Los cua­tro per­fi­les del in­cen­dia­rio en Ga­li­cia

La Guar­dia Ci­vil ha es­tu­dia­do de­ce­nas de ca­sos de impu­tados o con­de­na­dos, a pe­ti­ción de la Fis­ca­lía

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - PABLO GON­ZÁ­LEZ

Los in­ves­ti­ga­do­res bus­can a la per­so­na que pro­vo­có el in­cen­dio de Ve­rín y Vi­lar­de­vós, uno de los más gra­ves en lo que va de ve­rano con cer­ca de 1.400 hec­tá­reas arra­sa­das. Ade­más del tra­ba­jo de cam­po, los agen­tes de­di­ca­dos a es­tas ta­reas cuen­tan des­de ha­ce un tiempo con una he­rra­mien­ta que ha si­do ela­bo­ra­da ba­sán­do­se en la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por impu­tados y con­de­na­dos por in­cen­dios fo­res­ta­les —por me­dio de en­tre­vis­tas y cues­tio­na­rios—, con el ob­je­ti­vo de aco­tar los prin­ci­pa­les per­fi­les psi­co­so­cia­les de los in­cen­dia­rios.

La de­ci­sión de crear es­tas ca­te­go­rías fue en un pri­mer mo­men­to una ini­cia­ti­va de la Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia tras la des­truc­ti­va ola de in­cen­dios del 2006, con el ob­je­to de de­ter­mi­nar si exis­ten ti­po­lo­gías de per­so­nas más pro­pen­sas a pro­vo­car in­cen­dios y com­pren­der me­jor el con­tex­to psi­co­so­cial de es­te ti­po de ac­cio­nes. Se se­guía en­ton­ces la so­li­ta­ria ex­pe­rien­cia por­tu­gue­sa en es­te cam­po sin ro­tu­rar que ha em­pe­za­do ya a dar sus fru­tos, pe­ro sobre el que aún que­da mu­cho por in­ves­ti­gar. Una he­rra­mien­ta in­for­má­ti­ca que ges­tio­na es­tos da­tos ayuda ya a los in­ves­ti­ga­do­res a aco­tar el es­pec­tro de sos­pe­cho­sos, es de­cir, a uti­li­zar en la pra­xis de las pes­qui­sas to­da es­ta in­for­ma­ción acu­mu­la­da.

En el in­for­me de la Guar­dia Ci­vil rea­li­za­do en la re­sa­ca de la ola de in­cen­dios del ve­rano del 2006 se es­bo­za­ron unas pri­me­ras pistas pa­ra ela­bo­rar los per­fi­les de los in­cen­dia­rios ga­lle­gos. Se des­cri­bie­ron tres: el im­pru­den­te —va­rón de 50 años, agri­cul­tor o ga­na­de­ro con po­ca con­cien­cia am­bien­tal—; el in­cen­dia­rio —en­tre 35 y 50 años con cier­tos tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos y de­pen­den­cias, fun­da­men­tal­men­te del al­cohol, que bus­ca a ve­ces be­ne­fi­cio o ven­gan­za—; y el pi­ró­mano, víc­ti­ma de una pa­to­lo­gía que le im­pul­sa a pren­der fuego sin más mo­ti­va­ción que bus­car la alar­ma so­cial. To­dos ellos tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas en co­mún: son va­ro­nes, con un ni­vel cul­tu­ral ba­jo, sin cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal y la ma­yo­ría ac­túa en so­li­ta­rio y muy cer­ca de don­de vi­ve. En in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res se ha de­tec­ta­do que cer­ca de un 27 % de los fue­gos se pro­vo­can a me­nos de un ki­ló­me­tro de la ca­sa del in­cen­dia­rio.

