¿Y por qué no un plus de ne­ce­dad?

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El Ayun­ta­mien­to de Pon­tea­reas apro­bó dar una gra­ti­fi­ca­ción a los tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les que cum­plan al me­nos el 90 por cien­to de la jor­na­da la­bo­ral. Una me­di­da ava­la­da por el pleno del Con­ce­llo y do­ta­da por tan­to de ben­di­cio­nes le­ga­les. ¿Por qué? Pa­ra evitar el ab­sen­tis­mo.

Hay que su­po­ner que si se lle­vó a pleno se­me­jan­te asun­to y se apro­bó es que, efec­ti­va­men­te, el ab­sen­tis­mo era un pro­ble­ma a so­lu­cio­nar. El al­cal­de, Xo­sé Re­pre­sas, del BNG, po­día ele­gir en­tre la es­tra­te­gia del pa­lo y la de la za­naho­ria. Op­tó por la se­gun­da, pre­mian­do a sus fun­cio­na­rios, in­clu­so aun­que se hu­bie­ran fu­ma­do un diez por cien­to de su jor­na­da. Re­pre­sas de­bió de pen­sar que siem­pre es me­jor pre­miar que cas­ti­gar, que in­cen­ti­van­do se con­si­guen más co­sas que re­pri­mien­do. Y que si pa­gan­do un po­co más de di­ne­ro se re­du­cen las au­sen­cias al tra­ba­jo, se ha­brá sa­li­do ga­nan­do.

El asun­to tie­ne mu­cha mi­ga. Tan­to el suel­do co­mo los in­cen­ti­vos de los tra­ba­ja­do­res del con­ce­llo pro­ce­de­rán de las ar­cas pú­bli­cas. Una par­te, fru­to de la re­cau­da­ción en el pro­pio mu­ni­ci­pio y otra pro­ce­den­te de la re­cau­da­ción en to­do el Es­ta­do. Di­ne­ro de to­dos que se­rá usa­do pa­ra pre­miar sin mé­ri­to. Se da­rá in­clu­so la pa­ra­do­ja de que los im­pues­tos de un tra­ba­ja­dor cu­ya jor­na­da ha­bi­tual ex­ce­da la que mar­ca su con­tra­to sir­van pa­ra in­cre­men­tar el suel­do de quien so­lo ha­ce el 90 % de la su­ya. En reali­dad, más que pa­ra­do­ja es un dis­pa­ra­te. Y un ro­bo. ¿Por qué una par­te de los im­pues­tos de to­dos los es­pa­ño­les ha de de­di­car­se al ab­sen­tis­mo de los fun­cio­na­ros de Pon­tea­reas? ¿Por qué una pe­que­ña par­te de los tri­bu­tos de un au­tó­no­mo que tra­ba­ja diez o do­ce ho­ras ser­vi­rá de in­cen­ti­vo a quien va­ya us­ted a sa­ber cuán­to tiem­po de­di­ca a su la­bor pro­fe­sio­nal?

Sin du­da, no es jus­to es­te in­cen­ti­vo. Ha­bla mal de quien lo po­ne, ha­bla­rá mal de quien lo re­ci­ba sin cum­plir su 100 % y, por su­pues­to, ha­bla­rá peor de quie­nes no lo re­ci­ban por­que ni si­quie­ra lle­gan al 90 %.

Pe­ro tam­bién es­tán los prin­ci­pios. Una so­cie­dad sin prin­ci­pios po­ca co­sa es. Y asu­mir el es­ca­queo con tan­ta na­tu­ra­li­dad que pre­mia­mos al que cum­ple, aun­que no sea a tiem­po com­ple­to, es de una fal­ta de va­lo­res dig­na de pue­blos con cier­ta tris­te­za mo­ral. Las obli­ga­cio­nes de­ben ser tan irre­nun­cia­bles co­mo los de­re­chos. Y si nos ol­vi­da­mos de las pri­me­ras fo­men­ta­re­mos una so­cie­dad de va­gos, ne­cios y egoís­tas en la que el plus de ne­ce­dad se­rá uni­ver­sal.

A ve­ces, so­mos tan ri­dícu­los que aca­ba­re­mos re­com­pen­san­do al po­lí­ti­co que no ro­be, al mé­di­co que atien­da a sus pa­cien­tes, al so­co­rris­ta que se­pa na­dar y al sa­cer­do­te que ame al pró­ji­mo. Y a quien no ro­be, no atien­da, no na­de y no ame, tam­bién, no va­ya a ser que se nos acu­se de dis­cri­mi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.