Meu can de pa­llei­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Yo no ten­go pe­rro, ni can que me la­dre. Y en oca­sio­nes sien­to nos­tal­gia de aque­llos días en que un ca­cho­rro li­bre y un al­go sal­va­je lle­gó a mi ca­sa pa­ra que­dar­se. Era el vie­jo Do­vi, que así se lla­ma­ba por­que vino un vier­nes de Do­lo­res: un di­fu­so can de pa­llei­ro.

Su ima­gen y el co­lor ca­ne­la de su pe­la­je se que­da­ron pa­ra siem­pre en mi me­mo­ria, y ca­da vez que me en­cuen­tro con un pe­rro de su ra­za, me re­co­noz­co en él co­mo un co­le­ga cóm­pli­ce.

Ha­ce po­cas se­ma­nas, en la ciu­dad en don­de vi­vo, me en­con­tré de fren­te con un in­te­gran­te de tan no­ble es­pe­cie. Su amo lo con­du­cía con or­gu­llo in­di­si­mu­la­do, al fi­nal de una co­rrea azul. Era jo­ven to­da­vía y al ver­me de­jó en el ai­re un la­dri­do de sa­lu­do, cor­dial y ex­pre­si­vo, que me so­nó a un par de pa­la­bras co­no­ci­das y que yo tra­du­je co­mo un «¿e lo­go?», que me obli­gó a res­pon­der­le in­me­dia­ta­men­te, lo que hi­ce pres­to y le con­tes­té al can­ci­ño que yo vi­vía por allí, y que si nun­ca lo había vis­to an­tes, es­ta­ba muy con­ten­to al ha­ber­lo sa­lu­da­do y, aña­dí, re­co­no­ci­do.

Aho­ra, en es­tos días de va­gar, y de vi­si­ta agos­te­ña en la tie­rra, en mi país, cu­na de mis co­te­rrá­neos, de mis ca­nes fa­vo­ri­tos, pai­sa­nos en la ga­lle­gui­dad ani­mal, leo que la Xun­ta de Ga­li­cia re­co­mien­da adies­trar a los as­tu­tos e in­te­li­gen­tes pa­llei­ráns pa­ra que reali­cen ta­reas de ca­nes po­li­cías y de pe­rros de emer­gen­cias pa­ra res­ca­te.

Medida que ce­le­bro y aplau­do, y que, emu­lan­do el vie­jo es­lo­gan que uti­li­zó el pre­si­den­te Fra­ga en unos co­mi­cios au­to­nó­mi­cos, en­glo­bo en el «gallego co­mo tú» a la bri­ga­da de pe­rros lo­ca­les que na­da tie­nen que en­vi­diar a los Rin­tin­tín, pe­rros po­li­cías, pas­to­res ale­ma­nes o San Ber­nar­dos con su ba­rri­li­to de li­cor ca­fé pa­ra evi­tar alu­des al­pi­nos. No se si es­ta medida exi­ge un de­cre­to a pu­bli­car en el DOG o si so­lo es una ama­ble re­co­men­da­ción.

Tal vez se­rá me­jor so­lem­ni­zar y que no que­de en un pie de pa­gi­na más o me­nos chus­co.

Me com­pro­me­to a rea­li­zar un se­gui­mien­to de la suer­te que van a co­rrer los dis­ci­pli­na­dos pe­rros cuan­do la Xun­ta los con­vier­ta en fun­cio­na­rios, e in­clu­so a rea­li­zar una his­to­ria épi­ca de sus com­por­ta­mien­tos.

Pa­ra mí ha si­do una bue­na noticia que es­pe­ro que, coin­ci­dien­do con la épo­ca es­ti­val, no se que­de en una vie­ja ser­pien­te de ve­rano, en el la­go Ness de las que an­ta­ño fue­ron in­for­ma­cio­nes tra­di­cio­na­les.

Mi pe­rro, mi can de pa­llei­ro, era un ani­mal li­bre y fe­liz, aca­so un po­co in­dis­ci­pli­na­do, pe­ro leal y ca­ri­ño­so y que sa­bia es­tar, que es­ta­ba con los su­yos, que vi­vía en­tre pai­sa­nos. Fue­ron de­nos­ta­dos, con­si­de­ra­dos co­mo hi­jos de mil madres, ca­nes sin pe­di­grí y sin pres­ti­gio, cua­drúpe­dos po­pu­la­res, pe­rros la­bre­gos, as­tu­tos y pí­ca­ros, pe­ro yo siem­pre su­pe que lle­ga­ría su ho­ra y se­rían le­gí­ti­ma­men­te re­co­no­ci­dos e in­clu­so en­sal­za­dos, con­du­ci­dos al lu­gar que ho­nes­ta­men­te les co­rres­pon­día en­tre las gran­des ra­zas eu­ro­peas.

Le con­tes­té a mi im­pre­vis­to y re­cién co­no­ci­do ami­go, al pa­llei­ro tras­te­rra­do a Ma­drid, que no ten­dría pro­ble­mas en acos­tum­brar­se, pues aun­que es­tu­vié­ra­mos le­jos de Ga­li­cia, su amo tam­bién era de los nues­tros. Mi vie­jo can de pa­llei­ro, glo­ria y ho­nor, tu me­mo­ria co­lec­ti­va vi­ve en un poe­ma cam­pe­sino, en la ban­da so­no­ra de Ga­li­cia, in­ter­pre­ta­da, por, pon­go por ca­so, Fu­xan os ven­tos. ¿Ver­dad que les sue­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.