La virgen de Mon­tse­rrat pe­re­gri­na

Los Re­yes Ca­tó­li­cos en­co­men­da­ron a los be­ne­dic­ti­nos abas­te­cer a los fie­les de O Ce­brei­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Fiestas Patronales De Monforte - LUIS CON­DE

El re­co­no­ci­mien­to ofi­cial del Ca­mino de In­vierno a San­tia­go ha su­pues­to un im­por­tan­te im­pul­so pa­ra la zo­na sur de la pro­vin­cia. Es­to se ha ido tra­du­cien­do pau­la­ti­na­men­te en una ma­yor afluen­cia de pe­re­gri­nos. El es­pí­ri­tu ja­co­beo ya de­jó su hue­lla en Mon­for­te, y la re­la­ción de la ciu­dad con las pe­re­gri­na­cio­nes a San­tia­go se re­mon­ta a la épo­ca me­die­val.

To­do que­da re­fle­ja­do en la ima­gen de la pa­tro­na, la virgen de Mon­tse­rrat, con su ves­ti­men­ta de pe­re­gri­na, una de las po­cas que exis­ten en Ga­li­cia y la única en la dió­ce­sis de Lu­go. El pa­dre Yepes apor­ta da­tos so­bre un he­cho his­tó­ri­co que se pro­du­ce a fi­na­les del si­glo XV.

El he­cho en cues­tión es la vi­si­ta que pro­ta­go­ni­zan los Re­yes Ca­tó­li­cos a Ga­li­cia. Los mo­nar­cas ac­ce­den a O Ce­brei­ro y lo con­tem­plan co­mo un lu­gar in­hós­pi­to y di­fí­cil pa­ra que los pe­re­gri­nos que van a San­tia­go por el Ca­mino Francés pue­dan tener cu­bier­tas sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Por es­te mo­ti­vo, los re­yes ane­xio­nan el mo­nas­te­rio de San Vi­cen­te a O Ce­brei­ro.

Los mo­nar­cas en­co­mien­dan a los mon­jes be­ne­dic­ti­nos el abas­te­ci­mien­to y la ma­nu­ten­ción de Los mon­jes ya en­fun­da­ron el tra­je de pe­re­gri­na a la pa­tro­na de Mon­for­te

los pe­re­gri­nos que en­tra­ban en Ga­li­cia por O Ce­brei­ro. Se­gún apun­ta el pá­rro­co Cé­sar Car­ne­ro «o mos­tei­ro to­mouno co­mo un­ha hon­ra».

A raíz de es­te he­cho, el mo­nas­te­rio de San Vi­cen­te qui­so ha­cer vi­si­ble es­ta re­la­ción, por

lo que en­fun­dó el tra­je de pe­re­gri­na a la virgen de Mon­tse­rrat. Cé­sar Car­ne­ro si­túa es­ta ima­gen en el si­glo XIII. «A con­fec­ción da ima­xe ex­pre­sa a re­la­ción do Ca­mi­ño Francés con San Vi­cen­te», se­ña­la.

En San Vi­cen­te se con­ser­van el bor­dón y los som­bre­ros. En los úl­ti­mos años se re­cu­pe­ra­ron el de­lan­tal y los man­tos de la virgen y del ni­ño. Son ele­men­tos de una ves­ti­men­ta pe­re­gri­na del si­glo XVII, con una gran ca­li­dad ar­tís­ti­ca y con­fec­cio­na­dos con se­das mon­for­ti­nas. Tres días del año se con­gre­gan los de­vo­tos en torno a su pa­tro­na, la virgen de Mon­tse­rrat. Son el 15 de agos­to, el mar­tes de Pas­cua —es día de fies­ta lo­cal— y el 27 de abril. De en­tre estos tres, la fies­ta más an­ti­gua es la del 15 de agos­to. Es­ta fes­ti­vi­dad se ce­le­bra des­de el mo­men­to en el que la sa­gra­da ima­gen de la Virgen fue ex­pues­ta al cul­to, en la se­gun­da mitad del si­glo XIII. A tra­vés de los do­cu­men­tos se cons­ta­ta la im­por­tan­cia que te­nía es­ta fies­ta del 15 de agos­to. Hu­bo años en los que ese día se lle­ga­ron a con­gre­gar más de 15.000 de­vo­tos pa­ra pos­trar­se an­te la pa­tro­na. En la eu­ca­ris­tía se lle­ga­ron a re­par­tir más de 2.000 co­mu­nio­nes. Tal era el fer­vor re­li­gio­so que mu­chos fie­les subían de ro­di­llas des­de el cam­po de la Virgen has­ta San Vi­cen­te. Ves­tir a la Virgen con su há­bi­to era otras de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de de­vo­ción. Ofre­cer ve­las pa­ra ar­der en ho­nor a la ima­gen siem­pre es­tu­vo en uso en­tre los fie­les.

FO­TO AL­BER­TO LÓPEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.