La odi­sea de un so­cio con mo­vi­li­dad re­du­ci­da pa­ra po­der acu­dir al Qui­no­cho

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - VI­GO / LA VOZ

C uan­do Te­re­sa Ce­rei­jo acu­dió el lu­nes a re­ti­rar su en­tra­da y la de Ja­vier Quei­ru­ga pa­ra el Tro­feo Qui­no­cho se en­con­tró con una des­agra­da­ble sor­pre­sa. Am­bos, co­mo abo­na­dos de Río, de­bían re­ti­rar in­vi­ta­cio­nes pa­ra otras gra­das al no es­tar dis­po­ni­ble la su­ya, sin em­bar­go, lo ines­pe­ra­do lle­gó cuan­do por te­ner él mo­vi­li­dad re­du­ci­da se le in­di­có a Ce­rei­jo que no po­dría asis­tir. «En las ta­qui­llas se co­mu­ni­có que so­lo ha­bía lo­ca­li­da­des dis­po­ni­bles en la gra­da de Gol y las úni­cas gra­das ac­ce­si­bles a per­so­nas en si­llas de rue­das son Río Ba­jo y Tri­bu­na Ba­ja. Al de­cír­se­le a la ta­qui­lle­ra que uno de los abo­na­dos que ne­ce­si­ta­ba re­ubi­car­se, es­tá en si­lla de rue­das, su res­pues­ta fue: ‘No pue­de ir al par­ti­do’», re­la­ta Quei­ru­ga en una car­ta abier­ta a la que el Cel­ta res­pon­dió ayer por me­dio de una em­plea­da del de­par­ta­men­to de már­ke­ting que fir­ma el es­cri­to.

En su con­tes­ta­ción, el club di­ce que su res­pues­ta fue «que el afo­ro de Tri­bu­na ba­ja se ha­bía ago­ta­do» y que se di­ri­gi­rían al de­par­ta­men­to de se­gu­ri­dad e ins­ta­la­cio­nes pa­ra dar­le una so­lu­ción a es­te pro­ble­ma. «En nin­gún mo­men­to le obli­ga­mos a re­ti­rar las en­tra­das con el asien­to de Gol ni le ne­ga­mos el ac­ce­so al es­ta­dio», re­za un es­cri­to que con­tra­di­ce la ver­sión de los in­tere­sa­dos.

Quei­ru­ga, a su vez, re­la­ta que en ta­qui­llas les co­men­ta­ron que el as­cen­sor de Tri­bu­na es­tá es­tro­pea­do, con lo que ni ha­bien­do en­tra­das dis­po­ni­bles po­dría ac­ce­der. Por eso ayer se­guía du­dan­do de si hoy po­drá ac­ce­der al par­ti­do. Pe­se a in­sis­tir en ese pun­to en sus co­mu­ni­ca­cio­nes por co­rreo elec­tró­ni­co en el día de ayer, el club no se re­fi­rió a ese as­pec­to. «To­do vie­ne por la fal­ta de pre­vi­sión y la de­ja­dez a los abo­na­dos, des­de el club. Les ha co­gi­do des­pre­ve­ni­dos, y en ta­qui­llas no reac­cio­na­ron bien por esa fal­ta de pre­vi­sión», la­men­ta.

El Cel­ta se dis­cul­pó con el abo­na­do por el tras­torno cau­sa­do y le ga­ran­ti­za po­der re­co­ger hoy sus in­vi­ta­cio­nes en las ofi­ci­nas sin ha­cer co­la. Ade­más, se in­sis­tió tan­to en ta­qui­lla co­mo en esos co­rreos elec­tró­ni­cos en res­pon­sa­bi­li­zar al Con­ce­llo de lo ocu­rri­do, as­pec­to que Quei­ru­ga re­cha­za. «Sabemos que las obras es­tán en ma­nos del Con­ce­llo. Pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad y de­fe­ren­cia ha­cia sus abo­na­dos es de us­te­des, el he­cho de ju­gar es­tos dos par­ti­dos amis­to­so y no pre­ver esta si­tua­cio­nes es tam­bién co­sa del Cel­ta y de na­die más», fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.