El cas­co his­tó­ri­co se con­vier­te en la diana pre­fe­ri­da de los ván­da­los

A tra­vés de su apli­ca­ción mó­vil, el Con­ce­llo re­ci­bió 14 de­nun­cias so­bre gra­fi­tis

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - ALE­JAN­DRO ÁL­VA­REZ, R. N. P.

En el año 2016 se lim­pia­ron un to­tal de 50 pin­ta­das que afec­ta­ban a es­pa­cios pú­bli­cos

El cos­te anual de la lim­pie­za de las pin­ta­das es de 65.000 eu­ros pa­ra las ar­cas pú­bli­cas

Per­sia­nas de ga­ra­jes, cie­rres de ne­go­cios, puer­tas de edi­fi­cios, tu­be­rías, pa­pe­le­ras y ven­ta­nas son al­gu­nos de los ele­men­tos ur­ba­nos que los gra­fi­te­ros usan co­mo lien­zos pa­ra desa­rro­llar sus par­ti­cu­la­res «obras de ar­te» que, en al­gu­nos ca­sos, no ha­cen más que es­tro­pear la es­té­ti­ca de la ciu­dad.

El cas­co an­ti­guo ou­ren­sano, que en tem­po­ra­da es­ti­val vi­si­tan cien­tos de tu­ris­tas, es el prin­ci­pal pun­to don­de se con­gre­gan de­ce­nas de pin­ta­das de to­do ti­po. Des­de pe­que­ños mo­ti­vos a gran­des obras que ocu­pan una pared en­te­ra, pa­san­do por las pin­ta­das ideo­ló­gi­cas que ca­si siem­pre ca­re­cen de va­lor ar­tís­ti­co al­guno.

Los ve­ci­nos de la ca­lle Lúa, en ple­na zo­na de Os Vi­ños y uno de los pun­tos más afec­ta­das por los gra­fi­tis, es­tán cansados de te­ner que li­diar día tras día con las pin­ta­das de los ván­da­los.

Prue­ba de es­to, du­ran­te el año pa­sa­do, los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les de lim­pie­za de­tec­ta­ron me­dio cen­te­nar de pin­ta­das que afec­ta­ban a es­pa­cios pú­bli­cos y mo­bi­lia­rio ur­bano de la ciu­dad. Pos­te­rior­men­te los en­car­ga­dos de di­cho man­te­ni­mien­to pro­ce­die­ron a la lim­pie­za en su to­ta­li­dad.

El cos­te anual de es­tas lim­pie­zas su­po­ne al Con­ce­llo de Ou­ren­se un to­tal de 65.000 eu­ros. Fuen­tes mu­ni­ci­pa­les ex­pli­can que no es al­go pun­tual sino que se vie­ne pro­du­cien­do de una ma­ne­ra más o me­nos cons­tan­te du­ran­te los úl­ti­mos años. Ade­más no es un fe­nó­meno que se pro­duz­ca de ma­ne­ra ais­la­da en el cas­co an­ti­guo ou­ren­sano, ya que otras zo­nas co­mo por ejem­plo la ter­mas su­fren tam­bién las con­se­cuen­cias de los gra­fi­tis.

La lim­pie­za se lle­va a ca­bo cuan­do se de­tec­ta la pin­ta­da, bien por par­te de los ser­vi­cios de lim­pie­za, por co­mu­ni­ca­ción de la po­li­cía lo­cal o de los ciu­da­da­nos que se po­nen en con­tac­to con el con­ce­llo a tra­vés de las di­fe­ren­tes vías exis­ten­tes. Una de las más uti­li­za­das es la apli­ca­ción «Ou­ren­se co­la­bo­ra» a tra­vés de la cual se tra­mi­ta­ron ca­tor­ce de­nun­cias so­bre el te­ma des­de que se lan­zó la pla­ta­for­ma.

Sin du­da, un pro­ble­ma que afec­ta al pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y ar­tís­ti­co que afea la ima­gen que se da de la ciu­dad.

EVA SAR­MIEN­TO

Las pin­ta­das son nu­me­ro­sas en las ca­lles del cas­co his­tó­ri­co de la ciu­dad y afean la es­té­ti­ca de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.