Char­li­ze, per­ver­sa po­li­mor­fa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - EDUAR­DO GA­LÁN BLAN­CO

Pa­ra qué ne­gar­lo. Na­da más su­bir el te­lón —de ace­ro—, te di­vier­tes. Y eso que Ató­mi­ca es tan absurda y de­men­te co­mo cual­quier otra pe­lí­cu­la de ac­ción ti­po block­bus­ter. Pe­ro tam­bién con­tie­ne un atrac­ti­vo y ra­ro ha­lo, per­ver­so y már­tir, que gi­ra en torno a la he­roí­na en­car­na­da por Char­li­ze The­ron, se­cret agent con li­cen­cia pa­ra ma­tar que se des­mar­ca de Ja­mes Bond, su vi­cio­so mo­de­lo mas­cu­lino del MI6. Y es que ella, afi­cio­na­da a los ba­ños de hie­lo, pa­re­ce se­guir al pie de la le­tra los con­se­jos de San Agus­tín: la ru­bia ató­mi­ca pe­ca un mon­tón, pe­ro no tie­ne vi­cios. Y es una per­ver­sa po­li­mor­fa que ex­hi­be sus pul­sio­nes con sen­ci­llez ca­si in­fan­til. La co­men­ta­da se­cuen­cia lés­bi­ca en­tre la agen­te in­gle­sa y la fran­ce­sa, o sea, en­tre The­ron y la mo­ru­na So­fía Bou­te­lla, es de un di­se­ño Pent­hou­se muy de­mo­dé, sin em­bar­go sir­ve pa­ra in­sis­tir en el es­pí­ri­tu adus­to y es­par­tano del per­so­na­je.

Por lo de­más, es­ta Gue­rra Fría de su­per­agen­tes que nos pro­po- ne el fil­me nos la trae al pai­ro y, se­gu­ra­men­te, John le Ca­rré se sen­ti­ría in­sul­ta­do por el bur­do re­tra­to co­mi­que­ro que se ha­ce de los úl­ti­mos días del muro de Ber­lín. A cam­bio, la to­do­po­de­ro­sa The­ron con­tri­bu­ye, y mu­cho, al en­tre­te­ni­mien­to del es­pec­ta­dor, pues es la he­roí­na del ci­ne de ac­ción más hi­per­vi­ta­mi­na­da de la his­to­ria. Ni An­ge­li­na Jo­lie, ni Ka­te Beckinsale, ni si­quie­ra Mi­lla Jo­vo­vich le aguan­ta­rían un asal­to. Tras la úl­ti­ma en­tre­ga de Mad Max, la sud­afri­ca­na re­va­li­da su tí­tu­lo, rién­do­se, enor­me, ele­gan­te, inac­ce­si­ble, de su peque­ño y mi­se­ra­ble su­pe­rior Toby Jo­nes, en el equí­vo­co desen­la­ce del in­te­rro­ga­to­rio en flash­back que ocu­pa to­da la pe­lí­cu­la.

En fin, de­jan­do apar­te las recurrentes y en­fá­ti­cas pa­no­rá­mi­cas que re­vo­lo­tean de aba­jo arri­ba por la anatomía de la ac­triz, hay que ad­mi­tir que el efec­to nar­có­ti­co del ci­ne ha­ce bien su tra­ba­jo y de­vo­ra­mos con los ojos ca­si to­do lo que se nos ofrece, in­clui­das las sen­sa­cio­na­les pe­leas co­reo­gra­fia­das por un di­rec­tor que an­tes fue no­ta­ble

stunt­man. Por­que, con re­la­ti­va fre­cuen­cia, la pe­lí­cu­la le ga­na la ba­ta­lla a los efec­tos es­pe­cia­les. Y la tec­no­lo­gía no con­si­gue as­fi­xiar al ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.