A par­tir de la ex­pe­rien­cia ga­lle­ga, la Fis­ca­lía de Sa­la de Me­dio Am­bien­te, des­de don­de se coor­di­na a to­dos los fis­ca­les de es­ta es­pe­cia­li­dad en el Es­ta­do, con­si­de­ró que era ne­ce­sa­rio ela­bo­rar es­tos per­fi­les a ni­vel na­cio­nal. Pa­ra tal fin se creó un gru­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de ex­per­tos aca­dé­mi­cos y de la Guar­dia Ci­vil —con­cre­ta­men­te del gru­po de psi­có­lo­gos—, que fi­nal­men­te han de­ci­di­do ca­te­go­ri­zar en cua­tro ti­pos psi­co­so­cia­les a los in­cen­dia­rios: el pi­ró­mano re­in­ci­den­te, que en reali­dad so­lo se­ría res­pon­sa­ble del 5 % de los in­cen­dios a pe­sar de ser el más de­te­ni­do. Su mo­ti­va­ción pa­ra que­mar sur­ge de un tras­torno psi­co­ló­gi­co; el que bus­ca be­ne­fi­cio agro­pe­cua­rio o ven­gan­za, más co­mún el pri­mer ob­je­ti­vo que el se­gun­do; el im­pru­den­te agrí­co­la que co­la­bo­ra en la ex­tin­ción, es de­cir, se da cuen­ta de su error y da el avi­so; y por úl­ti­mo el im­pru­den­te que no coope­ra y des­apa­re­ce del lu­gar del in­cen­dio. Su in­ten­ción sue­le ser eli­mi­nar ma­to­rral.

El tra­ba­jo de cam­po, «cru­cial»

El fis­cal de­le­ga­do de Me­dio Am­bien­te de Ga­li­cia, Ál­va­ro Gar­cía Or­tiz, aun­que fue uno de los im­pul­so­res de es­ta in­ves­ti­ga­ción, re­la­ti­vi­za su im­por­tan­cia en las in­ves­ti­ga­cio­nes. «Al me­nos en Ga­li­cia es fun­da­men­tal el tra­ba­jo de cam­po, la in­ves­ti­ga­ción en el en­torno so­cial don­de se pro­du­ce el in­cen­dio», di­ce. El es­tu­dio de los per­fi­les, no obs­tan­te, lo con­si­de­ra un buen ins­tru­men­to pa­ra di­se­ñar la po­lí­ti­ca de la cri­mi­na­li­dad in­cen­dia­ria. «Ver en de­fi­ni­ti­va qué es a lo que nos en­fren­ta­mos real­men­te», aña­de.

En pa­ra­le­lo a la ini­cia­ti­va de la Fis­ca­lía, uno de es­tos ex­per­tos de la Guar­dia Ci­vil, An­drés So­to­ca Pla­za, ela­bo­ró una te­sis doc­to­ral en la que se ma­ti­za­ban al­gu­nas con­clu­sio­nes pre­vias y se apor­ta­ba un per­fil ge­né­ri­co más com­ple­to del in­cen­dia­rio es­pa­ñol ba­sa­do en el es­tu­dio de 1.919 in­cen­dios: se­ría un va­rón, ca­sa­do, sin an­te­ce­den­tes po­li­cia­les, ocu­pa­do la­bo­ral­men­te en ta­reas de po­ca cua­li­fi­ca­ción o ju­bi­la­do. Ten­dría unos es­tu­dios ele­men­ta­les, vi­vi­ría en en­tor­nos ru­ra­les y es­ta­ría ade­cua­da­men­te so­cia­li­za­do. No ha­bría te­ni­do tra­ta­mien­tos psi­co­ló­gi­cos y es po­co pro­ba­ble que con­su­mie­ra dro­gas. Ac­túa en so­li­ta­rio y no ha­bría si­do ob­je­to de vi­gi­lan­cia an­tes de ser de­te­ni­do. Es­te per­fil, al ser tan ge­né­ri­co, «se­ría de po­ca ayuda en ta­reas de iden­ti­fi­ca­ción po­li­cial», con­clu­ye So­to­ca Pla­za. Su tra­ba­jo es el que uti­li­za una mues­tra más am­plia de in­cen­dios y tam­bién de de­te­ni­dos, impu­tados e in­clu­so en­car­ce­la­dos, con los que se en­tre­vis­tó en dis­tin­tas pri­sio­nes del país. Co­mo en el res­to de los es­tu­dios, Ga­li­cia es la co­mu­ni­dad que apor­ta más in­for­ma­ción —cer­ca de la mi­tad—, tan­to en nú­me­ro de in­cen­dios co­mo de impu­tados-de­te­ni­dos. La Fis­ca­lía, por su par­te, es­tá ya en la oc­ta­va cam­pa­ña de re­co­gi­da de da­tos y ha ela­bo­ra­do sus per­fi­les en ba­se a 2.012 au­to­res co­no­ci­dos de in­cen­dios, con da­tos vá­li­dos de 1.889. Los per­fi­les se se­gui­rán me­jo­ran­do. A con­ti­nua­ción se ha­ce una des­crip­ción más de­ta­lla­da de es­tas ti­po­lo­gías.

