Diez días a os­cu­ras en un cru­ce­ro de lu­jo por te­mor a los pi­ra­tas

Los 2.000 pa­sa­je­ros del «Sea Prin­cess», en aler­ta má­xi­ma cuan­do na­ve­ga­ban por el gol­fo de Adén

La Voz de Galicia (Ourense) - - Marítima - MADRID / EU­RO­PA PRESS

Los ca­si 2.000 pa­sa­je­ros em­bar­ca­dos en el cru­ce­ro de lu­jo Sea Prin­cess pa­sa­ron diez días con las lu­ces apa­ga­das an­te la «ame­na­za real» de ser ata­ca­dos por pi­ra­tas so­ma­líes en las aguas por las que na­ve­ga­ban, se­gún pu­bli­ca el pe­rió­di­co di­gi­tal aus­tra­liano News.com. La em­bar­ca­ción rea­li­za­ba el re­co­rri­do des­de Síd­ney has­ta Du­bái, co­men­zó a atra­ve­sar el océano In­di­co, el mar Ará­bi­go, el gol­fo de Adén y el ca­nal de Suez. En­ton­ces em­pe­za­ron las nor­mas ex­tra­ñas pa­ra los pa­sa­je­ros. A los turistas, que ha­bían pa­ga­do más de 50.000 eu­ros por un via­je de 104 días en al­ta mar, se les or­de­nó apa­gar to­das las lu­ces y mú­si­ca. El Sea Prin­cess per­ma­ne­cía des­de que caía la noche en­vuel­to en la os­cu­ri­dad an­te «la ame­na­za real» de ser ata­ca­dos por pi­ra­tas, se­gún les anun­ció el ca­pi­tán a los pa­sa­je­ros a tra­vés de los al­ta­vo­ces. In­clu­so en las te­le­vi­sio­nes de las ha­bi­ta­cio­nes se emi­tían do­cu­men­ta­les so­bre la pi­ra­te­ría en al­ta mar pa­ra con­cien­ciar a los turistas so­bre lo que les po­día ocu­rrir.

Du­ran­te diez días se sus­pen­dió la mú­si­ca y no fun­cio­na­ron los clu­bes ni ba­res noc­tur­nos, se eli­mi­na­ron por com­ple­to las ac­ti­vi­da­des en cu­bier­ta y se ba­ja­ron las per­sia­nas de to­do el bar­co. Las lu­ces bri­llan­tes, que nor­mal­men­te se­ña­lan la pre­sen­cia del bar­co en el océano, se ate­nua­ron o apa­ga­ron por com­ple­to con­vir­tién­do­lo en una es­pe­cie de «na­ve fan­tas­ma».

Los pa­sa­je­ros ase­gu­ra­ron que in­clu­so se lle­gó a rea­li­zar un si­mu­la­cro de ata­que pi­ra­ta y que a ca­da uno de ellos se les asig­nó un lu­gar y co­me­ti­do en ca­so de que se pro­du­je­ra el ata­que.

El ca­pi­tán les ex­pli­có que el cru­ce­ro era ca­paz de es­ca­par de cual­quier ata­que pi­ra­ta, pe­ro que en cual­quier ca­so los ofi­cia­les es­ta­ban de guar­dia las 24 ho­ras y las man­gue­ras de in­cen­dios es­ta­ban lis­tas en la cu­bier­ta sie­te.

Des­de la com­pa­ñía ar­ma­do­ra in­for­ma­ron de que man­tie­nen to­dos los pro­ce­di­mien­tos de se­gu­ri­dad en ca­da uno de sus via­jes y que es­tas me­di­das se rea­li­zan en ca­da uno de sus bar­cos cuan­to «en­tran en zo­nas pe­li­gro­sas».

En el 2009, unos pi­ra­tas ata­ca­ron un cru­ce­ro ita­liano con más de 1.000 pa­sa­je­ros que lo­gró es­ca­par gra­cias a la de­fen­sa rea­li­za­da con ar­mas y cho­rros de agua.

El Sea Prin­cess hi­zo es­ca­la tan­to en A Co­ru­ña co­mo en Vi­go ha­ce unos diez años. En el 2006 lle­gó a la ciu­dad olí­vi­ca con 200 pa­sa­je­ros en­fer­mos de gas­tro­en­te­ri­tis, que no des­em­bar­ca­ron pa­ra no con­ta­giar a la po­bla­ción lo­cal.

M. SÁN­CHEZ

El cru­ce­ro atra­có ha­ce diez años en Vi­go y en A Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.