Ri­que­za y me­ta­mor­fo­sis la­bo­ral

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Se­gún nues­tro Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) los es­pa­ño­les ge­ne­ra­mos en el con­jun­to del pa­sa­do año la mis­ma ri­que­za que en el año 2007. Una ex­ce­len­te no­ti­cia des­pués de las caí­das de­ri­va­das de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca.

En esos ca­si diez años ha­bría­mos re­cu­pe­ra­do el va­lor real de lo pro­du­ci­do por nues­tra eco­no­mía, es de­cir, des­con­ta­do el efec­to de la in­fla­ción. Ge­ne­ra­mos la mis­ma ri­que­za pe­ro es ob­vio que no fue ne­ce­sa­rio el mis­mo vo­lu­men de tra­ba­jo pa­ra con­se­guir­lo.

Los da­tos de la Con­ta­bi­li­dad Na­cio­nal del INE es­ti­man que en el 2016, pa­ra con­se­guir la mis­ma pro­duc­ción que en el 2007, fue­ron ne­ce­sa­rias cua­tro mil mi­llo­nes de ho­ras de tra­ba­jo me­nos, lo que equi­va­le a que de­ja­ron de ser ne­ce­sa­rios ca­si dos mi­llo­nes y me­dio de em­pleos a tiem­po com­ple­to.

Ya en es­te pun­to se nos pre­sen­ta una pa­ra­do­ja, pues­to que acom­pa­ñan­do a se­me­jan­te aho­rro de tra­ba­jo ne­ce­sa­rio, en cómpu­to so­cial agre­ga­do, se com­prue­ba que las ho­ras tra­ba­ja­das por tér­mino me­dio por ca­da ocu­pa­do, le­jos de dis­mi­nuir, se ha­brían in­cre­men­ta­do.

Por su par­te, la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va del INE nos per­mi­te pre­ci­sar la me­ta­mor­fo­sis del tra­ba­jo que se es­tá re­gis­tran­do en Es­pa­ña. En pri­mer lu­gar, se con­fir­ma que fue­ron los ocu­pa­dos a tiem­po com­ple­to los que de­ja­ron de ser ne­ce­sa­rios, pues­to que, jus­to al con­tra­rio, los ocu­pa­dos a tiem­po par­cial se in­cre­men­ta­ron du­ran­te esos nue­ve años en ca­si un 20 %, acer­cán­do­se a los tres mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res.

De ma­ne­ra que, con me­nos tra­ba­jo to­tal y con ma­yor apor­te de los em­pleos a tiem­po par­cial, ob­te­ne­mos la mis­ma ri­que­za. Tam­bién con mu­cho em­pleo con con­tra­tos tem­po­ra­les. Se­gui­mos con mu­cho tra­ba­jo de esa na­tu­ra­le­za, a pe­sar de que aquí se con­cen­tró la des­truc­ción de em­pleo du­ran­te la cri­sis (sin­gu­lar­men­te, por ra­zo­nes ob­vias, en la cons­truc­ción). Sabemos que en los seis pri­me­ros me­ses de es­te año na­da me­nos que el 90 % de los con­tra­tos rea­li­za­dos fue­ron tem­po­ra­les.

La otra ca­ra de la mo­ne­da la te­ne­mos en el cre­cien­te nú­me­ro de pa­ra­dos y ju­bi­la­dos. Hoy te­ne­mos dos mi­llo­nes tres­cien­tos mil pa­ra­dos más que en el 2007, así co­mo un mi­llón más de pen­sio­nis­tas. Con la mis­ma ri­que­za na­cio­nal no de­bie­ra ser di­fí­cil sos­te­ner con dig­ni­dad a ese ma­yor nú­me­ro de pa­ra­dos, al no ser ne­ce­sa­rio re­mu­ne­rar a un se­me­jan­te nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res.

He­cho es­to, el pro­ble­ma aña­di­do a re­sol­ver es có­mo fi­nan­ciar las pres­ta­cio­nes de ese nue­vo mi­llón de pen­sio­nis­tas. Lle­ga­dos a es­te pun­to, la so­lu­ción pa­sa por que sea el con­jun­to de la ri­que­za na­cio­nal ge­ne­ra­da (y no las men­guan­tes nó­mi­nas de un nú­me­ro de­cre­cien­te de tra­ba­ja­do­res, ca­da vez más tem­po­ra­les y a tiem­po par­cial) la que fi­nan­cie nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes.

Un gi­ro es­pe­cial­men­te pro­ce­den­te cuan­to más 4.0, in­for­ma­ti­za­do y ro­bo­ti­za­do sea el sec­tor de ac­ti­vi­dad del que se tra­te. Pa­ra no se­guir pe­na­li­zan­do jus­to a aque­llos sec­to­res que ge­ne­ran más opor­tu­ni­da­des de em­pleo digno pa­ra nuestros pa­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.