La Ge­ne­ra­li­tat anun­cia que des­obe­de­ce­rá al Cons­ti­tu­cio­nal

Di­ce que con­vo­ca­rá el re­fe­ren­do aun­que sea sus­pen­di­da la ley

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - AN­DER AZPIROZ

No im­por­ta lo que or­de­ne el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. La Ge­ne­ra­li­tat es­tá de­ci­di­da a co­lo­car las ur­nas el 1 de oc­tu­bre y, ade­más, esa con­sul­ta se­rá con­vo­ca­da en ba­se la ley del re­fe­ren­do, la mis­ma que el pre­si­den­te del Go­bierno pro­me­tió el lu­nes que re­cu­rri­rá en el mo­men­to de que la Me­sa del Par­la­men­to ca­ta­lán la ad­mi­ta a trá­mi­te, al­go que pre­vi­si­ble­men­te ocu­rri­rá el pró­xi­mo miér­co­les. Se­gún el con­se­je­ro de Te­rri­to­rio y Sos­te­ni­bi­li­dad, Jo­sep Rull, la nor­ma con­ta­rá con to­tal le­gi­ti­mi­dad al ema­nar de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria ca­ta­la­na. De esta for­ma, los in­de­pen­den­tis­tas co­lo­can su Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca por en­ci­ma del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y, por ex­ten­sión, de la mis­ma Car­ta Mag­na.

«Lo que ha­re­mos co­mo Go­vern es obe­de­cer una ley que ha si­do apro­ba­da por el par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña y le da­re­mos ple­na vi­gen­cia», re­su­mió el con­se­je­ro de Te­rri­to­rio en una en­tre­vis­ta. Pa­ra Rull, ig­no­rar al Cons­ti­tu­cio­nal no so­lo es una obli­ga­ción, es tam­bién una ac­ción per­fec­ta­men­te le­gí­ti­ma.

En el ar­gu­men­ta­rio de los in­de­pen­den­tis­tas, se de­fien­de el re­fe­ren­do co­mo una ope­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. El con­se­je­ro alu­dió tam­bién al de­re­cho de ex­cep­ción, que per­mi­te en su opi­nión in­cum­plir el de­re­cho es­pa­ñol al ha­ber tra­ta­do el Go­bierno ca­ta­lán de pac­tar de bue­na fe con Madrid la con­sul­ta. «El Es­ta­do se ha ne­ga­do sis­te­má­ti­ca­men­te a ha­cer lo que han he­cho Es­co­cia y Que­bec; an­te es­to pon­dre­mos las ur­nas de acuer­do con un par­la­men­to le­gí­ti­mo y de­mo­crá­ti­co que es el Par­la­ment», zan­jó Rull.

Re­cur­so

Tal y co­mo avan­zó Ra­joy tras su des­pa­cho ve­ra­nie­go con Fe­li­pe VI, una vez que la Me­sa de la Cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca ad­mi­ta a trá­mi­te la ley del re­fe­ren­do, el Go­bierno cen­tral pon­drá en mar­cha la ma­qui­na­ria del Es­ta­do. El pro­ce­so se­rá si­mi­lar al re­cur­so que se plan­teó con­tra la re­for­ma del re­gla­men­to par­la­men­ta­rio que per­mi­ti­ría la apro­ba­ción ex­prés de las le­yes de rup­tu­ra. En pri­mer lu­gar, el Eje­cu­ti­vo con­sul­ta­rá al Con­se­jo de Es­ta­do. Una vez ten­ga el dic­ta­men, se con­vo­ca­rá al Con­se­jo de Mi­nis­tros pa­ra apro­bar el en­vío de un re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, cu­yos miem­bros se re­uni­rán de ur­gen­cia pa­ra de­ci­dir si se ad­mi­te trá­mi­te, en cu­yo ca­so la de­ci­sión de la Me­sa del Par­la­men­to ca­ta­lán que­da­rá sus­pen­di­da de for­ma au­to­má­ti­ca. El Go­bierno se ha mar­ca­do un pla­zo de 72 ho­ras pa­ra com­ple­tar es­te pro­ce­so y el pro­pio Ra­joy ya ade­lan­tó la pa­sa­da se­ma­na que no des­car­ta con­vo­car un Con­se­jo de Mi­nis­tros ex­tra­or­di­na­rio pa­ra res­pon­der de in­me­dia­to a cual­quier pa­so se­ce­sio­nis­ta.

El sec­tor tu­rís­ti­co es­tá preo­cu­pa­do por la cre­cien­te ani­mad­ver­sión que esta es­tra­té­gi­ca ac­ti­vi­dad em­pie­za a cau­sar en al­gu­nos pun­tos con­cre­tos del país y cu­yo re­fle­jo más ra­di­cal se ha vis­to en los úl­ti­mos días con ata­ques ais­la­dos en el puer­to de Pal­ma de Ma­llor­ca o con­tra un au­to­bús tu­rís­ti­co en Bar­ce­lo­na por par­te de las ju­ven­tu­des de la CUP. Pa­ra ana­li­zar esta si­tua­ción, la pa­tro­nal Exceltur anun­ció ayer que ha so­li­ci­ta­do al Go­bierno que con­vo­que el Con­se­jo Es­pa­ñol de Turismo —prin­ci­pal ór­gano con­sul­ti­vo del sec­tor crea­do en el 2005— pa­ra eva­luar esta si­tua­ción así co­mo los pro­ble­mas de «ma­si­fi­ca­ción» en los cen­tros de cier­tas ciu­da­des.

A esta reunión, que nor­mal­men­te se rea­li­za una vez al año pe­ro que lle­va sin ce­le­brar­se des­de el 2014, acu­di­rían to­dos los ac­to­res im­pli­ca­dos en un sec­tor que re­pre­sen­ta el 11 % del PIB. Así, es­ta­rían des­de las tres ad­mi­nis­tra­cio­nes con com­pe­ten­cias en el área re­pre­sen­ta­das por la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias (FEMP), los con­se­je­ros au­to­nó­mi­cos del ra­mo y el Go­bierno, has­ta la pa­tro­nal o los sin­di­ca­tos. «Es ne­ce­sa­rio que to­das las par­tes im­pli­ca­das po­da­mos sen­tar­nos pa­ra eva­luar y re­fle­xio­nar so­bre qué mo­de­lo tu­rís­ti­co que­re­mos», afir­mó ayer el vi­ce­pre­si­den­te de Exceltur, Jo­sé Luis Zoreda, uno de los pro­mo­to­res del cón­cla­ve que es­tá a la es­pe­ra de la res­pues­ta del Eje­cu­ti­vo.

Zoreda ex­pli­có que los «con­de­na­bles ata­ques» que se han pro­du­ci­do con­tra al­gu­nos in­tere­ses tu­rís­ti­cos son «pun­tua­les» y re­cha­zó con­ce­der­les más re­le­van­cia pa­ra evitar «dar alas» a los gru­pos ra­di­ca­les que los per­pe­tran. En cual­quier ca­so, re­co­no­ció que es­tos al­ter­ca­dos «no fa­vo­re­cen la ima­gen de Es­pa­ña» en el ex­te­rior, aun­que re­cha­zó que ha­yan pro­vo­ca­do im­pac­to en la de­man­da tu­rís­ti­ca de los paí­ses emi­so­res. «Es­ta­mos le­jí­si­mos de que Es­pa­ña es­té aso­cia­da a la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na o con­tra el vi­si­tan­te», ex­pli­có Zoreda.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.