Una apli­ca­ción mó­vil per­mi­ti­rá co­la­bo­rar con el pro­yec­to de re­co­gi­da de mi­cro­to­po­ni­mia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

«A tec­no­lo­xía es­ta­nos axu­dan­do moi­to», ex­pli­ca el se­cre­ta­rio xe­ral de Política Lin­güís­ti­ca, Va­len­tín Gar­cía. An­tes ha­bía que uti­li­zar pla­nos com­pli­ca­dos, con di­fe­ren­tes ma­llas. O una fo­to­gra­fía aé­rea y muchas ho­ras ca­mi­nan­do con los ve­ci­nos pa­ra si­tuar en esa ima­gen ca­da uno de los to­pó­ni­mos, que des­pués se en­via­ban a una ofi­ci­na, en­car­ga­da de geo­rre­fe­ren­ciar­los. De co­lo­car­los en el si­tio exac­to. Aho­ra se­rá ca­si tan sen­ci­llo co­mo man­dar una ubi­ca­ción de What­sApp. Por­que Vi­ce­pre­si­den­cia, Política Lin­güís­ti­ca, la Real Aca­de­mia Ga­le­ga, el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dos do Te­rri­to­rio y la Am­te­ga es­tán co­la­bo­ran­do en la pues­ta en mar­cha de una apli­ca­ción mó­vil co­la­bo­ra­ti­va que per­mi­ta avan­zar en la re­co­gi­da de to­da esa mi­cro­to­po­ni­mia en pe­li­gro de des­apa­ri­ción.

¿Có­mo? Con la tec­no­lo­gía GPS. «Ago­ra imos ter du­cias de co­la­bo­ra­do­res», afir­ma Gar­cía. Ca­da mi­cro­to­pó­ni­mo, ca­da pra­do, ca­da mon­te, ca­da pie­dra, re­cu­pe­ra­rá su nombre gra­cias a una apli­ca­ción mó­vil que es­pe­ran po­ner en fun­cio­na­mien­to es­te mis­mo año. Los es­co­la­res de los cen­tros de en­se­ñan­za, las aso­cia­cio­nes de ve­ci­nos, las en­ti­da­des cul­tu­ra­les... to­dos po­drán co­la­bo­rar. «Hai xen­te que ten esa in­que­dan­za e to­da esa xen­te pre­ten­de­mos con­ver­te­la en co­la­bo­ra­do­res di­rec­tos» a tra­vés del mó­vil, la ta­ble­ta o el or­de­na­dor.

¿Avan­ces? La fia­bi­li­dad. Si la Co­mi­sión de To­po­ni­mia po­día has­ta aho­ra du­dar de un to­pó­ni­mo por­que eti­mo­ló­gi­ca­men­te no es co­rrec­to, lo que no po­dían dis­cu­tir era si la geo­rre­fe­ren­cia era la co­rrec­ta. Aho­ra es im­po­si­ble fal­sear­la, por­que el dis­po­si­ti­vo se en­car­ga au­to­má­ti­ca­men­te de mar­car el lu­gar exac­to en el que uno se ubi­ca.

Quien quie­ra par­ti­ci­par de­be­rá ha­cer­se un per­fil de usua­rio en el que se es­ta­blez­ca dón­de se es­tá rea­li­za­do la re­co­gi­da de mi­cro­to­po­ni­mia y quién la es­tá re­co­gien­do —si es un Ayun­ta­mien­to, una aso­cia­ción, un cen- tro es­co­lar...—, así co­mo un res­pon­sa­ble del trabajo pa­ra re­for­zar la fia­bi­li­dad de los da­tos.

«Nós podemos va­li­dar lin­güís­ti­ca­men­te eses to­pó­ni­mos», ex­pli­ca Vi­cen­te Fei­joo, res­pon­sa­ble del pro­yec­to de To­po­ni­mia de Ga­li­cia. Pe­ro si el to­pó­ni­mo es­tá bien ubi­ca­do o no, de­ben de­cir­lo los pro­pios ve­ci­nos. Así que si el sis­te­ma an­te­rior con­sis­tía en ir allí y con­tras­tar­lo con ellos, aho­ra se po­drán crear fo­ros en los que sean los pro­pios ha­bi­tan­tes de la zo­na los que va­li­den si la in­for­ma­ción es co­rrec­ta.

Pa­ra in­tro­du­cir el to­pó­ni­mo en el sis­te­ma hay que apor­tar la in­for­ma­ción geo­grá­fi­ca, ob­via­men­te —con­ce­llo, pa­rro­quia, al­dea—, la ti­po­lo­gía (si es una fin­ca, un mon­te, un mo­lino, un cru­cei­ro...) y có­mo se pro­nun­cia, así co­mo aña­dir al­gu­na anéc­do­ta o le­yen­da re­la­cio­na­da con el to­pó­ni­mo en cues­tión. Por­que con el nombre des­apa­re­ce tam­bién la tra­di­ción oral. Y si no se hu­bie­se re­co­gi­do la his­to­ria de la Pe­dra de Ana­mán y de ese Ro­bin Hood ga­lle­go que exis­tió en A Li­mia, o de la Co­va dos Mou­ros, o de A Pe­dra que Fa­la, o de A Co­va da Ser­pe, ese tó­tem ga­lai­co, ya se ha­brían per­di­do pa­ra siem­pre. El trabajo ur­ge, por­que muchas de esas historias so­lo es­tán en las ca­be­zas de los que ya pei­nan ca­nas.

Esas historias po­drán in­cor­po­rar­se a la fi­cha, al igual que do­cu­men­tos grá­fi­cos si es un ele­men­to de va­lor cul­tu­ral, co­mo una igle­sia, un pe­to de áni­mas o un cru­cei­ro. ¿Y des­pués? Una vez va­li­da­do por los ve­ci­nos, to­da esa in­for­ma­ción lle­ga a la Co­mi­sión de To­po­ni­mia. Y empieza el trabajo lin­güís­ti­co. Una vez va­li­da­do en la co­mi­sión, apa­re­ce­rá en el sis­te­ma.

Los ve­ci­nos va­li­da­rán si el mi­cro­to­pó­ni­mo es­tá bien ubi­ca­do en el ma­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.