo pa­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.