1 El pi­ró­mano re­in­ci­den­te. Su tras­torno pro­vo­ca que su de­seo de plan­tar fuego ten­ga una mo­ti­va­ción sin sen­ti­do en el 66,2 % de los ca­sos, fren­te a la fas­ci­na­ción por el fuego y con­tem­plar su ex­tin­ción. Sue­le obe­de­cer a un pa­trón an­te­rior y que­ma sobre to­do des­de pistas fo­res­ta­les. Es el más jo­ven (en­tre 34 y 46 años), es­tá sol­te­ro o se­pa­ra­do, des­em­plea­do o pen­sio­nis­ta, con el ni­vel edu­ca­ti­vo más mo­des­to de to­dos y los in­gre­sos más ba­jos (600 eu­ros). Po­co so­cia­ble, es­tu­vo en tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co o psi­co­ló­gi­co, tie­ne de­pen­den­cias y vi­ve cer­ca de don­de co­me­te sus ac­cio­nes. Fue in­ves­ti­ga­do, de­te­ni­do o vi­gi­la­do.

2 En be­ne­fi­cio agro­pe­cua­rio o en ven­gan­za. No ayuda en la ex­tin­ción, hu­ye del lu­gar de los he­chos y se si­túa en­tre los 34 y los 60 años. Hay más ca­sa­dos en es­te gru­po, con un ni­vel edu­ca­ti­vo ele­men­tal. Es so­cia­ble, vi­ve a me­nos de un ki­ló­me­tro del in­cen­dio, que sue­le pro­vo­car a pie. En un 37, 1 % de los ca­sos fue de­te­ni­do por otros mo­ti­vos y un 23,1 % ha co­me­ti­do otros in­cen­dios.

3 El im­pru­den­te coope­ra­dor. Vi­ve con la pa­re­ja o los pa­dres, ca­re­ce de an­te­ce­den­tes pe­na­les y a me­nu­do co­me­te la im­pru­den­cia cuan­do rea­li­za tra­ba­jos agrí­co­las. No obs­tan­te, avi­sa del in­cen­dio y co­la­bo­ra en la ex­tin­ción. Tie­ne ami­gos y no ha co­me­ti­do otros in­cen­dios. No obs­tan­te, es­te ti­po de per­so­nas causa un gran nú­me­ro de fue­gos. Sue­le ser el pro­pie­ta­rio de la fin­ca o co­no­ce al due­ño.

4 El im­pru­den­te no coope­ra­dor. So­cio­ló­gi­ca­men­te es muy pa­re­ci­do al an­te­rior, con la di­fe­ren­cia de que ni avi­sa del re­sul­ta­do de su im­pru­den­cia, ni se que­da en el lu­gar de los he­chos. El pun­to de ini­cio del fuego sue­le ser una zo­na de cul­ti­vos, pues se ori­gi­na más por tra­ba­jos agrí­co­las que fo­res­ta­les. Su mo­dus ope­ran­di no sue­le obe­de­cer a un pa­trón an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.