«A de he­la­dei­ro é un­ha pro­fe­sión pa­ra a que tes que na­cer e gus­tar­che»

O Car­ba­lli­ño rin­de ho­me­na­je al ma­tri­mo­nio por su lar­ga tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - MA­RÍA MULEIRO, R. N. P.

Con mo­ti­vo de la cin­cuen­ta y cin­co edi­ción de la Fes­ta do Pul­po de O Car­ba­lli­ño, los ve­ci­nos y las au­to­ri­da­des han que­ri­do ho­me­na­jear a Ju­lio Gó­mez y Lur­des Ma­sid que, des­de los ini­cios de la po­pu­lar fies­ta, han re­par­ti­do ale­gría con su ca­rri­to de los he­la­dos a gran­des y pe­que­ños.

La he­la­de­ría La Iben­se na­cía en Ou­ren­se, de la mano de Fran­cis­co Gó­mez y con raí­ces va­len­cia­nas. Tra­ba­jan­do ahí es don­de co­mien­za la tra­yec­to­ria de Ju­lio Gó­mez. Co­men­zó ven­dien­do he­la­dos con una ga­rra­fa de mano y un bar­qui­lle­ro en el jar­dín del Po­sío, por­que to­dos los ca­rros es­ta­ban ocu­pa­dos. «Iba á pra­za de Abas­tos, ás fei­ras de Alla­riz, to­dos os xo­ves ó mer­ca­do de Ce­la­no­va, un­has ve­ces no co­che de lí­nea e ou­tras a pé», co­men­ta­ba Ju­lio Gó­mez.

En 1955 fue des­ti­na­do a la vi­lla, don­de se que­dó a vi­vir has­ta hoy. «Eu re­co­rría ca­se to­das as vi­las de O Car­ba­lli­ño, ata que me man­da­ron pa­ra aquí e que­dei a vi­vir, aín­da que non me per­día un­ha fes­ta», re­la­ta­ba Gó­mez. Pri­me­ro es­tu­vo si­tua­do en la ave­ni­da Ju­lio Ro­drí­guez So­to, des­pués en la es­ta­ción y fi­nal­men­te en la ave­ni­da Cal­vo So­te­lo, don­de ce­rró sus puer­tas.

Es­te ha si­do el ne­go­cio de su vi­da, bas­tan­te ren­ta­ble. «Des­de que em­pe­cei gus­tá­ron­me os xea­dos e gus­tou­me o ofi­cio, non qui­xen fa­cer ou­tra cou­sa men­tres pui­de­ra vi­vir dis­to», ase­gu­ra­ba el ho­me­na­jea­do. Cuan­do no era la tem­po­ra­da, se de­di­ca­ba a ven­der cas­ta­ñas has­ta bien en­tra­do el mes de enero, en los años más crí­ti­cos cuan­do aún es­ta­ba ra­cio­na­da la co­mi­da. El res­to del año tra­ba­ja­ba en cual­quier co­sa que le sa­lie­ra, pe­ro te­nía cla­ro lo que le gus­ta­ba. Co­mo él di­ce, «se fas o que che gus­ta, non te­rás a sen­sa­ción de tra­ba­llar na túa vi­da, e es­ta é un­ha pro­fe­sión na que tes que na­cer e gus­tar­che». Le lla­ma tam­bién la aten­ción que hoy en día a la gen­te le pa­rez­ca una ba­je­za de­di­car­se a ven­der en un pues­to, cuan­do es lo mis­mo que te­ner un lo­cal y aten­der a los clien­tes.

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos han cam­bia­do mu­cho la for­ma de ela­bo­rar es­te pos­tre, fa­ci­li­tan­do el tra­ba­jo. An­tes no ha­bía los re­fri­ge­ra­dos que hay aho­ra. «A mi­ña ilu­sión foi sem­pre ter o me­llor pa­ra po­der ofre­ce­lo, por iso fa­cíao to­do eu mes­mo e ti­ña­mos a me­llor ma­qui­na­ria do mo­men­to», afir­ma­ba Ju­lio. Los he­la­dos que se ha­cen aho­ra tie­nen mu­cho que en­vi­diar a los ar­te­sano, que se pue­den de­gus­tar en po­cos si­tios. El he­la­de­ro cuen­ta que los in­gre­dien­tes que ha uti­li­za­do to­da la vi­da son de pri­me­ra ca­li­dad: hue­vos, le­che, man­te­qui­lla... Siem­pre que fue­ra po­si­ble apro­ve­cha­ban los pro­duc­tos de la zo­na. «Los he­la­dos de aho­ra de ar­te­sa­nos no tie­nen na­da. A man­te­qui­lla era de Ce­la­no­va, o lei­te de Lou­rei­ro e o cho­co­la­te Su­chard», afir­ma­ba.

El ca­rro con el que los re­par­tía por to­das las ro­me­rías y verbenas co­men­zó sien­do de ma­de­ra por fue­ra en los años cin­cuen­ta, aun­que por den­tro era de ace­ro inoxi­da­ble. Has­ta 1975 no hi­zo el cam­bio a uno de ace­ro com­ple­to, que fue el que uti­li­zó has­ta que se ju­bi­ló.

No se plan­tean que sea un ne­go­cio ge­ne­ra­cio­nal, ya que su he­re­de­ra se de­di­ca a otra pro­fe­sión al otro la­do del char­co. In­ten­ta­ron de­jar el ne­go­cio en otras ma­nos, pe­ro que con­ti­nua­ra sien­do una he­la­de­ría ar­te­sa­na, pe­ro no tu­vie­ron suer­te.

Pa­ra la pri­me­ra Fes­ta do Pul­po Ju­lio ya es­ta­ba re­par­tien­do he­la­dos en O Car­ba­lli­ño y ha vis­to có­mo la pe­que­ña reunión de los ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio se con­ver­tía en una Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co Na­cio­nal. De to­dos los he­la­de­ros que pa­sa­ron por la vi­lla, el que más tiem­po ha es­ta­do ha si­do él, y ha he­cho ami­gos en to­dos los pue­blos en los que se co­lo­ca­ba con su ca­rro. Por ello, to­dos los que le co­no­cen coin­ci­den en que es un ho­me­na­je más que me­re­ci­do.

«Non me es­pe­ra­ba es­to. Fai tres anos fi­xé­ron­me un ca­dro e en­tre­gá­ronno no con­ce­llo. Eu sen­tino co­mo un ho­me­na­xe e xa es­ta­ba con­for­me con ese xes­to», apun­ta Ju­lio. Di­ce que se sien­te agra­de­ci­do con to­do el pue­blo y que no en­con­tra­rá en es­ta vi­da for­ma de pa­gar que lo ha­yan tra­ta­do co­mo en su pro­pia ca­sa.

ÁL­VA­RO VAQUERO

Ju­lio Gó­mez y Lur­des Ma­sid lle­van más de me­dio si­glo tra­ba­jan­do en O Car­ba­lli­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.