«Si no con­fia­mos en los po­lí­ti­cos, no po­de­mos acep­tar dar la vi­da por ellos»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

El atro­pe­llo de seis mi­li­ta­res el miér­co­les a ma­nos del ar­ge­lino Ha­mou Ben­la­trè­che ha reavi­va­do la po­lé­mi­ca que ro­dea la ope­ra­ción de vi­gi­lan­cia Cen­ti­ne­la, pues­ta en mar­cha por Fra­nçois Ho­llan­de en enero del 2015 tras el ata­que a Charlie Heb­do. Mientras los par­ti­dos de­ba­ten la eficacia del des­plie­gue an­ti­te­rro­ris­ta, ca­da vez más sol­da­dos rom­pen su si­len­cio pa­ra de­nun­ciar sus trau­mas. «Cuan­do pa­tru­lla­mos nos in­sul­tan y nos agre­den a me­nu­do», re­la­tó un ca­pi­tán re­ti­ra­do al dia­rio Le Pa­ri­sien. Es­te ex­je­fe de des­ta­ca­men­to, que qui­so per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to, ex­pli­có que Cen­ti­ne­la fue «la go­ta que col­mó el va­so». Los pro­ble­mas prin­ci­pa­les: la fal­ta de me­dios y la mo­ral de los mi­li­ta­res ca­da vez más ba­ja. «El dis­cur­so del Es­ta­do no se co­rres­pon­de con los me­dios que po­nen a nues­tra dis­po­si­ción» la­men­tó, acu­san­do al pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron de «sa­bo­tear» el pre­su­pues­to del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa con un re­cor­te de 850 mi­llo­nes de eu­ros.

No obstante, la desafec­ción po­lí­ti­ca de las tro­pas va más allá de los me­dios. «Cuan­do nos to­man por blan­co, los po­lí­ti­cos vie­nen a ver­nos al hos­pi­tal, se des­pla­zan y 48 ho­ras des­pués ya no vuel­ven a ha­blar del te­ma; es to­tal­men­te de­pri­men­te. Si no con­fia­mos en los po­lí­ti­cos, no po­de­mos acep­tar dar la vi­da por ellos», in­sis­tió el ca­pi­tán re­ti­ra­do, quien tam­bién de­nun­ció una fuer­te cen­su­ra por par­te del pro­pio Ejér­ci­to. «No te­ne­mos de­re­cho a ha­blar, so­lo po­de­mos ha­cer­lo a tra­vés de nues­tras pa­re­jas», afir­mó.

Lae­ti­tia, pre­si­den­ta del mo­vi­mien­to Mu­je­res de Mi­li­ta­res En­co­le­ri­za­das, asu­mió el pa­pel de dar voz a los en­tre 7.000 y 10.000 sol­da­dos de infantería mo­vi­li­za­dos en la ope­ra­ción. «Es la bro­ma del si­glo», acu­só. «Te­ne­mos un ca­so de mi­li­ta­res alo­ja­dos en una ca­sa aban­do­na­da en el sur que tu­vie­ron que com­prar­se una la­va- do­ra con su pro­pio di­ne­ro», ex­pli­có in­dig­na­da. La ac­ti­vis­ta tam­bién pu­so en du­da la eficacia de la ope­ra­ción. «Nues­tros ma­ri­dos son me­ros fi­gu­ran­tes pa­ra tran­qui­li­zar a la gen­te, pe­ro son so­bre to­do blan­cos fá­ci­les», zan­jó.

Las crí­ti­cas de expertos mi­li­ta­res se apo­yan pre­ci­sa­men­te en ese pun­to. «En es­te año, el cien por cien de los ata­ques te­rro­ris­ta han si­do con­tra mi­li­ta­res o po­li­cías, no con­tra ci­vi­les», apun­tó Flo­rent de Saint-Vic­tor, ex­per­to de de­fen­sa. El par­ti­do de iz­quier­da ra­di­cal Fran­cia In­su­mi­sa tam­bién es­ti­ma que «no es la ope­ra­ción más opor­tu­na ya que la ma­yo­ría de sus in­ter­ven­cio­nes son de de­fen­sa pro­pia», se­gún ex­pli­có la dipu­tada Clé­men­ti­ne Au­tain. Su co­le­ga con­ser­va­dor Geor­ges Fe­nech, cree que «los sol­da­dos es­tán pa­ra ha­cer la gue­rra, no pa­ra pa­tru­llar ca­lles», al tiem­po que Fran­cia se ha vis­to obli­ga­da a aban­do­nar mi­sio­nes en el ex­te­rior por fal­ta de efec­ti­vos.

Tan so­lo de­fien­den la eficacia del dis­po­si­ti­vo abier­ta­men­te los so­cia­lis­tas, que fue­ron los que lo pu­sie­ron en mar­cha, y el Go­bierno de Ma­cron, aun­que es­te úl­ti­mo pro­me­tió que re­vi­sa­rá la ope­ra­ción «en pro­fun­di­dad». El pre­si­den­te de En Mar­cha en la Asam­blea Na­cio­nal, Fra­nçois de Rugy, vol­vió a mar­ti­llear ayer que la ope­ra­ción Cen­ti­ne­la «mues­tra la con­tri­bu­ción del Ejér­ci­to fran­cés a la se­gu­ri­dad del país». El dis­cur­so no con­ven­ce al ca­pi­tán re­ti­ra­do. Se sien­te «gas­ta­do fí­si­ca­men­te, mo­ral­men­te».

C. PETIT TESSON EFE

En­tre 7.000 y 10.000 sol­da­dos pa­tru­llan per­ma­nen­te­men­te Fran­cia des­de el 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.