Guar­daos de los pro­fe­tas de pi­ñón fijo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

La mez­cla de ve­rano, aca­de­mi­cis­mo di­le­tan­te y opo­si­ción po­pu­lis­ta cons­ti­tu­ye un in­me­jo­ra­ble cal­do de cul­ti­vo pa­ra el ca­tas­tro­fis­mo so­cial. Y por eso te­ne­mos la sen­sa­ción de vi­vir al bor­de del pre­ci­pi­cio, don­de lo po­co que fun­cio­na tie­ne gra­ba­da su fe­cha de ca­du­ci­dad. Ejem­plos: «En el año 2030 los ga­lle­gos vie­jos se co­me­rán el pre­su­pues­to sa­ni­ta­rio». «En el 2040 no se po­drán pa­gar las pen­sio­nes». «Ha­cia el 2035 el trabajo ro­bo­ti­za­do ge­ne­ra­rá enor­mes reatas de pa­ra­dos que re­co­rre­rán el mun­do can­tan­do mi­se­re­res». «En el 2045 no ha­brá ni­ños». «Los po­los se de­rri­ten, el mar nos inun­da, el CO2 nos as­fi­xia, la ener­gía se aca­ba, los re­si­duos nu­clea­res nos asa­rán a la pa­rri­lla, y en el Tea­tro Real —con Ver­di ol­vi­da­do— so­lo se es­cu­cha­rá fu­sión de fla­men­co y rap. Y los Paí­ses Bál­ti­cos ya pro­fe­ti­za­ron tam­bién la des­gra­cia ab­so­lu­ta: «Ha­cia el año 2137 na­ce­rá en Fin­lan­dia el úl­ti­mo eu­ro­peo blan­co, ru­bio y con ojos azu­les, y la vie­ja Europa pa­sa­rá a ser un país mes­ti­zo y lleno de mi­na­re­tes».

Es lo que se lla­ma pro­fe­ti­zar a pi­ñón fijo, co­mo si to­das las di­ná­mi­cas es­tu­vie­sen pre­de­ter­mi­na­das. Al­go que, a pe­sar de ser ele­men­tal y an­ti­guo, si­gue atra­yen­do a las so­cie­da­des di­gi­ta­li­za­das, que re­ci­bi­mos la in­for­ma­ción a la ve­lo­ci­dad del ra­yo, pe­ro la pro­yec­ta­mos al fu­tu­ro con me­nos ha­bi­li­dad que Isaías.

En el 2030, si so­mos es­pa­bi­la­dos, no ges­tio­na­re­mos la ve­jez tan mal co­mo aho­ra, y el do­ble de vie­jos, en­tre los que es­pe­ro en­con­trar­me, le cos­ta­re­mos al Es­ta­do me­nos de la mitad que cues­tan los de aho­ra. Ha­cia el 2040 ha­brá mi­llo­nes de ro­bots tra­ba­jan­do, se­gu­ra­men­te, en un con­tex­to de pleno em­pleo, por­que la gen­te co­bra­rá por co­sas inima­gi­na­bles. En el 2035 el dé­fi­cit de­mo­grá­fi­co de Europa se ha­brá su­pe­ra­do con in­mi­gran­tes, y unos ni­ños mo­re­ni­tos y pre­cio­sos lle­na­rán de bu­lli­cio los cas­cos his­tó­ri­cos que aho­ra ati­bo­rran los tu­ris­tas. En el año 2040 pue­de ha­ber me­nos pen­sio­nis­tas que hoy, si los nue­vos tra­ba­jos nos per­mi­ten ser ac­ti­vos más años.

La ver­dad es que es­te ti­po de ca­tas­tro­fis­mo re­pi­te co­mo las sar­di­nas: que la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud iba a des­mo­ro­nar la agri­cul­tu­ra; que las má­qui­nas iban a eli­mi­nar el em­pleo; que el au­men­to de tra­ba­ja­do­res ter­cia­rios nos iba a de­jar sin co­mi­da y sin bie­nes ma­te­ria­les de con­su­mo. Y siem­pre se pen­só que las nuevas ge­ne­ra­cio­nes eran un in­ven­to de los dio­ses pa­ra aca­bar con el mun­do per­fec­to crea­do por los sa­bios de an­tes.

Pe­ro la reali­dad es que el mun­do ac­tual so­lo tie­ne un enemi­go: el po­pu­lis­mo que se ha­ce mi­ran­do ha­cia atrás, con­si­de­ran­do que la per­fec­ción y el bie­nes­tar ya to­ca­ron te­cho, y que to­do cam­bio que no sea volver a los vie­jos mo­de­los la­bo­ra­les, sa­ni­ta­rios, edu­ca­ti­vos, eco­ló­gi­cos, es­té­ti­cos y ra­cia­les equi­va­le a sui­ci­dar­se por en­tre­gas. Cla­ro que el po­pu­lis­mo tam­bién pa­sa­rá, co­mo pa­só tan­tas ve­ces. Y el mun­do vol­ve­rá a ha­cer lo que siem­pre hi­zo: ¡pro­gre­sar!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.