El mun­do no em­pe­zó con Trump

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - A CON­TRA­CO­RRIEN­TE GON­ZA­LO BAREÑO

Sos­ten­go la teo­ría de que, po­co a po­co, el mun­do em­pie­za a per­der el jui­cio. En­tre otras ra­zo­nes, por­que el dis­cur­so de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, aso­cia­do a unas al­tas do­sis de in­di­gen­cia in­te­lec­tual, gran­des pro­por­cio­nes de de­ma­go­gia y to­ne­la­das de arro­gan­cia, ha­cen que las teo­rías más cien­tí­fi­ca­men­te es­tú­pi­das, in­te­lec­tual­men­te abs­tru­sas y psi­co­ló­gi­ca­men­te pa­ra­noi­cas pre­va­lez­can so­bre las ideas más ra­zo­na­bles. Ocu­rre, por ejem­plo, que un ejér­ci­to de fri­kis que ha­ce dos días no eran ca­pa­ces de hi­lar una opi­nión so­bre po­lí­ti­ca o geo­es­tra­te­gia, se sien­ten de pron­to ca­pa­ci­ta­dos pa­ra pon­ti­fi­car so­bre lo que su­ce­de en lu­ga­res del mun­do que les re­sul­ta­ría im­po­si­ble ubi­car en un ma­pa­mun­di sin fron­te­ras de­fi­ni­das. Ha bas­ta­do que apa­rez­ca un bo­ta­ra­te ver­bo­rrá­gi­co co­mo Do­nald Trump pa­ra que una bue­na par­te del pla­ne­ta con­si­de­re que lo que ocu­rre en un mun­do siem­pre com­ple­jo sea de pron­to fá­cil­men­te ex­pli­ca­ble. El tru­co con­sis­te en apli­car el si­guien­te axio­ma: hay que es­tar en con­tra de to­do lo que pro­pon­ga o sos­ten­ga Trump, y a fa­vor de to­do aque­llo que cues­tio­ne. Con esa sim­ple re­gla es im­po­si­ble, al pa­re­cer, que­dar en ri­dícu­lo en cual­quier co­mi­da fa­mi­liar, even­to so­cial o reunión de tra­ba­jo.

Con ese ti­po de pen­sa­mien­to pau­pé­rri­mo ca­da vez más ex­ten­di­do es po­si­ble, por ejem­plo, que se ver­ba­li­cen san­de­ces co­mo las que yo he po­di­do es­cu­char re­pe­ti­da­men­te es­te ve­rano, in­clu­so en bo­ca de per­so­nas su­pues­ta­men­te for­ma­das, y que, gros­so modo,

di­cen así: «La cul­pa de lo que ocu­rre con Co­rea del Nor­te es de Do­nald Trump por pro­vo­car a Kim Jong-un. ¿Por qué tie­ne que me­ter­se en lo que ha­ga un país que no re­pre­sen­ta­ba un pe­li­gro real pa­ra na­die?». Aun­que a al­gu­nos les pa­rez­ca ri­dícu­lo, así pien­sa y se ex­pre­sa una bue­na par­te de la po­bla­ción, se­du­ci­da por un dis­cur­so po­pu­lis­ta sin el más mí­ni­mo sen­ti­do del ri­dícu­lo. In­clu­so hay opi­na­do­res y po­li­tó­lo­gos se­rios que re­du­cen el pro­ble­ma a una pe­lea de ga­llos, co­mo si Co­rea del Nor­te y Es­ta­dos Uni­dos, y sus res­pec­ti­vos pre­si­den­tes, fue­ran equi­pa­ra­bles. Da igual que Co­rea del Nor­te sea una dic­ta­du­ra he­re­di­ta­ria, san­gui­na­ria y atroz go­ber­na­da por un ti­rano gro­tes­co. Da igual que más de 20 mi­llo­nes de co­rea­nos lle­ven más de 70 años so­me­ti­dos a una ham­bru­na cruel so­lo com­pa­ra­ble a la de los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis. Da igual que Kim Jong-un vio­le to­dos los acuer­dos de la ONU so­bre ener­gía nu­clear; que lle­ve ame­na­zan­do con una he­ca­tom­be ató­mi­ca des­de mu­cho an­tes de que Trump fue­ra pre­si­den­te, que sus bra­vu­co­na­das se exa­cer­ba­ran en épo­ca de Oba­ma sin que es­te hi­cie­ra na­da, o que, con su chi­fla­du­ra, ha­ya per­di­do ya has­ta el fa­vor de Chi­na, úni­co in­tere­sa­do alia­do con el que con­ta­ba. La cul­pa, nos di­cen, es de Trump, y lo úl­ti­mo que se de­be ha­cer es ame­na­zar o ad­ver­tir a Kim Jong-un, por­que hay que ra­zo­nar con él y lle­gar a un acuer­do pa­cí­fi­co. El úl­ti­mo que di­jo al­go pa­re­ci­do fue Ne­vi­lle Cham­ber­lain, con las con­se­cuen­cias ya co­no­ci­das. Trump es un bo­ca­zas. Pe­ro ni los pro­ble­mas del mun­do na­cie­ron con él, ni se van a so­lu­cio­nar por ha­cer lo con­tra­rio a lo que él di­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.