Ae­na, lo pú­bli­co y la pa­tria

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - UXÍO LABARTA

En es­tas Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas ges­tio­na­das por un Go­bierno que las es­truc­tu­ra y des­pro­fe­sio­na­li­za, siem­pre hay ra­zo­nes pa­ra el so­bre­sal­to a pos­te­rio­ri. El pro­ble­ma es­tri­ba en que el le­gis­la­ti­vo le­gis­la a ve­ces con irre­fle­xión e in­tere­ses que no pro­te­gen al co­mún.

El pa­sa­do 27 de ju­lio se apro­bó en el Con­gre­so la Ley de Con­tra­tos del Sec­tor Pú­bli­co con un es­pe­ran­za­dor e inusi­ta­do con­sen­so, lo que evi­den­cia que se ha abor­da­do con se­rie­dad uno de los más se­rios pro­ble­mas en la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do y en los ser­vi­cios pú­bli­cos. Si es­ta ley aho­ra apro­ba­da es­tu­vie­ra en vi­gor cuan­do Ae­na con­vo­có sus con­cur­sos pa­ra el man­te­ni­mien­to de ser­vi­cios ex­ter­na­li­za­dos, qui­zá no ha­bría­mos vi­vi­do es­te cu­le­brón del Prat. Qui­zá tam­po­co hu­bie­ra pa­sa­do lo que pa­só con las pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia, el fa­mo­so Le­xNet, ni si­quie­ra el abu­so de las au­to­pis­tas ra­dia­les ma­dri­le­ñas, el mons­truo Cas­tor de al­ma­cén de gas o las per­ver­sas cláu­su­las en las con­ce­sio­nes de au­to­pis­tas, don­de las me­jo­ras se pa­gan por los usua­rios. Por no ha­blar de otros con­tra­tos de su­mi­nis­tros o equi­pa­mien­to en el mun­do sa­ni­ta­rio.

La ex­ter­na­li­za­ción de ser­vi­cios tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos es prác­ti­ca acre­di­ta­da, so­lo que debe pri­mar la ca­li­dad del ser­vi­cio, sea es­te co­mi­da es­co­lar, su­mi­nis­tro de agua o se­gu­ri­dad ae­ro­por­tua­ria. La reali­dad es que se ha pri­ma­do el fac­tor pre­cio, siem­pre co­rre­gi­do con el re­for­ma­do o mo­di­fi­ca­do, co­mo jus­ti­fi­ca­ción de la ad­ju­di­ca­ción, y qui­zá otras ra­zo­nes sub­ya­cen­tes.

Por eso sor­pren­de que Ae­na, cuan­do ad­ju­di­có a la ba­ja un ser­vi­cio en el Prat, no ha­ya ana­li­za­do los cos­tes en los que in­cu­rría la nueva ad­ju­di­ca­ta­ria en la ca­li­dad del ser­vi­cio, pues, da­do que es­te de­pen­de de los tra­ba­ja­do­res que lo desa­rro­llan, una al­te­ra­ción a la ba­ja de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y sa­la­rios ine­vi­ta­ble­men­te pro­vo­ca­ría de­te­rio­ro y lue­go con­flic­to. Co­mo ine­vi­ta­ble­men­te su­ce­dió con los con­tro­les de se­gu­ri­dad y se anun­cia con otros ser­vi­cios ae­ro­por­tua­rios. In­de­pen­dien­te­men­te del sen­ti­do de opor­tu­ni­dad de los tra­ba­ja­do­res pa­ra ge­ne­rar el con­flic­to cuan­do más da­ño cau­san a los ciu­da­da­nos y por tan­to a la em­pre­sa.

El com­por­ta­mien­to de los di­rec­ti­vos de Ae­na es naíf. Sus erro­res es­tra­té­gi­cos en la ges­tión abo­ca a un con­flic­to en un ser­vi­cio pú­bli­co mo­no­po­lís­ti­co, pe­ro aun así pa­san días en el in­fan­til jue­go de ne­gar su responsabilidad y trans­fe­rir­la a una em­pre­sa ad­ju­di­ca­ta­ria su­ya que in­cum­ple la pres­ta­ción del ser­vi­cio. Has­ta que to­do ello es­ta­lla en un con­tex­to po­lí­ti­co y en un ae­ro­puer­to de tal im­por­tan­cia que unos pre­ten­den re­sol­ver­lo con el man­tra de la in­de­pen­den­cia y otros con el del pa­trio­tis­mo. Cuan­do la reali­dad es una es­pan­to­sa ma­la ges­tión que ge­ne­ra ven­ta­nas de opor­tu­ni­dad pa­ra un de­te­rio­ro que una Ad­mi­nis­tra­ción efi­caz y pro­fe­sio­na­li­za­da de­be­ría evi­tar. En pa­ra­le­lo es­tá la política de pri­va­ti­za­cio­nes de las em­pre­sas pú­bli­cas, de la que un su­ges­ti­vo aná­li­sis se pue­de en­con­trar en los tra­ba­jos de los ca­te­drá­ti­cos Antón Cos­tas y Ger­mà Bel de ha­ce años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.