¿Tu­ris­tas «go ho­me»? Es­ta­mos avia­dos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - EL OJO PÚ­BLI­CO RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Del gra­do de ce­rri­lis­mo reac­cio­na­rio al que han lle­ga­do en Es­pa­ña los iz­quier­dis­tas que vi­ven con­ven­ci­dos de per­so­ni­fi­car la quin­tae­sen­cia del pro­gre­so da idea la vio­len­ta cam­pa­ña em­pren­di­da con­tra el tu­ris­mo en va­rios te­rri­to­rios: Ca­ta­lu­ña, Va­len­cia, País Vas­co y Ba­lea­res. ¿El tu­ris­mo? Sí: ese que, se­gún sa­be to­do el que no ca­rez­ca de bi­pe­des­ta­ción y pa­la­bra ar­ti­cu­la­da, apor­ta una par­te muy re­le­van­te de nues­tro PIB y que es, en con­se­cuen­cia, fun­da­men­tal pa­ra el em­pleo.

Que el tu­ris­mo pre­sen­ta as­pec­tos negativos es una ver­dad de Pe­ro­gru­llo. ¿Qué ac­ti­vi­dad hu­ma­na no los tie­ne? Los gran­des des­cu­bri­mien­tos o in­ven­tos de la his­to­ria (des­de el fue­go has­ta los avio­nes) sir­ven pa­ra lo me­jor y lo peor: el fue­go pa­ra co­ci­nar unas chu­le­tas a la bra­sa ma­ca­nu­das, pe­ro tam­bién pa­ra plan­tar can­de­la a un mon­te. Los avio­nes pa­ra via­jar rá­pi­do, có­mo­do y se­gu­ro, pe­ro tam­bién pa­ra per­pe­trar crí­me­nes ma­si­vos.

La po­si­bi­li­dad de que cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas ha­gan tu­ris­mo por los cin­co con­ti­nen­tes su­po­ne uno de los cam­bios más im­pre­sio­nan­tes de la mo­der­ni­dad: uno de los que más han con­tri­bui­do a abrir las men­tes, a va­lo­rar nues­tras di­fe­ren­cias co­mo una ri­que­za y no co­mo un de­fec­to, a dis­fru­tar de la vi­da y, con ella, de las in­men­sas ma­ra­vi­llas que ofrece el vie­jo pla­ne­ta que ha­bi­ta­mos. Cla­ro que esa po­si­bi­li­dad pue­de ge­ne­rar des­equi­li­brios so­cia­les, abu­sos eco­nó­mi­cos y pe­li­gros cul­tu­ra­les que de­ben ser va­lo­ra­dos de for­ma per­ma­nen­te y opor­tu­na­men­te co­rre­gi­dos por quie­nes en ca­da lugar tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de ve­lar por el bien pú­bli­co. En eso, en­tre otras co­sas, con­sis­te la de­mo­cra­cia co­mo for­ma de go­bierno.

Quie­nes no creen en ella, ni en la ley co­mo me­ca­nis­mo de re­gu­la­ción so­cial, han de­ci­di­do ha­cer­le al tu­ris­mo —es de­cir, a los tu­ris­tas y a las em­pre­sas que les pres­tan to­do ti­po de ser­vi­cios— la gue­rra por su cuen­ta con el úni­co ins­tru­men­to que de ver­dad sa­ben ma­ne­jar: la vio­len­cia, de la que echan mano en ma­yor o me­nor gra­do. A ello no de­be de ser ajeno el cre­cien­te des­pre­cio del Es­ta­do de de­re­cho que vi­vi­mos en Es­pa­ña, don­de al­gu­nos go­ber­nan­tes pro­cla­man tan tran­qui­los que ni cum­pli­rán las le­yes ni aca­ta­rán las sen­ten­cias ju­di­cia­les. Y don­de la vio­len­cia va ga­nan­do es­pa­cios ca­da día a ba­se de que quie­nes la ejer­cen lo ha­gan en la más ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad.

Es en ese am­bien­te el que se mue­ven co­mo pez en el agua los chi­fla­dos an­ti­tu­ris­mo, con­ven­ci­dos de ser los ver­da­de­ros re­pre­sen­tan­tes de un pue­blo al que, en reali­dad, des­pre­cian por com­ple­to. Por­que es el pue­blo llano, que en el úl­ti­mo me­dio si­glo ha po­di­do via­jar gra­cias a una me­jor dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, el que ha con­ver­ti­do en ma­si­vo el tu­ris­mo en to­das par­tes. Y por­que es el pue­blo llano el que ha vis­to có­mo su ni­vel de vi­da me­jo­ra­ba a me­di­da que los tu­ris­tas lle­ga­ban pa­ra gas­tar­se los di­ne­ros ga­na­dos con su es­fuer­zo y su tra­ba­jo. Co­sas, am­bas, que ni les sue­nan a es­tos pro­fe­sio­na­les del fo­llón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.